***LA APUESTA***

Ir abajo

***LA APUESTA***

Mensaje  Lady Ania Kaulitz el Lun Mar 19, 2012 1:31 am

[MaraTom capitulo 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7]






***\\Capitulo 1: El concurso//***

Por Vanina:
Samanta: Camina, camina *me gritaba mi hermana*
- hay no nena espérate, ni que estés de tanta suerte cálmate que ese dichoso concurso, todavía no acaba.
*y yo ahí, caminado por las calles de mi ciudad, caminando siguiendo los pasos de mi alocada hermana la cual eufórica me llevaba arrastrada de la mano por un dichoso concurso que había salido en el periódico, el concurso se trataba de llenar mucho cupones y depositarlos en las oficinas del dichoso periódico, cuando mi hermana leyó el articulo se puso como loca a coleccionar y comparar periódicos y a recortar y llenar cupones, ya que el premio del dichoso concurso era un viaje para dos personas con todos los gastos pagos a las islas maldivas, en realidad yo creía que esos concursos eran puro engaño pero mi hermana de verdad estaba convencida que ganaría esos pasajes. Debía llevar como cien cupones en la mano.

*luego de que mi hermana deposito sus “ciento veinte”, no eran cien cupones fuimos a pasear por la cuidad y a comer helado*
Samy: hay hermana ya verás mañana cuando den los resultados de el concurso, el nombre que veras en el periódico será el mío, ya lo veras, y si es así nos iremos de paseo juntas por un mes y medio a las hermosas islas maldivas *decía mientras comía espléndidamente su helado*
-sí, si hermanita todo que tu digas *le respondí yo con la máxima simplicidad mientras me metía una cucharera de helado de fresa a la boca*
Samy: hay hermana ya lo veras mañana me dirás “Samy tenias razón el concurso si era real” *decía mientras hacía muecas con la boca*
*yo la miré con una ceja alzada y acto seguido me di una gran carcajada*
- ojala sea verada ya necesito salir un rato de esta ciudad y olvidarme un poco de tantas cosa
Samy: ¿lo dices por Gabriel? *me pregunto mi hermana mientras comenzaba a espantar con sus manos un mosquito que rondaba su helado *maldito mosco* termino decir mientras batía con fuerzas sus manos*
-si lo digo por lo que paso con Gabriel, tema que no quiero recordar *dije mientras cansadamente daba un suspiro, recordar lo malo que había pasado al lado de mi ex novio me fastidiaba* -¿te falta mucho? yo ya acabe* le pregunte*
Samy: si me falta pero vámonos o sino esta malita mosca no me dejara comer mi helado en paz *dijo mientras corría a la fastidiosa mosca con sus manos todavía*
*nos levantamos del lugar, cancelamos y nos fuimos caminando y admirando alguna que otra tienda, cosa que en realidad no me gustaba mucho ya que no tenía dinero para comprara nada, pero en mi camino se presento ante mí una librería y justo en la vidriera de exhibición estaba un libro de vampiros que quería hace mucho tiempo quería y estaba en oferta*
-Samy mira *dije muy animada*
Samy: ¿que un chico lindo? *pregunto mirando a todos lados y la mire mal*
- ¿todo lo que tienes en la cabeza son chicos verdad? *le pregunte*
Samy: bueno… ¿qué quieres que haga? los hombres son mi debilidad *dijo y su comentario me causo risa*
- no hablo de hombres tonta, hablo del libro, en la vidriera, está en oferta ¿lo compramos?
Samy: si quieres *dijo encogiéndose de hombros sin tomarle mucha importancia al asunto*
- ok, espérame aquí.
Samy: si Vanina ¿a donde podría ir? *dijo con un aire de fastidio*
-Entre a la tienda y en menos de diez minutos ya tenía el libro en mis manos “crónicas de un vampiro” así se llamaba el libro y era la historia de la vida de un vampiro, había querido leer ese libro hace mucho tiempo.
Samy: ¿otro libro de vampiros? Nina, Pero si tienes como diez o quince* dijo con fastidio*
-Samy así como tu delirio son los hombres lindos, el mío es la lectura vampírica o la lectura en general, así que ¿me puedes dejar en paz con eso hermanita? *dije fingiendo amabilidad y con una gran y falsa sonrisa*
Sam: ok, ok está bien me das miedo cuando miras así.
- ¿nos vamos? *le pregunte quería ya llegar a mi casa*
Samy: si, gracias por acompañarme *dijo con una sonrisa*
-de nada *dije con la misma gran sonrisa*
-Cuando por fin llegamos a la casa hicimos lo cotidiano de siempre y luego nos fuimos a dormir bueno yo me fui a leer ese libro que con tantas ansias quería leer.
----
A la mañana siguiente mi hermana me despertó con un inmenso escándalo*
Samy: Vanina!! *grito* Nina, Nina, Nina, si, si, si ganamos *gritaba mientras daba saltos por todos lados en la habitación, me le quede mirando extrañada sin entender que la tenía tan alegre*
- ¿qué ganaste? *le pregunte aun dormida*
Samy: el viaje!!- grito con todo lo que le dio su garganta y acto seguido se lanzo encima de mi eufórica *nos vamos a las islas maldivas hermana *grito de nuevo*
-¿Qué es en serio? *pregunte aun incrédula*
Samy: si, si levántate, que debemos ir a buscar nuestro premio *decía mientras hiperactivamente comenzaba a halar mis sabanas*
-sí, sí, sí, ya voy, ya voy *respondí de mala manera y acto seguido me levante de la cama*
Samy: apúrate *fue lo último que dijo antes de salir de la habitación*
*me arregle lo más rápido que pude porque sino al radio descompuesto de mi hermana le daría un infarto, después de ya estar lista, salimos, suerte que nuestros padres nos habían dado su aprobación porque si no, no aguantaría el berrinche de mi hermana, debían de aprobarlo después de todo mi hermana ya tiene dieciocho años y yo diecinueve mayor de edad, las dos fuimos a las oficinas de periódico, y si efectivamente mi hermana tenía razón era su nombre y su número de cedula el que estaba en la planilla de la ganadora, ¿y cómo no? con tantos cupones era difícil que no ganara, hablamos con los encargados del concurso dimos todos nuestros datos, mi hermana como la ganadora y yo como la acompañante, después de un rato de tanto papeleo nos dijeron que el viaje seria en dos días*

-¡Samy tenias razón! el concurso si era real *dije mientras la miraba con una mueca algo graciosa*
Samy: te lo dije *me respondió mi hermana mientras caminaba presumidamente por la calle* te dije que lo dirías *solo solté un carcajada de sus payasadas*

…***…

Dos días más tarde:

Samy: apúrate Nina, que debemos estar una hora antes en el aeropuerto* decía mientras caminaba a un veloz paso mientras arrastraba su maleta de rueditas*
- ya, ya, todavía es muy temprano llegaremos como dos horas antes
Samy: Nina más vale ser puntual a que esperen por ti.
-sí, sí, sí.* le respondí mientras ponía mis ojos en blanco*

*después de hora y media de espera en el aeropuerto y un largo viaje, llegamos a las tan aclamadas islas maldivas específicamente a su capital la cuidada de Malé un lugar extremamente hermoso, los ojo de mi hermanita brillaban de emoción, nos dirigimos al carísimo hotel cinco estrellas donde nos quedaríamos el que había dispuesto los dueños del concurso para nosotras, en la recepción dimos todos los datos, y ya ellos sabían quiénes éramos al parecer en todos los lugares ya tenían nuestros datos como las ganadoras del concurso, podíamos hacer y deshacer a nuestras anchas.

Srta. De la recepción: tomen con estas tarjetas podrán disfrutar de lo que quieran, sus habitaciones son, la trescientos tres y la trescientos cuatro, buenas tardes y que disfruten su premio *dijo la chica mientras con una hermosa y amble sonrisa nos entregaba dos tarjetas*

-gracias *fue lo único que salió de mi boca, mientras que mi hermana estaba envelada mirando todo lo que la rodeaba*
-¿subimos? *le pregunte*

Samy: obvio *dijo con grandes ojos* ya quiero ver mi habitación.

