Embarazada por mi propio padre (Tom y [Tn])

Ir abajo

Embarazada por mi propio padre (Tom y [Tn])

Mensaje  denissekaulitz19 el Miér Abr 11, 2012 5:23 am

Cap. 1
Desde los 12 años tu papá te veía “diferente” y hace 2 meses habías descubierto su diario, donde decía que estaba locamente enamorado de ti, lo que se tenía que aguantar para no meterse en tu cuarto por la noches y hacerte suya, las ganas de decirte que te amaba y que eras todo en su vida, pero él no podía hacerlo; ya que él es tu padre.
Al enterarte te habías asustado, pero comenzaste a mirar a tu papá con “otros ojos”. Entendías que todo lo que hacía era “por amor” a ti. Hacía un mes que decidiste tratar de demostrarle que tú también lo amabas de esa manera, pero él no “entendía” y hoy llevarías a cabo tu plan para, seducir a tu propio padre.
Estabas en tu cuarto acostada. Eran las 7 de la mañana y te tenías que alistar para ir a la escuela. Sabias que en un rato tu papá llegaría a levantarte.
Tocan la puerta.
Tom: ¡(tn)! Ya es hora de levantarse.
-sonreíste y te volteaste, quedando boca abajo.
Tom: -entro a tu cuarto y se sentó en la cama- princesa, ya son las 7 –te acariciaba el cabello- ¿(tn)?
-no respondías. Él levanto tu blusa y acaricio tu cintura. Tú sonreíste mentalmente. Te encantaba que tu papi te “tocara”.
Tom: (tn) mi niña –te susurraba en el oído- ya es hora de levantarse.
Tú: ¿papi? –te volteaste y te sentaste. Tom seguía con su mano en tu cintura- ¡buenos días papito! –le sonreíste y lo besaste de piquito.
Tom: ¡buenos días mi niña! –te sonríe
Tú: -lo abrazaste- ¡gracias por levantarme!
Tom: ¿Cuándo será el día que no tenga que levantarte?
Tú:-sonreíste con malicia. Tú siempre te levantabas temprano, pero querías que fuera él a levantarte. Lo dejaste de abrazar- mmm…. –lo miraste a los ojos y pusiste una carita como de regañada- siempre te voy a necesitar papi, me vas a levantar todos los días de mi vida.
Tom: -sonreía de oreja a oreja- ¡mi niña! –acariciaba tu mejilla.
Tú: pero tú también tienes que levantarme. Es tu obligación –le reclamaste.
Tom: ¿Qué? ¿Por qué? –estaba confundido.
Tú: pues porque de ti saque lo dormilona. Tú me lo heredaste. Así que tú tienes la culpa.
Tom: jajajaja –se carcajeaba. Se levantó- ven –te tomo de la mano- vamos a desayunar.
Tú: -pensando: ¡el plan!- espérame, me baño y bajo.
Tom: está bien. Te espero para desayunar.
Tú: sí papi –te levantaste de un salto y Tom miro embobado como se movieron tus senos, ya que no dormías con brasier. Trago saliva e hizo como que miraba otra cosa- ¿Oye?
Tom: Sí –decía sonrojado.
Tú: espérame aquí –no querías que bajara. Ya que si estaba tu mamá, obligaría a Tom a desayunar con ella y Tom para no tener problemas, lo haría- sabes que me gusta comer contigo.
Tom: está bien –se acostó en la cama- aquí te espero.
Tú: ¡gracias papi! –te acercaste y tomaste su rostro. Lo besaste de piquito- ¡eres el mejor papá del mundo! –te acostaste en su pecho.
Tom: -sonríe- bueno ya es hora de que te vayas a bañar.
Tú: ya no quiero, estoy muy cómoda aquí –acariciabas su pecho. Saltaste arriba de su cadera, con tus piernas a los lados de su cintura- ¿Qué te parece si falto a la escuela y salimos tú y yo?
Tom: -trago saliva ruidosamente. Te tomo fuertemente de la cadera- es mejor que te vayas a bañar.
Tú: -pensando: ¡oh no! De esta no te salvas papá- ¡vamos papi! –saltabas arriba del “pequeño Tom”, sentías como sus parte íntimas chocaban- ¡nunca tienes tiempo para mí!
Tom: -te atrajo hacia él- eres una niña muy traviesa –te decía con la voz ronca. Te sonrió pervertida mente. Sentiste que bajaba y subía su cadera- está bien, pero vete a bañar.
Tú: ¡gracias papi! –Lo besaste y el “pequeño Tom” estaba tratando de traspasar la ropa- ¡te quiero mucho!
Tom: yo te amo, mi amor –te sonrió y te beso de piquito.
Tú: -pensando: ¡me dijo mi amor! Aaahhhh. Estabas feliz –ya voy –te levantaste y de reojo viste que el “pequeño Tom” se había levantado.
Tom:-se levanto- ¡rápido! ¡rápido! –te daba nalgadas mientras te correteaba al baño.
Tú: -ibas intencionalmente despacio- ¡ya voy! ¡ya voy! –te reías.
Tom: ¡niña traviesa! –se reía.
-llegaste al baño e hiciste como que no podías abrir, lo que el aprovechó como para agarrarte las nalgas y paraste la colita para que te agarrara bien. Abriste el baño y entraste. Recordaste que no habías sacado tu ropa. Te volteaste para ir a sacarla.
Tom: ¿A dónde vas? Vete a bañar.
Tú: es que voy a…
Tom: no, nada. Báñate.
Tú: pero yo… -tratabas de explicar.
Tom: nada, nada –te cerró la puerta.
Tú: ¡ash! ¬¬* -pensando: bueno, ahora de castigo te hare sufrir. Jijijiji
-abriste la puerta. Tom ya estaba acostado en la cama.
Tú: ¿papá? Ya que no me dejas salir. Busca mi ropa. Está en el segundo cajón –señalaste.
-ceraste la puerta y sonreíste maliciosamente. Lo que Tom no sabía es que en el primer cajón estaba tu ropa “normal”, pero en el segundo, estaba tu ropa sexy, como, tangas y brasieres sexys que hacían juego. Al igual que baby dolls. Te quitaste la ropa y la colocaste donde Tom la pudiera ver. Entraste a la ducha y dejaste la cortina un poco abierta, aunque la cortina era casi transparente.