**\\Capitulo 2: Invitación//**


-Subimos a nuestras habitaciones eran extremadamente hermosas y grandes muy espaciosas, las camas eran enormes y tenían todas las comodidades allí dentro y unos grandes ventanales con una hermosa vista hacia el mar.
Samy: estoy en el paraíso- dijo mientras se dejaba caer exageradamente en la cama*
- ya, ya, ya, ya. Ve a disfrutar de tu habitación* dije mientras la sacaba de un jalón de mi cama*
Samy: ¿Qué vamos a hacer en la noche?
- no sé, tu di * le respondí mientras organizaba mis cosa en sus lugares*
Samy: salgamos a conocer la isla.
-okey está bien *le respondí con simplicidad*
-mi hermana salió de la habitación y luego de dos horas ya estaba lista para salir a caminar con mi hermana, me había arreglado lo más sencilla que pude, un lindo suéter cuello alto mangas larga en color negro, hacia bastante frio allí por las noches, un pantalón entubado del mismo color, unas botas tacón aguja altas y el cabello perfectamente secado suelto, en cuanto al maquillaje casi ni se veía*
Samy: huy que linda te ves hermana, pero te falta color no vamos a un velorio *dijo y solo la mire sin responder nada para seguir maquillando mis labios frente al espejo*
-tú también estas muy hermosa, pero te resfriaras con esa blusa *dije mientras colocaba mi lápiz labial en mi cartera*
-Mi hermana venia especialmente hermosa con una blusa de tiritas en color verde que realzaban completamente su busto, unos pantalones entubados color negro, unas hermosas sandalias que realzaban su estatura, sus cabellos castaños en un hermoso ondulado suelto que dejaba caer unos cuantos flecos en su rostro, y por su parte el maquillaje si resaltaba en su rostro de manera que la hacía lucir aun más hermosa*
Samy: gracias *dijo ignorando la parte del resfriado* Nina ¿nos vamos?
- si ya estoy lista *dije y acto seguido Salí tras ella*
-caminamos por toda la ciudad un lugar hermoso entramos a un restaurante el cual precia como una especie de sub-marino o un túnel transparente debajo del agua, en el cual se veía el océano en todo su esplendor y los peces mientras cómodamente cenábamos, yo me encontraba entretenida mirando una mantarraya que se asomaba por ahí, cuando mi hermana me dio un pequeño y disimulado codazo por las costillas.
Samy: Nina, Nina *repitió de manera muy hiperactiva pero bajito* mira a esos chicos que acaban de llegar *me susurro*
-mire hacia la entrada y eran cuatro chicos los cuatro muy guapos y bien parecidos, sobre la ropa se les notaba que no eran de la cuidad, se sentaron en la mesa de enfrente. Uno de ellos fijo su vista en mi y acto seguido levanto una ceja, solo lo mire con la seriedad que me caracterizaba y gire de nuevo mi vista hacia la mantarraya.
Samy: que lindos ¿no te parece Nina? * Me pregunto mientras mantenía la vista pegada a ellos*
-sí, sí, Sam lo que tu digas* le respondí mientras le daba un ligero vistazo a mi hermana ella me miro mal*
-¿Qué? *le pregunte, con cara de inocencia*
Samy: eres una aburrida, son unos chicos lindos ¿Qué no lo ves?*me pregunto en bajo tono de voz*
-sí, sí, son preciosos *dije sarcásticamente y mi hermana puso los ojos en blanco*
Samy: aburrida *repitió*
- ya deja de decir “aburrida, aburrida” *dije imitándola* y mira la mantarraya esa si es hermosa * ella me miro mal*
-después de un rato ya cuando casi terminábamos nuestras comidas el mesero coloco dos copas con champaña en la mesa, lo mire raro*
Mesero: cortesía de los chicos de aquella mesa*dijo mientras señalaba la mesa de los recién llegados chicos*
-gire a verlos y el mismo chico de antes me miraba, de una manera penetrante que me ponía lo suficientemente nerviosa.
-dígales que gracias *acepte las bebidas por cortesía, luego de un rato cancelamos y salimos del restáurate, sin que esa extraña mirada no dejara de seguirme, nos detuvimos a mirar un vestido que estaba en exhibición en una tienda la cual ya estaba cerrada*
Samy: es hermoso * decía mientras pasaba ligeramente sus manos por el cristal*
XXX: te lo puedo regalar con una condición.
-me gire para ver de dónde provenía la voz, y ante mi aparecieron los mismos cuatro chicos del restaurante*
-no, nos acostamos con nadie por dinero ni por nada *dije muy seria y cortante*
XXX: ¿Quién ha dicho eso? *respondió el chico más alto, el dueño de le voz que había oído antes*
Samy: si, Nina ¿quién ha dicho eso? *la mire mal*
-Me quede en silencio solo mirándolos y el otro chico que bestia al estilo hip- hop y llevaba trenzas en su cabeza, me miraba de la misma manera como lo hacía antes en el restaurante, como si me desnudara con tan solo mirarme, esquive su penetrante mirada.
XXX: te lo regalo con una condición *dijo de nuevo a mi hermana*
Samy: a ver ¿Cuál es tu condición? *pregunto y yo puse los ojos en blanco, ¿Por qué mi hermana no podía mantener su boquita cerrada?*
XXX: que vengan con nosotros mañana a una fiesta. Por cierto me llamo Bill *dijo y extendió su mano a mi hermana para presentarse, yo volví a mirar a aquel chico que seguía mirando de la misma manera, como si me deseara como si fuese una presa comenzaba a ponerme aun más nerviosa, y si son unos gánster o algo así pensé y el chico sonrió de un manera extraña, como si supiera lo que pensaba, se me hacia extraño los cuatro vestían ropas negras muy elegantes pero muy a la moda*
Samy: Samanta *dijo con una inmensa sonrisa, y acto seguido tomo su mano*
-luego el chico me extendió su mano a mí y yo se la tome por educación pero se me hiso extraño que llevara guantes puesto aunque bueno hacia mucho frio la única que no lo notaba era mi hermana con esa blusa, no sé como soportaba el frio.
-mucho gusto *dije sin decir más nada*
Bill: ¿y tu nombre es?*me pregunto*
- Vanina me llamo Vanina *dije todavía bastante seria*
Bill: ¿y entonces que dicen? ¿Es un trato? *pregunto*
- ¿trato?
Bill: si ustedes van a la fiesta con nosotros y mañana más tardar tu ¿amiga? *pregunto*
Samy: hermana es mi hermana *dijo en su alocado tono de voz*
Bill: bueno, tu hermana tendrá su vestido *dijo dirigiendose a mí, mi hermana me miro*
- es que…

***\\Capitulo 3: La Apuesta//***

Samy: yo acepto *dijo de pronto y yo la mire mal*
Bill: Bueno es un trato. ¿Pasamos por ustedes mañana? *dijo sin desaprovechar la respuesta de mi hermana*
- okey *di un suspiro, mi pequeña hermana siempre nos metía en apuros*
Bill: ¿son de aquí? ¿Adónde debo enviar el vestido?
-mi hermanita si previa precaución les dio toda la información, el hotel su nombre y todo lo demás, mientras yo solo trataba de mantenerme estable ante la mirada de aquel chico*
Bill: okey nos vemos mañana a las ocho. *dijo y acto seguido se retiraron los cuatro chicos*
- ¿Qué carajos te pasa? *le reclame a mi hermana* sabrá dios quienes son esas persona y tu les das hasta nuestra cedula de identidad.
Samy: ¿Qué? A mí no me parecen tan malos *dijo mientras se encogía de hombros*
“A mí no me perecen tan malos” *la imite* ¿y si son unos gánster o mafiosos o que se yo?
Samy: o unos vampiros *bromeo sin tomar en cuenta lo enojada que estaba* te están afectando esos libros.
-no estoy jugando samanta, a ver si aprendes a controlar tus impulsos.
Samy: okey lo siento *se disculpo*
-Nos fuimos al hotel cada una fue a su habitación y nos acostamos a descansar, esa noche no quise ni leer mi libro.

----
Samy: despierta mira lo que tengo en mis manos.
-me gire para ver que era, y en sus manos tenía el tan anhelado vestido del cual se había enamorado la noche anterior, era hermoso en color azul celeste, muy corto y de tiritas.
- ¿a qué horas llego?
Samy: acaba de llegar con esta nota *dijo y me mostro una pequeña notita que decía “quiero que lo uses esta noche”*
- solo espero que todo esto no salga mal *susurre*
Samy: eso no va a ser así ya lo veras *dijo y Salió de la habitación con vestido en mano, encantada y maravillada con el*
-nuestro día se paso rápido y mi hermana no paraba de hablar, del hermoso chico, de su cita y de su vestido, cuando ya fueron las siete treinta de la noche estábamos listas, mi hermana luciendo su hermoso vestido azul que le quedaba espectacular, entallado al cuerpo, con el cabello suelto y unas hermosa sandalias, y yo con uno color vino de tiritas igual solo que el mío no era corte recto la parte de abajo sino que tenía una punta larga y la otra corta mostrado así casi por completo una de mis piernas, me coloque una sandalias tacón aguja y deje mi cabello lacio y suelto.
Bajamos a la entrada del hotel y de repente se estaciono frente a nosotras una camioneta negra, hermosa cabe destacar, de cristales polarizados, bajaron los vidrios y quien apareció ante mi vista fue el mismo chico que casi me come con la mirada la noche anterior, me miro de arriba a abajo y mordió su labio inferior, mi corazón comenzó a latir fuerte.
XXX: ¿listas? *nos pregunto y dentro de la camioneta pude divisar que eran exactamente los mismos de la noche anterior*
- si,* dije y acto seguido nos subimos en la camioneta, el arranco*
Bill: te queda precioso * le dijo a mi hermana, haciendo referencia al vestido, y las mejillas de mi hermana se tornaron coloradas*
Samy: gracias *respondió algo tímida*
XXX: mira Bill se sonrojo *dijo el chico que venía al lado de mi hermana*
Bill: si, pero así se ve más linda ¿no crees Gustav? *pregunto dirigiendo se al mismo chico*
Gustav: si en realidad es preciosa *dijo, con que Gustav, así se llamaba aquel chico*