----mientras Tom-----
-cuando (tn) cerró la puerta me levante a buscar su ropa y me sorprendí al ver “esa” ropa. Saque ¡tangas! Y brasieres que ¡uf! … eran excitantes solo de verlos y me imagine a mi (tn-ita) usándolos, modelándolos para mí, quitándole la tanga con los dientes…
Mi pene comenzó, otra vez a crecer solo de pensar que esta ropa estuvo en sus partes. Tome un conjunto de color roja, que me gustó mucho, se veía inocente como mi niña y atrevidamente sexy. Fui al baño y vi que su ropa estaba en una mesita, se había quitado una tanguita rosa ¡mmm! ¡Esta niña me va a matar!
Tom: ¡(tn)! Aquí te dejo la ropa.
Tú: ¿papi? –Tomaste la cortina y te “cubriste”, pegándote a ella- déjala aquí, por favor –señalaste una silla.
Tom: ¿allí? –señalo. Pensando: ¡diablos! ¿Qué no se da cuenta que puedo ver a través de la cortina?...
Tú: sí, papá. Es que si la dejas lejos me puedo caer –le sonreíste.
Tom: -trago saliva- de acuerdo –pensando: se ve tan hermosa, quisiera… poder tomarla entre mis brazos. Tom dejo la ropa en la silla.
Tú: ¿papa me podrías ayudar tallándome la espalda?
Tom: ¡claro! –se acerco- no, mejor no. –se volteo- Te espero afuera
Tú: ¡vamos papá! Como cuando era pequeña.
Tom: -pensando: ¡tú puedes Tom! Solo es la espalda, después te vas. Solo eso Tom, nada más. Se volteo- dame el jabón, niñita.
Tú: te volteaste y agarraste el jabón-toma papá –vi como papa ponía los ojos como plato al ver mis pechos y todo mi cuerpo desnudo, se sonrojo y bajo la mirada.
Tom: voltéate.
-te volteaste y Tom comenzó a jabonar tu espalda. Tu plan iba bien, él siempre hacia todo lo que tú querías. Al rato a papá se le cayó el jabón, me agache dejándole ver mi colita, recogí el jabón y me volteé para dárselo. El me veía todo el cuerpo, ya no le importaba que yo me diera cuenta.
Tú: pensando: es ahora o nunca –toma papi -Le die el jabón- ¿pasa algo? –le toque el pecho.
Tom: pensando: ya no puedo aguantar más. Ella es todo lo que amo, pero soy su padre. Me va a rechazar. – (tn) ¿por qué haces esto? –salió de la regadera y después del baño.
Tú: ¡diablos! –te terminaste de bañar y te colocaste la ropa interior que te había pasado tu papá y saliste envuelta en la toalla.
-Papá estaba acostado en la cama. Camine hacia el closet como si nada y saque mi ropa de la escuela. La falda de tablones, la blusa de botones y el abrigo. Después saque del primer cajón las medias y busque los zapatos. Voltee a ver a papá y él seguía con la mirada fija en el techo. Estaba molesto, pero yo lo estaba más. Sabía que él me deseaba con toda su alma y no me había tocado; me sentía estúpida y poca cosa. Es obvio que cuando me vio se dio cuenta que no era hermosa, como él pensaba. Claro el que se ha acostado con muchas mujeres, que puede querer con una niñita.
Me levante y me vestí en el baño. Salí arreglada para ir a la escuela. Fui a mi mesa y tome mi mochila.
Tom: ¿A dónde vas?
Tú: que no ves. Obviamente a la escuela –dije molesta y seguí caminando hacia la puerta del cuarto.
Tom: -me tomo del brazo- tenemos que hablar –sonaba serio.
Tú: no hay nada de qué hablar. Ya lo dejaste claro.
Tom: ¿de qué hablas?
Tú: -lo mire a los ojos- leí tu diario.
Tom: -abrió los ojos como plato, asustado- ¿Qué leíste?
Tú: todo –papá se tiro a la cama sosteniéndose la cabeza con las manos- pero ya sé que todo es mentira. ¡TÚ JAMAS ME AMASTE DE VERDAD!- le grite y Salí corriendo.
-le pedí al chofer que me llevara a la escuela. En el camino papá me llamaba uno y otra vez, apagué mi celular. Al llegar a la escuela, me baje del auto y el chofer se fue. Iba caminando hacia la entrada y alguien me tomo del brazo fuertemente
Tú: -volteé- ¿Qué quieres?