-¿tú te llamas Bill, tu Gustav y tú? *dije refiriéndome al chico de ojos verdes y cabello lacio largo*
XXX: Georg, me llamo Georg *respondió en un grueso tono de voz* es un placer *dijo y extendió su mano, yo también le estreche la mía, lo mismo hiso Gustavo, sus manos eran algo frías pero deduje que era por el frio que hacia allí por las noches *
Gustav: mucho gusto *dijo y yo solo le sonreí y tome su mano*
-Gire mi mirada hacia el conductor y luego a el espejo retrovisor y efectivamente hay estaba esa mirada qué tanto me incomodaba, no me atreví a preguntar su nombre.
-Pude darme cuenta que el club al cual íbamos quedaba muy cerca del hotel, llegamos y el chico le dio las llaves a él parquero para que estacionara la camioneta, entramos, ya en el club era todo fiesta, baile, la música muy alta, las luces, las bebidas y la gente bailando, nos sentamos todos juntos en una mesa.
XXX: ¿oye chica? *me llamo aquel chico a el cual todavía no le sabia su nombre, lo mire* Vanina así te llamas verdad.
- si así me llamo *le respondí*
XXX: ¿quieres algo de tomar?*me pregunto*
-sí, algo que no sea fuerte, no me familiarizo mucho con el alcohol.
XXX: okey, por cierto me llamo Tom y soy hermano de Bill *dijo aquel chico y acto seguido se levanto de la mesa seguido por George*
…***…
Con Tom y Gustav
Georg: ¿Tom no crees que Nina es provocativa?
Tom: yo la vi primero Georg *respondió cortante*
Georg: apostemos, quien la tiene primero.
*el chico lo miro divertido*
Tom: trato hecho, siempre es un placer hacer buenas apuestas contigo Georg *dijo y estrecharon sus manos* quien se la gane se la puede comer.
Georg: hecho *dijo sonriente*

…***…

*los chico llegaron de nuevo con nuestras bebidas, la que me sirvieron a mi era de un sabor dulce parecido a la champaña así que decidí tomar con confianza, ya que suponía no estaría ebria muy rápido, el chico de cabellos castaños me invito a bailar y yo accedí después de todo no parecía tan malo, mientras bailábamos me decía cosas al oído, cosas como que era bonita, y que le gustaba y cosas así bastante galante el chico, sin embargo yo solo sonreía y respondí a alguna que otra pregunta, busque a mi hermana con la vista y ella estaba aun en la mesa conversando bastante cerquita con Bill, al cabo de un rato nos sentamos de nuevo y seguí tomando, de aquella dulce bebida, para cuando fue media noche no sabía ni cuantas copas llevaba lo que si sabía es que comenzaba a sentirme mal.
Samy: ¿nena estas bien? *oí su vos a lo lejos y fue lo último que oí*


**\\Capitulo 4: Desastre (Hot)//**


* desperté y todo me daba vueltas, estaba en una habitación, un cuarto que no era el mío y una cama que no era la mía*
Tom: te sientes mejor *me pregunto y yo lo vi extrañada*
- ¿que… hago aquí? *pregunte con dificultada mientras me sentaba aun mareada en la cama*
Tom: no sabía tu número de habitación, así que te traje a mi habitación *respondió con simplicidad*
- gracias ahora por favor me puedes llevar a mi habitación *dije y trate de levantarme pero todo giro rápido y me volví a sentar en la cama, al parecer todavía estaba bastante ebria, como pude me levante*
-¿y Samy?- le pregunte mientras me sostenía la cabeza con las dos manos-
Tom: ella se quedo en la fiesta, Bill se encargara de ella*dijo con simplicidad*
-¿Qué? *dije casi en un grito y me levante de golpe, provocando que mi cabeza me doliera, la sostuve de nuevo con mis dos manos *debó irme* dije con dificultad y trate de dar un paso pero no pude*
Tom: ¿pero por qué tan rápido? *Me pregunto y acto seguido yo me tambalee cayendo sobre él, el me fue llevando hasta que logro recostarme a la pared *¿sabías que me encantas?*dijo en un ronco tono de voz, mientras delineaba con sus dedos mis labios*
-si ya lo sabía desde el primer día que te vi *respondí y ni siquiera entiendo porque dije eso*
Tom: te deseo *dijo y comenzó a besar mi cuello, luego mis labios fue bajando poco a poco los tirantes de mi vestido, y poco a poco me llevo de nuevo a la cama y allí me recostó sentí que me desprendía de mi vestido y yo solo mantenía mis ojos cerrados, sosteniendo mi cabeza*
-detente por favor *le susurre, incapaz de detenerlo yo misma*- ¿no crees que estas abusando de mi? *le pregunte y acto seguido lo mire fijo a los ojos*
Tom: ¿a qué te refieres? *¿Pregunto algo asombrado?
- que fácilmente yo podría decir mañana que abusaste de mi.
Tom: no harías eso yo se que también lo deseas *dijo muy seguro mirándome a los ojos*
-¿quién te asegura eso? *Le pregunte, pero tenía razón en mi mente, en mi interior lo deseaba*
*el beso mi cuello y respiro en el provocando que me estremeciera*
Tom: eso, te estremeces ante mis besos, eso me da la seguridad de que me deseas como yo a ti, pero pídeme que no continúe de nuevo y te dejare tranquila *dijo con esa penetrante y seductora mirada que lo caracterizaba* tus ojos me hablan y tu mente me dice que me deseas.

-lo mire y él se separo de mi, esperando una respuesta, nos quedamos así por unos instantes y acto seguido lo tome por el cuello de nuevo para comenzar una serie de apasionados y rudos besos, después de unos instantes y no sé en qué momento paso, pero yo ya estaba totalmente como dios me trajo a al mudo y a él solo le faltaba despojarse de su bóxers para estar igual que yo, el recorría cada centímetro de mi cuerpo con sus labios, besando y lamiendo cada parte de mi, después tantos besos y una completa batalla campal entre nuestra leguas, lo sentí dentro de mí, comenzó a moverse, a mover sus caderas de una manera que jamás había sentido antes, haciéndome tocar el cielo con las manos, cuando los dos alcanzamos el clímax total el dio un profundo y ronco jadeo y puedo jurar que vi sus ojos enrojecer, pero no le preste atención, luego se dejo caer sobre mi y abrasarme y así quedarnos dormidos
cuando desperté me sentía total y completamente mal, mi cuerpo me pesaba, y casi no podía abrir mis ojos, sin mencionar el horrible dolor de cabeza que estaba sintiendo, cuando por fin logre abrir mis ojos, mire a mi alrededor me encontraba en una habitación totalmente extraña a la mía, trate de moverme y sentí un peso sobre mi cintura, gire mi vista para ver que era y era un brazo que se mantenía abrasado a mí y debajo de el mi cuerpo estaba totalmente desnudo, sentí un frio recorrer mi espalda, y seguido una respiración, poco a poco me gire y me encontré con él, estaba profundamente dormido, en ese preciso momento recordé lo que había pasado y que hacía yo ahí, ¿Qué hice? me pregunte a mí misma, lo mire por un rato y por mi rostro se dibujo una sonrisa, delinee si labios con mis dedos*
-así no pareces tan fuerte, hasta te ves lindo, -susurre provocando que él se moviera ligeramente-
*eso me hiso recordar que debía salir de allí, con dificulta me zafe de su abrazo poco a poco para no despertarlo, me vestí lo más rápido que pude y medio arregle algunos detalles con mis manos en mi cabello.
- ya ahora quien sabe como llegare hasta el hotel yo todavía no conozco nada en esta ciudad *dije nerviosa mientras me dirigía a la puerta*
- decidí dar un vistazo a ver en donde me encontraba y resulto ser un pasillo muy parecido al de piso del hotel donde yo me hospedaba, desde la puerta mire hacia atrás y el estaba todavía profundamente dormido, se veía tan hermoso estaba casi desnudo las sabanas blancas solo cubrían parte de sus piernas y sus partes intimas, sonreí, recogí mis cosas y Salí de la habitación cerrando poco a poco la puerta para no hacer ruido.
…***…
Con Tom: ya eres mía, ahora me perteneces y nadie más puede tocarte *dijo el chico girándose justo en el momento en que la chica cerró la puerta, no parecía nada somnoliento, más bien parecía como si no había dormido en años*
…***…


Comencé a caminar por aquel largo pasillo que se me hacia tan familiar y resulto ser como lo sospechaba mi habitación estaba allí mismo, ¿Qué hacía Tom ahí? Me pregunte a mí misma, mientras miraba la habitación del fondo de donde yo avía salido recientemente, saque la tarjeta le pase en la cerradura y entre.
Llegue y lo primero que hice fue darme un gran baño con agua fría necesitaba despertar mi cerebro y pensar en cómo fui capaz de acostarme con un completo desconocido, culpe al alcohol jamás en mi completo sano juicio lo hubiese hecho, solo deseaba no volver a ver a aquel chico.
Salí del baño y me coloque una ligera pijamas a pesar de ser de día yo estaba cansada y quería dormir, me deje caer en mi cómoda cama, cuando por fin logre conciliar el sueño alguien llamo a mi puerta, de mala manera me levante y abrí, era mi hermana.
Samy: Nina ¿estás bien te sientes mejor? *Me pregunto con esa linda carita de inocencia y me alivio el saber que estaba bien *
-no, *le respondí en tono seco* me duele horrible le cabeza *dije mientras me tiraba de nuevo en mi cama*
*ella cerró la puerta y entro tras de mí y se sentó en la cama*
Samy: claro después del desastre que hiciste anoche *dijo y mis ojos se abrieron como plato.
- ¿desastre? ¿Cuál desastre? *¿Qué tanto había hecho? Me pregunte*