Cap.2

---capitulo anterior---
Tú: todo –papá se tiro a la cama sosteniéndose la cabeza con las manos- pero ya sé que todo es mentira. ¡TÚ JAMAS ME AMASTE DE VERDAD!- le grite y Salí corriendo.
-le pedí al chofer que me llevara a la escuela. En el camino papá me llamaba uno y otra vez, apagué mi celular. Al llegar a la escuela, me baje del auto y el chofer se fue. Iba caminando hacia la entrada y alguien me tomo del brazo fuertemente
Tú: -volteé- ¿Qué quieres?

------------------ Convirtiéndome en la mujer de mi padre--------------

Tú: -volteé- ¿Qué quieres?
Tom: hablar contigo –tenía los ojos rojos.
Tú: pues yo no quiero –jalaste tu brazo, pero él lo tenía fuertemente agarrado- ¡suéltame!
Tom: ¡NO! TENEMOS QUE HABLAR –te grito. Varios compañeros voltearon a ver.
-era la primera vez en tu vida que tu papá te gritaba y te lastimaba.
Tú: está bien, hablaremos cuando regrese de la escuela –estabas asustada.
Tom: no, ahora. No soportare mas esta angustia.
–te jalo y te arrastraba para la salida de la escuela. Abrió la puerta del auto y te empujo para que entraras. Entraste y luego él. Tom comenzó a acelerar, iba rapidísimo. Parecía que lo perseguía el mismísimo demonio. Te agarrabas fuertemente del asiento y rezabas que no se estrellaran.
Tú: padre –seguías enojada- ve más despacio.
Tom: -acelero más- ¿PADRE? –Grito- ¡desde cuando me llamas “PADRE”!
Tú: desde hoy.
-iban en la carretera y ya sabias a donde te llevaba. Iban a casa de Bill. Tu tío no estaba en la ciudad, estaba de vacaciones con tus tíos “adoptados” (Georg y Gustav).
Tom: -se estaciono en la orilla de la carretera- escúchame bien (tn). Todo lo que supuestamente yo te demostré hoy, no es verdad.
Tú: -solo mirabas la ventana- ¿puedes seguir avanzando o te piensas quedar aquí todo el día?
Tom: contigo me quedaría toda la vida, incluso aquí –se carcajeo- de verdad que te pareces a mí, por eso es que nos amamos.
-te habías quedado en shock. Pensando: ¿será que si me quiere? ¡NO! Claro que no (tn) no seas tonta.
-Tom volvió a conducir y en pocos minutos llegaron a la casa de Bill. Te bajaste y tu papá intento tomarte la mano, pero se la quitaste. El solo se rió y tú lo miraste seria, queriendo sacarle la lengua y darle una patada en la rodilla (como niña chiquita) para después salir corriendo.
Tom abrió la puerta de la casa y te dejo pasar. Cerró, te tomo de la cintura y te pego a la puerta.
Tom: ¡te amo (tn)! –te beso salvajemente. Restregaba sus labios contra los tuyos, metió su lengua, recorrió toda tu boca y busco el contacto con tu inexperta lengua. Con sus manos recorría te cintura y tu cadera.
-estabas que no sabía qué hacer. Tu papá te besaba y ya no eran aquellos besos castos que te hacían sentir mariposas en la panza, ahora te hacían sentir cosas en tu feminidad. Lo abrazaste y recorriste desde su cabello a su espalda. Tratabas de que tu lengua siguiera el ritmo de tu papá. Pero era casi imposible, él iba casi igual que como manejaba. Tom se separó de ti.
Tom: ¿Tú también me amas? –te miro a los ojos con una sonrisa.
Tú: sí, yo también te amo.
Tom: ven –te tomo de la mano y te llevo a la sala. Se sentaron en un mueble- no sé cómo explicarte todo esto. Desde hace tiempo que yo te deje de ver como solo mi hija. Vi a la mujer y me odie por mirarte de esa forma. No se supone que debiera de amarte de esa forma. Lo siento (tn) –te miraba triste.
Tú: no digas eso papi. Me haces sentir culpable, el último mes yo he estado provocándote. Porque quería que me lo dijeras.
Tom: ¡te amo! Y a pesar que seas mi hija. No puedo dejar de hacerlo. Llevo años tratando de ignorarte. Pero no puedo. Te metiste en el fondo de mi corazón.
Tú: ¿y ahora que aremos papi?
Tom: lo que tú quieras, mi amor –te acariciaba el rostro- si me pides que me aleje, lo hare.
Tú: ¡no! No, me dejes. Por favor, quédate a mi lado. Yo quiero estar contigo.
Tom: pero eres…