***\\Capitulo 5: ¿La has marcado? //**


-¿cual desastre? ¿A qué te refieres?- le pregunte y mi hermana me vio con grandes ojos- ¿Qué hice?
Samy: Nina ¿de verdad no recuerdas nada?
-no, ¿qué hice? – le pregunte de nuevo-
Samy: -dio un suspiro- un completo desastre dijo y mi boca se abrió ligeramente de asombro -primero comenzaste a reírte de tonterías, luego besaste a Tom, luego te subiste a la mesa y comenzaste a bailarle toda sexy a Georg, trate de calmarte pero me aparataste y dijiste que no me metiera en tus asuntos, Tom se molesto y te saco de allí cargada mientras él te llevaba cargada tu lo golpeabas y llevabas un completo escándalo gritándole, suéltame, idiota, suéltame *decía mientras se movía imitando mis movimientos*
-¿en serio hice todo eso? *le pregunte yo jamás me había comportado de esa manera jamás o tal vez sea porque jamás había bebido de esa manera*
Samy: si, y Tom tuvo que llamar un taxi para traerte porque que los chicos no querían regresarse aun.
-¿y por que tu no viniste conmigo? *le pregunte*
Samy: es que estaba muy molesta por cómo te habías comportado y Bill dijo que él me llevaría *agacho su cabeza* lo siento *susurro*
-¿ósea que yo no estoy en mi completa cordura y tú en vez de ayudarme me mandas con un completo extraño a mi casa o en este caso al hotel?, “o” hermanita muchas gracias *dije sarcástica y molesta recordando lo que había pasado esa noche*
Samy: lo siento *repitió, duramos unos instantes en silencio*
-bueno después de todo yo también me comporte mal, discúlpame.
Samy: eso pasó por qué no estás acostumbrada a beber y anoche te pasaste de tragos no fue tu culpa, y tampoco sé cómo fue que paso que bebieras de esa manera.
- bueno ni yo, ¿y cómo te fue con Bill? Sé que te gusta *le pregunte*
Samy: ¿y no te molesta? *me pregunto mientras ligeramente se mordía el labio*
-bueno supongo que si te trajo hasta aquí sana y salva no ha de ser tan malo *dije mientras giraba mi vista hacia la ventana, de repente sentí sobre mi todo el peso de mi hermana* Sam me aplastas * le grite*
Samy: es que eres la mejor hermana del mundo* dijo mientras daba besos en mis mejillas*
-ya, ya me empalagas *le respondí tomándola por los hombros para apartarla un poco*
Samy: si lo sé pero así me amas *dijo presumiendo*
- eso crees tú. *Ella me miro fijo se quedo estática* mentira tonta yo te amo *le dije y la abrase*

Samy: me asustas, es que quede traumada ayer me trataste bien feo *dijo con un puchero*
- lo siento sabes que no fue mi intención, y dime ¿cómo te fue con Bill?
Samy: hay hermana es de lo más lindo me trato como todo un caballero y estuvo pendiente de mi en todo momento, me trato demasiado especial jamás me habían tratado así en mi vida y menos un chico lindo como el *sus ojos brillaban como luceritos* me ha invitado a cenar esta noche.
- bueno por lo menos es un alivio *le sonreí* por lo menos es mejor que el hermano *pensé mientras bajaba la mirada*
Samy: ¿te pasa algo?
- no, no tranquila nada *dije y sonreí* bueno que disfrutes tu cena.
Samy: de hecho hermana nos invito a las dos.
-¿Qué? No yo no quiero ir, me muero de la vergüenza, ayer alcance mi máximo limite de errores no podría mirarlos a la cara* dije algo alterada*
Samy: Nina cálmate, yo le explique todo a Bill, el sabe que te paso por que antes jamás habías bebido así, de hecho el me dijo que por favor te llevara.
-no puedo Sam por favor no me pida eso * dije mientras me levantaba de la cama*
Samy: por favor hermana ya Bill hiso le reservación, no le hagas el desprecio, por favor *dijo con grandes ojos, la mire mal*
-¿porque siempre me metes en líos?
Samy: no lo sé, créenme que a veces solo a veces no lo hago con intensión *sonrió*
-está bien *suspire* ahora déjame dormir, que no me siento de ánimos.
Samy: ¿no vas a comer? No has comido nada
-no, mi estomago no se siente bien para consumir alimento en estos momentos *-dije y me tire a la cama*
Samy: bueno me voy, te quiero, descansa
* Mi hermana salió y yo me quede profundamente dormida*
…***…
Con los chicos:
Bill: no crees que te excediste anoche Tom, *le reclamaba*
Tom: hay ya Bill pareces mi mama * decía recién saliendo de una ducha y secando su cabello*

Georg: pero fue algo tramposo de tu parte meterte en su mente y alterar sus sentidos solo para que bebiera de esa manera *dijo recién entrando*
Tom: ¿estás celoso? *sonrió maliciosamente*
Georg: no, ella será mía.
Bill: ya no puedes Georg ¿acaso no te das cuenta?
Georg: ¿la tocaste Tom? *dijo algo molesto*
Tom: es mía te he dicho *dijo confiado*
Georg: ¿la marcaste? Pensé que solo era una presa.
Bill: ¿Cómo pueden hablara así? *se quejo *
Tom: ya Bill, agradece que no apostamos por tu nenita *le lanzo la toalla con que secaba su cabello*
Bill: ni te atrevas Tom. *se quejo mientras devolvía la toalla*
Tom: si, si ya lo sé y no Georg no la marque pero lo hare, ella será mía de eso puedes estar seguro, ya ves que necesito su permiso para marcar su sangre, pero eso no tardara * dijo confiado, mientras se dejaba caer pesadamente en la cama *
Georg: ya lo veremos *sonrió malicioso al igual que Tom*
…***…

Samy: Nina ya despierta, se nos va a hacer tarde, *decía mi hermana mientras me movía de un lado al otro para que me despertase*
-Sam como molestas déjame dormir si *le respondí mas dormida que despierta mientras me tapaba la cabeza con mi almohada para no oír su berrinche, pero era inútil*
Samy: ¿no iras cierto? *la oí hablar con esa voz de niña consentida que ponía y abrí mis ojos aun con la almohada en la cabeza, luego me la quite pesadamente, ella se separo de mi solo un poco y la mire cansada*
- ¿de verdad tengo que ir? ¿Es preciso y necesario?*le pregunte*
Samy: si, ya vez son unos desconocidos ¿y si me pasa algo por andar sola con ellos? *achique mis y la mire detenidamente, mientras ella alardeaba que era una niña débil y de lo muy peligroso que sería andar con desconocidos*
- me extraña que digas eso niña *ella se detuvo y soltó una risilla*
Samy: ahí ya Nina levantarte y vámonos si *sonreí al ver sus acciones sí que era determinante esta niña*
-ok ya voy, ya que, ya se me quito el sueño dije levantándome de la cama.
Samy: ok te espero *sonrió* pero te apuras
- sí, sí, si ya vete que tú estás casi lista *tome mi almohada y se la tire*
Samy: mala sí, ya me voy * dijo aproximándose a la puerta*
-Sam *le llame*
Samy: si *dijo mientras se giraba a verme*
-¿qué debo usar? *le pregunte un poco contrariada*
Samy: lo que quieras tu te ves hermosa con lo que sea *sonrió*
- mira como te pones de adulona cuando logras algo *dije y sonreí a igual que ella la cual salió de la habitación*
-entre al baño me quite la ropa y me metí a la ducha de una vez, al cabo de unos 15 minutos ya estaba saliendo tome la toalla y me cubrí me mire al espejo para peinar mi cabello y me queda petrificada el ver que en mi cuello en la parte casi trasera tenía un moretón.
-lo que me faltaba *dije un solté un insulto a aire* me marco *dije mientras pasaba ligeramente mis manos por el lugar*
Después del desagrado de verme marcada por un desconocido fui a vestirme me coloque un pantalón jeas negro, unos tacones no muy altos, una blusa de tiritas negra con dibujos blancos en el frente, me peine de manera que deje mi cabello ondulado, lo recogí de medio lado con un broche de mariposa blanco que me fascinaba y deje mi flequillo sobre mi cara, me coloque un cinturón blanco, y me maquille sencilla, me coloque unos aretes pequeños y en mis manos solo llevaba mi reloj en la mano izquierda, me mire al espejo y vi que ya estaba lista tome mi chaqueta blanca y me la coloque, por suerte entre el cabello y la chaqueta no se veía ese moretón, tome mi bolsa y salí hacia la habitación de mi hermana, mire ligeramente hacia esa habitación de donde yo había salido la mañana de ese mismo día, ¿me pregunte será que es su habitación o solo la pidió por esa noche? Roge que fuese la segunda opción, tenía una gran confusión y mucha vergüenza de verdad no quería verlo más*

*Toque la puerta de la habitación de mi hermana, ella abrió enseguida, ya estaba lista*

Samy: pensé que era Bill *dijo y mis ojos se abrieron como platos* ¿Bill sabe cuál es tu habitación? ¿Lo trajiste a tu habitación? *solté las preguntas de golpe*

Samy: cálmate, si sabe pero es porque ellos están en este mismo piso, también se hospedan aquí, ¿no sabias?

- ¿Cómo? *Dije pestañeando rápidamente*

Samy: si, acaso no sabias, si por eso deje que Tom te trajera anoche, ¿no te dijo?
-si claro- pensé- no, nena no sabía.
XXX: buenas noches * dijo una gruesa voz tras de mi bastante cerca y me congele en mi lugar, voltee poco a poco y ahí estaba era él, sonrió de medio lado y jugueteo con el pircing de su labio inferior*
Bill: buenas noches señoritas ¿nos vamos? *pregunto con una sonrisilla*
Georg: hermosa *susurro mirándome fijamente a lo que Tom lo miro bastante serio, el solo sonrió* buenas noches señoritas *dijo y tomo mi mano para besara así como en las época antiguas eso me asombró un poco*
Gustav: ¿nos vamos? *Dijo acercándose con una sonriente chica aunque algo pálida diría yo en realidad se veía igual de pálida que ellos ahora que lo pienso* Samanta, Vanina, *dijo de una manera muy respetuosa* mi esposa* completo señalando a la chica la cual sonrió*
XXX: hola chicas mi nombre es Cristal *dijo extendiendo su mano muy amablemente, yo sonreí y le extendí la mía pero al contacto me sentí impactada sin embargo trate de disimular*
- está muy fría *pensé*
Cristal: perdón estoy helada hace algo de frio *dijo sonriente mientras le extendía a mano a mi hermana la cual también le correspondió sonrientemente*
Bill: bueno señoritas, ¿nos vamos? *pregunto y la sonrisa de mi hermana pareció crecer mucho*
-me gire para caminar y salir del circulo, pero choque con alguien levante mi vista y vi que era Tom estaba parado justo frente a mí con una confiada sonrisa y no pretendía darme paso, me pareció un gesto odioso de su parte a parte de que no dejaba de verme como un trozo muy apetitoso de carne creo que nadie noto el momento excepto Bill el cual miro a Tom y luego Tom se aparto para darme paso es como si se hubiesen comunicado mentalmente o algo así o se hablaran con la mirada…


***\\Capitulo 6: Eres mía //***

Ya habíamos llegado al lugar donde sería nuestra cena, un lujoso restaurante en el centro de la ciudad de Malé, durante todo el camino me sentí bastante incómoda, debido a que en la camioneta donde yo iba también iba Tom es decir en la camioneta de Bill, pero Tom era quien iba conduciendo esta vez, y yo iba en la parte de atrás de su asiento cosa que le permitía a cada tanto clavar su fuerte mirada en mi a través de retrovisor.
Ya en el restaurante había aprovechado la oportunidad para disculparme por mi comportamiento la pasada noche. Bill solo sonrió ante mis palabras y alego un “no te preocupes, ya está olvidado” restándole importancia al asunto, Georg solo dijo “a una chica linda como tu se le permite todo” con una cálida sonrisa que muy adentro me hiso sentir reconfortada, pero la mirada de Tom hacia Georg y luego hacia mí me hiso recordar todo lo pasado con el…
-si me disculpan voy un momento al tocador *dije con una sonrisa para ocultar lo incomoda que realmente me estaba sintiendo, me dirigí al baño, cuando entre divise debajo de todas las puertas no había nadie, di un suspiro, me mire en al espejo aun lucia muy bien pero decidí retocar mi maquillaje, realmente era una manera de dar tiempo no quería salir de ese lugar, luego de terminar solo me quede allí parada, mirando mi reflejo al cabo de unos segundos decidí regresar, tome la perilla de la puerta, y abrí como normalmente lo hago pero me quede paralizada cuando detrás de la puerta estaba el recostado con su hombro izquierdo sobre la pared y de brazos cruzados, con una media sonrisa.
Tom: te has tardado.
-no sabía que responderle estaba algo paralizada, lo mire a los ojos no pude evitar pensar, eran hermosos, el sonrió coquetamente como si supiera lo que acabó de pasar por mi mente en ese instante, se coloco de forma erguida y camino hacia mi-
Tom: Te vez preciosa esta noche *dijo muy cerca de mí, a centímetros de mi rostro y yo estaba paralizada, pero decidí respirar profundo y darle frente a la situación.
- gracias *dije algo bajo* ¿ahora me puedes dar por favor un permiso para regresar? *le pregunte y el sonrió*
Tom: no *abrí mis ojos como plato*
-¿disculpa? *le pregunte algo desconcertada*
Tom: que no, te he dicho, que no* afirmo de nuevo en un tono bastante arrogante y yo bufe*
-por favor dame un permiso *le dije de nuevo, sacando lo que le quedaba a mi paciencia*
Tom: que no *maldije por lo bajo, siempre había odiado esas situaciones*
Tom: dime algo *lo mire mal esperando a que prosiguiera* ¿te ha gustado lo que paso anoche?* pregunto pícaramente y jugueteo con el picing que llevaba en su labio inferior, movimiento bastante sexy que me hiso sentir algo extraño en mi interior y como en una película recordé todo lo que había pasado, pero también recordé que yo llegue desearlo con intensidad.
-¿Qué si me gusto que te aprovecharas de mi? * Le pregunte algo altiva, demostrando seriedad y carácter, pero lo siguiente que oí fue una carcajada por parte de él*
Tom: ¿aprovecharme dices? * Otra carcajada* tu estuviste de acuerdo, pero además esa no era la pregunta, la pregunta es ¿te gusto? *volvió a mirarme pícaramente.
-No *mentí, me molestaba su arrogancia*
Tom: ¿estás segura? *Se acerco más a mí a centímetro de mis labios haciéndome retroceder*
-sí,… por favor…ya déjame salir *dije entono nervioso, tratando de evadirlo*
En un movimiento rápido me tomo de la cadera y me pego contra una de las paredes de allí dentro y sin poder protestar se pego a mí.
Tom: ¿muy segura que no te gusto? *dijo y sentí su aliento golpear en mi cuello, su respiración, y su seductora voz resonar en mis oídos.
- si *dije tratando de mantenerme aun firme.
Deslizo su mano izquierda sobre mi pantalón lentamente por mi caderas hasta mi muslo y lo apretó entre su mano luego lo subió hasta su cadera y se pego mas contra mí, haciéndome sentir todo lo que se escondía tras la cremallera de sus pantalones, comenzó a respirara en mi cuello y no entendí la razón pero me sentí débil en indefensa.
Tom: sé que me deseas * deposito un beso sobre mi clavícula y sus labios extrañamente fríos hicieron estremecer mi cuerpo por completo haciendo que mis piernas flaquearan y entonces él con su mano derecha me sostuvo de la cintura y me levanto un poco beso mi cuello y yo solo cerré mis ojos incapaz de protestar, el llego con sus labios hasta el lugar donde se encontraba mi moretón el cual el mismo me había hecho la noche anterior*
Tom: eres mía *susurro en mi oído* mía.
Abrí los ojos, instintivamente y clave mi mirada en la suya, incapaz de protestar suspire y el sonrió, luego con delicadeza llevo mis pies tocar el suelo de nuevo, roso sus manos por la curvatura de mi cintura.

Tom: eres tan sexy *sonrió y entonces miro mis pechos luego mi rostro nuevamente y jugueteo con su pircing como si planeaba hacerme algo malo y yo parecía hipnotizada incapaz de detenerlo en nada, el dirigió de nuevo su vista hasta mis pechos y esta vez tomo delicadamente la tela que cubría uno de ellos y la bajo hasta la mitad de mi pecho y rozo su legua en el yo solo me quede inmóvil y solté un suspiro para luego cerrar mis ojos, me oí a mi misma gemir cuando el mordisqueo ligeramente y luego posiciono su lengua para chupar y así dejarme otro moretón luego retiro sus labios de mi pecho mi me miro fijamente.

Tom: eres mía cariño * repito y luego salió del baño*

Me quede allí inmóvil, luego pestañee rápidamente, tratando de reaccionar no entendía que me pasaba era como si él me hipnotizara y era la primera vez que me pasaba algo así, respire profundo y justo en ese momento note que estaba mojada, dirigí mi vista a mi reflejo en el espejo ¿acaso ese hombre me excitaba tanto? Solté un nuevo suspiro y me acerque al espejo, mire mi blusa y la baje ligeramente para encontrarme con una marca aun rosada en mi pecho, pero que sabia luego pasaría un color más oscuro, maldije recordando en momento en que había visto mi primer moretón, en ese momento desee matarlo pero esta vez me lo hiso y estaba muy consciente de ello y no lo detuve, suspire, tome un poco de mi polvo compacto me aplique allí y luego cubrí bien con mi blusa y así decidí regresar a la mesa.
***
La noche transcurrió bastante tranquila en la mesa, entre bromas y risas ya habíamos terminado de comer, Bill muy cortésmente en la cena me pidió permiso para llevara a mi hermana a dar una vuelta y luego el la llavearía al hotel, me pareció graciosa su cortesía, creo que era como ver a una persona de otra época en el, ante la mirada rogona de mi hermana no tuve más remedio que aceptar, después de todo ellos también se quedaban en nuestro hotel. Al cabo de un rato Gustav decidió que tampoco regresaría al hotel que se quedaría con su esposa e irían a dar un paseo, así que le dio las llaves de su camioneta a Georg para que el regresara.