Tú: sshh –le tapaste la boca- desde hoy dejare de ser tu hija para ser tu mujer.
Tom: -abrió los ojos- ¿quieres que hagamos el amor?
Tú: sí, quiero ser tuya, papi. Solo tuya.
Tom: -se le salió una lagrima- me haces el hombre más feliz del mundo.
-te cargo entre sus brazos y subió las escaleras en busca de su antiguo cuarto. Te susurraba cuanto te amaba. Te bajo y abrió la puerta. El cuarto ahora, era el cuarto de visitas. Te volvió a cargar y te deposito con mucho cuidado en la cama, como si fueras de cristal.
Fue a cerrar la puerta, regreso y se subió arriba de ti. Te besaba tiernamente, ya no metía la lengua, ahora solo sentías el contacto de sus suaves y gruesos labios. Bajaba por tu cuello dejando una fila de besos. Te quito el abrigo y te volvió a besar. Con sus manos apretaba tus pechos.
Tom: -se separo de ti- desabróchate la blusa –te ordeno.
-lo mirabas y desabrochabas tu blusa. Te la quitaste y la arrogaste. Tu papá te tomo las dos muñecas con una mano y las subió arriba de tu cabeza. Comenzó a besar tus pechos arriba del brasier. Con sus dientes fue bajando el brasier y después metió uno de tus senos en su boca, su lengua jugaba con los pezones, los mordía y los succionabas. Tú gemías y arqueabas la espalda por la excitación. Te soltó las muñecas.
Tom: -Tom te volteo y el quedo abajo y tu arriba -quítate la falda y las medias.
–te paraste, quedando él entre tus piernas y te quitaste la falda y las medias. Después te sentaste en él. Se besaron salvajemente y tu papá te tocaba todo el cuerpo. La espalda, la cintura, las caderas, las nalgas y las piernas. Te desabrocho el brasier y te volvió a voltear, quedando de nuevo abajo. Te saco el brasier y recorrió tus pechos y tu vientre, besando y lamiendo. Llego a tu entrepierna y beso tu feminidad arriba de la tanga, la olio y le paso la lengua. Acaricio tu cadera, tocando la tira de la tanga, la agarro y fue bajando.
Cuando estuviste totalmente desnuda. Se separo de ti y te miro de pies a cabeza. Se paro y se desnudo. Te dio miedo al ver al “pequeño Tom” ya que de pequeño no tenía nada. Su pene era grueso y largo.
Tú: papi ¿me va a entrar? –señalando asustada.
Tom: claro mi amor –sonrió con victoria al ver que no dejabas de verlo- seré cuidadoso.
-Regreso a la cama y separo tus piernas, paso su pene por tu vagina y tú gemías.
Tom: aquí voy mi amor –poco a poco metía su pene, sentías que entraba y te abría, hasta que llego a tu himen- te va a doler un poco.
Tú: hazlo –no importaba si dolía, era tarde para decir que no.
-en una embestida te metió todo. Gritaste de dolor y tu papá puso una cara de placer. Tom no se movió y te miro.
Tom: te amo (tn). Por fin ya eres mía.
-te beso tiernamente y después comenzó a penetrarte lentamente. Sentías como recorría toda tu feminidad, entrando y saliendo despacio. Conforme pasaban los minutos, tu papá iba más rápido. Tu lo tenias abrazado con tus piernas por la cintura y le clavabas tus uñas en la espalda, a lo que al parecer a él le encantaba. Tu papá gemía en tu oído una y otra vez. A los minutos el dolor se te fue y comenzaste a sentir un gran placer. Te uniste a los gemidos de tu papá. El supo que ya no te dolía y fue más rápido en cada embestida que te daba. Tus gemidos se volvieron gritos de placer. Cuando iban al llegar al orgasmo, rasguñabas a tu papá de tan fuertes penetradas que te daba. Tus pechos iban de arriba abajo, era totalmente salvaje y te encantaba, al principio fue cuidadoso, pero ahora él te hacía el amor como lo que ya eras, como su mujer. Los dos llegaron al orgasmo al mismo tiempo, gritando como locos y corriéndose en ti.
Tom: -se tiro en tu pecho- fue… perfecto –decía con la voz entrecortada. Te beso tiernamente.
Tú: sí, papi. Gracias por hacerme mujer.
Tom: no. –Te tomo el rostro- te hice mi mujer. De ahora en adelante eso es lo que eres y harás los deberes que te corresponden como tal.
Tú: ¿y cuáles son esos?

Cap. 3
-cap. Anterior-
Tom: -se tiro en tu pecho- fue… perfecto –decía con la voz entrecortada –te beso tiernamente.
Tú: sí, papi. Gracias por hacerme mujer.
Tom: no. –Te tomo el rostro- te hice mi mujer. De ahora en adelante eso es lo que eres y harás los deberes que te corresponden como tal.
Tú: ¿y cuáles son eso?

---Estableciendo las reglas de una amante---

Tom: hacer el amor conmigo y solo conmigo, cuando yo quiera, donde yo quiera y a la hora que yo quiera.
Tú: pensando: en definitiva eres un celoso de primera papá. Le sonreíste- Por supuesto.
Tom: -te beso dulcemente- ¿tienes hambre?
Tú: ¡mucha!
Tom: entonces te hare el desayuno.
Tú: papi, pero no sabes cocinar. Mejor lo hago yo.
Tom: no, niña. No seas terca –se levanto, se puso su bóxer y salió del cuarto guiñándote el ojo.
-te levantaste a buscar tu ropa. La miraste y estaba toda arrugada. Era imposible ponerte esa ropa, te veías como si acabaras de tener sexo salvaje. Sonreíste al saber que era cierto. Fuiste al baño, te diste una ducha rápida, quitándote los restos de tu virginidad (sangre), saliste y te vestiste solamente con la camisa de Tom y tu tanga. Al mirar la cama, vista que estaba manchada con sangre y quitaste las sabanas y bajaste.
Tú: papi, tenemos que lavar las sabanas o mi tío nos matara –dijiste entrando a la cocina y dejando las sabanas en el suelo.
-Tom estaba en la estufa cocinando.
Tom: -se volteo y sonrió pervertida mente- mi camisa te queda mejor a ti que a mí.
Tú: -te sonrojaste- de que hablas, me queda enorme.
-las mangas te quedaban largas y las habías doblado, te habías abrochado los botones hasta debajo de los senos, de abajo para arriba (así como Tom en la foto); y la camisa te llegaba hasta la mitad de tus muslos.
Tom: no, de que hablas tú pequeña. Te ves realmente sexy.
-solo sonreíste por el cumplido. Y te subiste a la tabla central de la cocina. Tu papá regreso a ser el desayuno.
Tom: sabes hay que establecer unas reglas ¿No crees?
Tú: como cuales –solo observabas su espalda y sus firmes nalgas.
Tom: no se, pensare en algunas. Ya está el desayuno –se volteo y vio que le mirabas las nalgas.
Tom: ¿te gusta lo que ves? –se acerco a ti.
Tú: ¡claro! Son hermosos –le sonreíste coquetamente.
Tom: mmm… lo mismo dijo de las tuyas –te tomo de las piernas y las coloco alrededor de su cintura- ven aquí niña traviesa –te atrajo a él y te beso. Se separo de ti y deslizo la camisa por los hombros, hasta los codos. Te tomo de la espalda y te bezo los pezones. Suspiraste. Te comenzó a succionar y lamer los pechos.
Tú: -gemías- ¡ah! ¡ah! Que rico papi, sigue.
Tom: ya se la segunda regla.
Tú: cual –decías en gemidos.
Tom: no se lo dirás a nadie, hasta que tengas la mayoría de edad. ¿Qué dices?
-te acostó en la tabla y quito tus piernas de su cintura. Besaba tus piernas, desde los dedos hasta los muslos. Desabrocho la camisa y te vio solo con la tanga.
Tú: si, de acuerdo. Sigue, sigue.