Georg: oye bonita ¿no quieres que te lleve? *me pregunto cuando ya estábamos saliendo del restaurante, yo inquisitivamente mire a Tom, el solo clavo su mirada en mi y sus palabras resonaron en mi memoria como un eco de campana de catedral “eres mía” no sé porque en ese momento sentí que su mirada ejercía poder sobre mi y eso me molesto, yo no le pertenecía nadie, jamás me había dejado dominar ni imponer reglas, como de alguna manera el lo estaba haciendo conmigo en ese momento, rompí el contacto visual y decidí aceptar la invitación de Georg, para cuando voltee la sonrisa del era aun más amplia, y de nuevo sentí esa sensación de cómo si supiese lo que pensaba.
- si claro, muchas gracias Georg *finalmente respondí con una pequeña sonrisa y volví de nuevo a mirar a Tom, este estaba esta vez bastante serio.

Tom: Bill, toma creo que también iré a caminar un rato *dijo devolviéndole las llaves a Bill y este lo miro con el entrecejo profundamente hundido*

*****
En los pensamientos de los chicos.
Bill: ¿qué harás Tom?
Tom: Bill te he dicho que la chica me pertenece y si Georg se atreve a tocarla lo matare.
Georg: *risilla* calma Tom no le hare nada que ella no me permita.
Tom: no te atrevas a ponerle las manos encima te lo advierto *la mirada de Tom se estaba comenzando a enrojecer mientras mantenía sus ojos clavados en Georg.
Cristal: ya basta los dos, parecen un par de niños idiotas.
Tom: pero Tía la chica es mía *se quejo *
Cristal: no me interesa de quien es Thomas, estamos aquí por un objetivo y ese no es precisamente su maldita apuesta, recuerda nuestro objetivo es Samanta que no se les olvide y ya cálmate que estas a punto de revelar todo, mírate.
*****
Vi a Tom bufar, mientras le terminaba de ponerlas llaves en la mano a Bill.
Tom: me despido*dijo y pude notar que sus ojos parecían haber cambiado de color, mire a Georg y su mirada estaba más oscura que antes.
*Estás leyendo muchas historias de terror, me dije a mi misma mientras sacudía mi cabeza*
Lo siguiente que paso fue que Tom se retiro, yo me fui con Georg y los demás chicos cada quien a su destino.
Cuando llegamos al hotel Georg me acompaño hasta mi habitación, había sido un lindo camino, y él era una persona bastante cálida por decirlo de alguna manera, mas sin embargo no podía dejar de pensar en Tom, en la formas que se fue y lo extraño de su mirada en ese momento.

Georg: bueno bonita, ya la he traído hasta su destino, sana y completamente salva,*sonrío*
-muchas gracias, siempre es grato disfrutar de una compañía como la tuya *sonreí*
Georg: eso debería decirlo yo siempre es lindo ir acompañado de una preciosura como tu *dijo y acomodo delicadamente un mechón de mi cabello rebelde que sobre salía a mi rostro, un gesto bastante cariñoso de su parte.



***\\Capitulo 7: El principio de todo//***

Ciento cincuenta años atrás se efectuaba una guerra entre el Clan Kaulitz y el clan Kummer…el rey Aarón Kummer quería apoderase de clan Kaulitz y someterlos a su servicio teniendo estos grandes dotes mentales y poderes sobrenaturales representaban una posesión valiosa para el rey Aarón, pero era un verdadero desafío pues aunque su ejército lo superaba por mucho en tamaño no lo superaba en habilidades las habilidades del clan Kaulitz eran impresionantes y el rey Edzel Kaulitz era un gran estratega, aparte de esto el rey Aarón también buscaba a una chica, una chica se decía era la joya mas preciada de el rey Kaulitz por poseer un poder impresionante, nadie sabia exactamente quien era solo el rey Kaulitz, y Lord Kummer querían ese poder para él. En medio de la guerra el menor de los príncipes Kaulitz se había enamorado de la princesa del clan enemigo Lady Kira Kummer, el hijo menor de Lord Kaulitz estaba perdidamente enamorado y la hermosa princesa también y en su deseo por amarse habían decidido fugarse y abandonar todo, el rey Kaulitz apoyaba su hijo y a la princesa pero el rey Kummer no, así que dio la orden de que si era preciso mataran al príncipe y a su hija también por traicionarlo mientras el otro hijo Tom le cubría las espaldas a su hermano Bill, ayudado por Georg su mano derecha de toda la vida estos pudieron salir del castillo, y adentrarse en el bosque en su camino los detuvo una emboscada del clan Kummer, a la mano derecha del rey, Hannes de Buhr, mejor conocido como Yu se le había dado la tarea de la ejecución de los dos príncipes, la princesa Kira en su intento por salvar a Bill ser cruzó frente al ataque de Yu este clavo y un estaca en el medio de su corazón muriendo esta instantáneamente, la ira se apodero de Bill y ataco a todos los que allí se encontraban con su poder especial este consistía en una tortura sónica que producía con su garganta Bill lucho con todas su fuerzas y logro acabar a casi la mitad pero eran demasiados para uno solo y así lograron doblegarlo cuando Yu estuvo a punto de cortar su cabeza aparecieron Gustav y su esposa Cristal Kaulitz hermana adoptiva y mano derecha de Lord Kaulitz el ensordecedor grito de ella era el doble más potente que el de Bill logrando así que los presentes se arrodillaran tapando sus oídos por el espeluznante sonido de esa manera pudieron sacar a Bill de allí y el cuerpo ya sin vida de la princesa Kira, el dolor fue máximo para Bill pero tenía la esperanza pues sabía que ciento cincuenta años más tarde esta despertaría, Bill juro buscarla nuevamente cuando fuese su momento y protegerla de todos; después de haber terminado la guerra y haber dominado el rey Kaulitz, el rey Kummer dio la orden de que cuando su hija resucitase y se uniera de nuevo al príncipe Bill se les casaría a los dos y esta vez si los mataría a ambos también ordeno la búsqueda implacable de esa joya que tanto quería esa vampiresa que tenía el poder de dominar un ejército ella sola…

Tras finalizar la guerra el rey Kaulitz fue en busca de su hermana quien tenía una pequeña y hermosa niña de un año de edad Nía Kaulitz Schafer por ser Cristal hermana adoptiva del rey el apellido Kaulitz dominaba, el rey le explico a Gustav y a cristal que su hija era la joya que Aarón tanto buscaba y que por su bien debía sacrificarla, contando con que por su naturaleza vampiresca esta volvería a la vida ciento cincuenta años más tarde y seria tarea de ello hasta entonces buscarla y protegerla, Cristal muy tristemente acepto teniendo en cuenta de que si el rey Aarón se posesionaba de su hija sería el fin del clan Kaulitz, así le dieron muerte a su pequeña niña con la esperanza de verla de nuevo ciento cincuenta años mas tarde.
****
Luego de que Georg me dejara en mi habitación, me cambie y desmaquille…
-con lo mucho que odio este tipo de moretones* bufe frente al espejo ya llevaba puesta mi pijamas así que deje mirarme al espejo y fui directamente a la cama*-ojala que Sam se esté divirtiendo *suspire* Bill parece un chico tan dulce, demasiado caballero para la época en que vivimos, muy diferente a su hermano *me di la vuelta en la cama y me abrase a la almohada*esa mirada ¿Qué te molestaba tanto Tom? ¿El hecho de saber que no te pertenezco? *me quede en silencio y cerré mis ojos*

---
-¿Quién eres?
-Dime ¿quién eres?
Veía la silueta de ese hombre en la oscuridad caminar de un lado al otro como fiera enjaulada pero no podía divisarlo.
¿Quién eres? –pregunte de nuevo, sin respuesta alguna, intente incorporarme pero me dolía, me dolía el abdomen un ardor intenso se apodero de mi abdomen y grite por el dolor.
-¿Quién eres? ¿Qué me paso?
XXX: no te preocupes yo aliviare tu dolor- dijo una hermosa voz masculina llegando desde la parte trasera, seguidamente mordió mi cuello con la delicadeza con la que se muerde una manzana, las succiones y los lametones que me proporcionaba, su lengua eran delicados y me sentí frágil y protegida, luego se retiro y fue cuando lo vi.
-Tom-susurre-
Tom: eres mía y nadie más podrá tocarte –dijo y beso suavemente mis labios.
El hombre que se escondía entre las sombras, gruño fuerte desviando mi atención, sus ojos brillaron en la oscuridad como la sangre mismas, dejo ver parte de su cara de tés muy blanca como la porcelana parte de sus labios se veían rojos, provocativos sexys su cabello era lacio hasta los hombros de un rubio intenso, nunca antes lo había vistos, sonrió y dejo ver unos grandes colmillos sentí la necesidad de que mi corazón latiera fuerte pero eso no pasaba me mantenía serena, después de eso una grotesca risa floto en el ambiente y el hombre de las penumbras desapareció.
----
Abrí mis ojos desmesuradamente y me pareció ver la silueta de Tom sentado en mi ventana mi respiración era agitara y entrecortada me apresure a encender la luz de la lámpara de junto pero cuando dirigí mi vista a la ventana no había nadie allí una punzada en mi abdomen me hiso tocarme justo en el lugar donde soñé estaba herida, rose mi mano por allí y me deje caer de nuevo en la cama estaba aun agitada y sudando….
-dejare de leer libros de vampiros *susurre con mi vista pegada al techo y luego sonreí con inseguridad. ¿Qué había sido eso?*

****
Por Samanta:
Nos encontrábamos caminando por la orilla de la playa a la luz de la hermosa y redonda luna.
-¿y cómo es que han venido desde Londres, hasta aquí? ¿Vacaciones?
Bill: no, estamos buscando algo o alguien *sonrió*
-¿sí?
Bill: si, es una chica especial.
Ese comentario me hiso sentir mal y baje mi cabeza, tal vez me estaba ilusionando de mas.
Bill: oye bonita *me tomo de la barbilla* ¿Qué te ocurre?
-no, nada*sonreí nerviosamente* ¿te parece si regresamos al auto?
Bill: ¿eso quieres? ¿No quieres caminar un poco más en mi compañía?
-por supuesto *sonreí* pero estoy ya algo cansada *mentí y él me miro como si tratara de adivinar mis pensamientos*
Bill: bueno, está bien *tomo mi mano y me guio de regreso, me sentí extraña pues no teníamos nada que ver sin embargo cada vez que el me rosaba lo sentía encada fibra de mi ser, como si lo amara de toda la vida. Nos encontrábamos ya junto al auto y él se detuvo por un momento*

Bill: hermosa, *me detuve frente a él y lo mire directo a los ojos- yo… yo necesito hacer algo, justo ahora *dijo y no pude pronunciar palabras cuando lo sentí tomar mis mejillas, mi corazón automáticamente se desboco muy rápido y el se acercó a mi poco a poco y posiciono sus labios sobre los míos eran fríos pero muy suaves, y él era el besador mas apasionado que había conocido, me tomo de la cintura y me pego a su cuerpo suavemente*
-Repentinamente sentí un tirón por mi cuello, y un hombre coloco un chuchillo en mi garganta.
XX: dame todo lo que tengas o tu novia se muere *dijo y se me helo la sangre, clave mi mirada de pánico en Bill y el tenia una expresión fría y sus ojos brillaban más de lo normal.
Bill: suéltala *dijo apretando los dientes y mirando al hombre fijamente*
-Bill *susurre* una lagrima corrió por mi mejilla, el hombre comenzó a punzar mas fuerte en mi cuello y un poco de sangre corrió* Bill.
Bill: suéltala ya *grito
XX: te he dicho dame todo lo que tengas o tu novia se muere.
Bill: el que morirá esta noche sin duda eres tú.
El hombre comenzó a aflojar su agarre y se apretó con una mano la cabeza, y con la otra me sostenía aun con el cuchillo en mi cuello, Bill lo seguía mirando fijamente sin pestañear, cerré mis ojos rogando por qué no pasara nada malo, lo siguiente que sentí fue un moviente brusco Bill me tomo de un brazo y me trajo hacia sí y me cubrió con su mano seguidamente arranco el cuchillo de la mano del hombre
Bill: grite *se había cortado unas gotas de sangre cayeron al piso y el pareció histérico, sin embargo no se movió de su lugar y siguió protegiéndome en su abrazo. El hombre se agarro fuerte la cabeza, retrocedió y cayó al piso luego se levanto y se fue corriendo, Bill no dejo de mirarlo hasta que desapareció en la oscuridad.
-Bill, ¿estas bien? *me aparte un poco y tome su mano*
Bill: Estoy bien tranquila *soltó mi mano y boto el chuchillo*
-por favor déjame ver *dije muy angustiada*
Bill: que estoy bien nena *sonrió*
-por favor déjame ver *dije a punto de llorar debido a los nervios, el arrugo el entrecejo y levanto su mano* pero…que… Bill yo te vi sangrar* dije muy asombrada, no había ni una gota de sangre*


[size=24]****Hasta aquí la primera parte de este MaraTom mañana sigo con la continuación comenteeen No :3 (La portada se ve muy grande tendré que arreglarla rabbit) comenten lol! *****
avatar
Lady Ania Kaulitz

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  denissekaulitz19 el Lun Mar 19, 2012 2:10 am

que bueno que regresaste!!!!!!!!!!!!!
pensé que nunca más leería tu nove Sad
espero la sigas mañana Very Happy
ya quiero llegar al capítulo donde me quede!!!
aaahhh!!!
quiero saber!! >_<
Razz

denissekaulitz19

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Reikamoon el Mar Mar 20, 2012 3:15 am

Siguela!! Very Happy
Adoro ésta novee!! Very Happy
avatar
Reikamoon

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://foro.univision.com/t5/Web-Novelas/%C6%92%CE%B1%D0%B8%D1%8

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Reikamoon el Vie Mar 23, 2012 6:04 am

scratch
¬¬
Siguela!
Siguela!
De verdad que amo ésta novee! Very Happy


avatar
Reikamoon

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://foro.univision.com/t5/Web-Novelas/%C6%92%CE%B1%D0%B8%D1%8

Volver arriba Ir abajo

***LA APUESTA***

Mensaje  Lady Ania Kaulitz el Sáb Mar 31, 2012 3:22 am

[segunda parte del MaraTom capítulos 8, 9, 10, 11, 12, 13]






***\\Capitulo 8: Ya están cerca//***



- Bill yo vi la sangre *no podía entender nada*
Bill: no nena, no era mí sangre era del hombre *sonrió*
*mire su mano y luego lo mire a los ojos *¿en serio no te paso nada? dije e hice un puchero y sentí mis lagrimas aflorarse.
Bill: no bonita, ven *dijo y me abrazo cálidamente, yo solo enterré mi cabeza en su pecho*
- tuve mucho miedo Bill *susurre*
Bill: tranquila nena, yo no dejaría que te pase nada, no dejare que te hagan daño, lo prometo * dijo y yo solo lo abrace más fuerte y me quede allí pegada a él solo inhalando su olor, olía tan bien, no quería alejarme de allí, su abrazo se sentía cálido y yo me sentía protegida *tan dulce y frágil como siempre, mi hermosa princesa* susurro, y yo no entendí exactamente sus palabras, me aparte un poco para preguntar “¿Cómo siempre?” pero un agudo dolor en el cuello me detuvo y me lleve la mano instintivamente allí y seguidamente me queje*
-auch! Mi cuello.
Bill: oh! Lo había olvidado ¿estás bien? ¿Te hirió muy profundo? *dijo el revisando minuciosamente mi herida* vas a estar bien no fue profunda *sonrió*
-claro, gracias por protegerme *sonreí*
Bill: vámonos.
-Sí.
-Después de que llegamos al hotel, Bill me acompaño gentilmente a mi habitación.
Bill: se encuentra usted sana y salva en su habitación *dijo con una reverencia y yo ahogue una risilla*
- gracias amable caballero es usted muy amable *dije siguiendo su juego*

Bill: y usted la princesa más hermosa que he visto en toda mi vida, si me permite *dijo y tomo mi mano derecha, seguidamente se inclino y poso sus labios sobre ella * espero tenga dulces sueños hermosa damisela*
-Oh! Gracias apuesto caballero, es usted muy amable, los deseos son totalmente mutuos, y todas las chicas deben ser cautivadas por su esplendida caballerosidad *reí un poco y el sonrió* se te da muy bien esto de las formalidades, me sentí en otra época.

Bill: * se encogió de hombros* que te puedo decir soy un caballero.

-de eso no me queda la menor duda *sonreí*

Bill: ¿está mejor tu herida? *se acerco a mí y acaricio levemente mi cuello*

- si ya duele muy poco * le respondí, pero el pareció no oírme se acerco poco a poco, y mi corazón se acelero fugazmente, poso sus labios justo sobre mi herida, el contacto con sus fríos labios me hiso estremecer, el respiro fuerte y beso de nuevo, luego levanto su rostro y me miro fijamente a los ojos, se inclino delicadamente y poso sus labios de nuevo sobre los míos los cuales se acompasaron a su ritmo instantemente en un dulce beso, su lengua pedía paso a mis labios para poder entra en mi boca, y ese permiso fue concedido su sabor era dulce, besaba con una suave y dulce pasión que era adictivo podría acostúmbrame fácilmente a eso*

- Bill *susurre tomado aire de nuevo*

Bill: eres hermosa, muy hermosa *sonrió * ve a descansar *dijo y acaricio mi mejilla, sonreí y torpemente me di la vuelta para entrar en mi habitación*


****
Con los chicos:
cristal: ¿qué te ocurre Bill por que estas tan molesto? *pregunto después de que Bill entrara cerrando la puerta bruscamente*

Bill: tengo que salir *respondió con rabia*

Gustav: ¿a dónde?

Bill: un idiota nos ataco hoy en las afueras de la playa…

Cristal: ¿qué? ¿Era alguien del clan Kummer? –pregunto desmesuradamente-

Bill: no lo sé era humano pero había algo sospechoso en el, trato de matar a Samanta.