Te besaba arriba de la tanga, ya estabas mojada de tus líquidos. Te puso las piernas arriba de la tabla y te las abrió lo más que pudo. Hizo a un lado la tela de la tanga y te daba besitos en tu feminidad.
Tom: la segunda es que no tendrás novios -Tom comenzó a lamer el contorno de tu feminidad y a meter su lengua en tu vagina.
Tú: está bien papi. Pero no pares –gritabas.
Te penetraba con ella y tú lo agarraste de la cabeza. El jugaba con tu parte y tú gritabas. Al rato llegas al orgasmo y te corres en la boca de Tom.
Tú: perdón papi. Es que no me aguante.
-Tom termino de lamer y de tomar tus jugos. Te sonrió.
Tom: eres deliciosa –lamio sus labios, tragándose los restos de tus líquidos. – Ven mi amor –te extendió los brazos, te tomo de la cintura y te bajo de la tabla- tengo ganas de volver hacerte el amor. Pero tienes que comer.
Tú: -todavía sonrojada- Tú también tienes que comer.
Tom: no, yo ya te comí a ti. –te sonrió de lado.
Tú: -pasaste tus brazos por su cuello- entonces yo te comeré a ti –lo besaste.
-Tom bajo sus manos a tu entre pierna, acaricio tus muslos y tu feminidad. Coloco la tela de la tanga en su lugar. Fue subiendo sus manos a tu vientre y abrocho la camisa, dejándola como la tenias puesta.
Tom: -se separo de ti- después de que comas, podrás hacerme lo que quieras. Pero ahora a comer –te tomo de la mano y te llevo a la mesa. Se dio la vuelta y fue por la comida.
Tú: por cierto papi. Eres un tramposo. –le reclamaste- sabias que no te iba a decir que no, cuando tú estabas…
Tom: -dejo la comida en la mesa- ¿Cuándo qué?
Tú: ya sabes… lo de hace rato –decías sonrojada y mirando un punto en la mesa.
Tom: ¡ah! ¿Te refieras a cuando te penetraba con mi lengua? –dijo divertido.
Tú: -estabas que te morías de la vergüenza- ¡papá! –le gritaste.
Tom: -se carcajeo- ¿qué? Si eso eras lo que hacía. A las cosas hay que llamarlas por su nombre. ¿A caso no te lo enseño tu padre, pequeña?
Tú: Sí –lo miraste- pero me gusta más lo que me enseña ahora.
Tom: -sonrió de lado- ¡qué bueno! Entonces ¡a comer!
Tú: ¿seguirás enseñándome después de comer? –alzaste una ceja
Tom: ¡te pareces tanto a tu padre! –Sonreía y movía la cabeza de lado a lado –claro que sí, mi amor –te beso la mano.
Tú: ¿papi y que me enseñaras después de desayunar?

Nota: si quieren que siga con la nove, comenten Smile



denissekaulitz19

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Siguela sube todos los capis de antes pooooorfavor *-*

Mensaje  Patry21 el Vie Abr 13, 2012 2:49 pm

*-*

Patry21

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 24/03/2012
Edad : 27
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Embarazada por mi propio padre (Tom y [Tn])

Mensaje  7q8w el Mar Abr 17, 2012 10:47 pm

Sigue pliss! Very Happy
avatar
7q8w

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/03/2012
Edad : 21
Localización : España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Embarazada por mi propio padre (Tom y [Tn])

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.