Gustav: ¿Qué estás diciendo Bill? *se levanto de la cama*

Bill: necesito ir a buscarlo *caminaba de un lado al otro como fiera* ¿Dónde está Tom?

Cristal: no lo sé no ha llegado.

Bill: entonces iré solo.

Cristal: pero Bill…

Bill: tía es solo un humano.

Cristal: okey, pero ten cuidado puede ser una trampa Bill.

Bill: lo sé -dijo y se retiro instantáneamente-


….
XX: Díganle al jefe que la encontré, encontré a la chica de la pintura- susurraba un chico a tres de vampiros todos vestidos de negro que se encontraban en un paraje oscuro y solitario de la cuidad de Malé.

XX: ¿Dónde está?

XX: en esta ciudad, díganle que ahora le toca cumplir con su parte del trato, ese chico que iba con ella casi me mata.

XX: aun te falta mucho que hacer espera nuestras órdenes –dijo y despareció instantáneamente en la oscuridad-

El hombre dio un suspiro se giro y camino para salir de aquella oscura calle, minutos más tarde fue interceptado de nuevo.

Bill: ¿para quién trabajas? * Pregunto con voz gruesa aun escondiendo parte de su cuerpo en la sombras*

XX: ¿quién eres? *Bill termino de salir de las penumbras* eres tú, oye yo no quise lastimarla, no fue mi intención, solo quería tu dinero *se apresuro el hombre a explicar aterrorizado*

Bill se movió a la velocidad de un parpadeo y lo tomo del cuello y lo alzo pegándolo contra la pared, lo miro directamente a los ojos y los de él se tiñeron en rojo sangre.

Bill: ya que no me dices tendré que averiguarlo yo mismo *dijo y seguidamente el hombre comenzó a gritar de agonía mientras Bill indagaba en su mente, en ella solo vio a un hombre alto y fornido que le daba la orden a Axel, así se llamaba el hombre, de buscar por donde fuese a la chica de un cuadro pintado al oleo cuando Bill indago más profundo observo que la chica era su amada princesa Kira, el hombre le ofreció la inmortalidad y mucho dinero a cambio de esa información, también observo la conversación donde Axel le proporcionaba el paradero de la chica a este hombre, Bill gruño con fuerzas por la rabia, y seguidamente le reventó el cuello de un solo movimiento al hombre*

Bill: rata de alcantarilla *dijo mirando el cuerpo con asco y regreso de nuevo al hotel*

------

Tom: ¿donde está Bill? *pregunto recién apareciendo en la habitación donde encontraba Gustav, cristal y Georg*

Cristal: si no estuvieses tan ocupado lo sabrías.

Tom: no comiences tía.

-Cristal se levanto de la silla con expresión seria.

Cristal: te recuerdo, Tom Kaulitz Trumpert hijo del Rey Edzel Kaulitz, futuro heredero al trono del clan Kaulitz *se acercaba a él con paso firme y mirada fija * que yo también tengo una misión personal que cumplir, y que estoy buscando a mi hija, así que deja de ser egoísta y déjate ya de juegos *dijo ya parada frente a él*

Tom: si, señora *respondió con los dientes apretados*
Cristal: ve a buscar a Bill, que Georg te acompañe * Tom aun estaba furioso por el incidente de la camioneta y para Georg seguía siendo un juego una apuesta por una humana no entendía el motivo de su enojo *Tom* le reprendió*

Bill: no será necesario *dijo con expresión fría recién entrando* nos están pisando los talones *con un suspiro se sentó en el sofá* el supuesto ladrón era un espía como pensé y alcanzo a darle parte a los Kummer de que esta aquí, es cuestión de días.

-guardaron silencio todos-

Tom: aun tenemos el factor del clima a nuestro favor ellos no pueden moverse fácilmente en este clima soleado, por eso escogimos esta isla ¿no? *dijo finalmente rompiendo el hielo*

Bill: muy cierto Tom ellos no pueden moverse en la luz del sol.
Cristal: entonces debemos movernos rápido, debemos regresar con la princesa cuanto antes.

****
A la mañana siguiente.

Por Vanina:
Me levante algo somnolienta por la muy mala noche que había pasado después de ese extraño sueño me dirigí directo al baño y me di una ducha fría para despertar, luego me coloque un pantalón sencillo y una camiseta bastante informal me recogí el cabello en una coleta, zapatos deportivos me coloque maquillaje solo sobre el moretón que llevaba en mi cuello y me dirigí a la habitación de mi hermana toque la puerta y una despeinada y somnolienta Samanta abrió la puerta acto seguido se dio la vuelta, la seguí, se tiro de nuevo en la cama y se cubrió con las sabanas y se tapo la cabeza con las almohadas, supe que se había levantado de mal humor, suspire.

-¿A qué horas llegaste Samy?*pregunte con voz suave y sedosa*

Samy: a las dos.

-umm… ¿y porque no me das la cara?
Samy: tengo sueño… ¿puedes regresar en una hora?? *respondía aun tapando su cabeza*

-pues fíjate que no. Levántate vamos a nadar a la piscina ¿quieres? *tome uno de los adornitos de su tocador y comencé a jugar con él entre mis manos *anda vamos* hale un poco su cobija*

Samy: no quiero, no tengo ganas *sabía que mentía ella amaba nadar*

- si no te levantas tendré que decirle a Bill que no iremos *espere su reacción y se incorporo automáticamente como resorte y se sentó en la cama*

Samy: ¿Bill nos invito? *Solté una carcajada en el acto*

-¿no disque no querías ir?

Samy: ¿entonces no? *hiso un puchero, llevaba todo su lacio cabello en la cara *eres malvada

-anda acompáñame a la piscina *hale su sabana y ella se dejo caer de nuevo pesadamente en cama, cuando callo todo su cabello se extendió en la cama dejando ver su rostro, mi mirada se entretuvo en su cuello, automáticamente recordé mi moretón y ella parecía tener uno igual.

*¿Que te paso en el cuello? *dije seria, una oleada de ira se apodero de mi de solo pensar que Bill estaba aplicando las mismas armas de seducción de su hermano, con mi hermana menor *dime ¿qué te paso en el cuello?*

Samy: se cubrió con la mano *emmm… este*

-Ya vuelvo *deje el adornito sobre el tocador *

Samy: oye, oye Nina ¿A dónde vas? *grito*

-no le preste atención a mi hermana cerré la puerta de un portazo y me dirigí furiosa a la habitación de Bill, toque rápido y repetidas veces, pero para mi sorpresa quien abrió la puerta no fue Bill fue Tom.

Tom: o pero que hermosa mañana, que me ha traído tan hermoso regalo *balbuceo*
-¿Dónde está Bill? …






***\\Capitulo 9: es Tom//***





-¿Donde está Bill? *pregunte con voz áspera tratando de aparentar rudeza pero mi corazón estaba desbocado, tanto que casi me dolía
Tom: ¿así me saludas?*respondió ignorando mi pregunta*
-no estoy para cortesías *mantenía el mismo tono de voz* ¿Dónde está Bill?
Tom: oye que buen maquillaje *continuo ignorándome* si hasta parece que no estuviese allí *trato de tocar mi cuello pero lo esquive con rabia* ¿Por qué de tan mal humor? -sonrió-

-¿donde está Bill?- repetí.
Tom: ¿que con él? ¿Qué te hiso?
-a mi nada, a mi hermana *le respondí y el frunció el ceño*
Tom: ¿Qué ocurre con ella? *estuve a punto de explicarle pero luego reaccione*

- Tom por favor déjame pasar ¿Está Bill?
Tom: se está bañando *respondió sin mirarme a la cara y comenzó a examinar mi cuello* ¿y qué hiciste anoche?* pregunto y yo fruncí el entrecejo*

-¿a qué te refieres? *Dije apartándome un poco y él me miro a los ojos*
Tom: hablo de Georg *dijo sin ninguna delicadeza*
-¿Qué estas insinuando?*dije bastante seria*
Tom: no insinuó nada, dime.

-no tengo porque decirte nada -él se acerco a mí hasta quedar a escasos centímetros, examino mi mirada minuciosamente y luego sonrió con satisfacción.

Tom: si no fuese un pasillo público, te tomaría en mis brazos y te haría el amor aquí mismo, justo ahora *retrocedí un sin apartar mi vista de sus ojos, comenzaba a sentirme acalorada*

-¿qué te hace pensar que yo quiero?
Tom: estoy totalmente seguro que quieres *avanzó otro paso y yo retrocedí de nuevo*

- no estés tan seguro- una oleada de calor se corría desde mi estomago y se iba esparciendo hasta mis senos y haciéndome sentir una espacie de cosquilleo en ellos y endureciendo poco a poco mis pezones y luego esto me recorría aun mas hasta llegar y palpitar en aquella delicada parte en mi entrepierna.

Tom: estoy seguro *afirmo* así como estoy seguro que justo ahora tu cuerpo me desea *avanzó otro paso y yo retrocedí otro y choque con la pared *me reclama* su voz se torno mas sedosa, mas ronca, más suave y seductora *cada vena de tu cuerpo esta latiendo fuerte, tu corazón esta acelerado, tu piel esta reclamándome, tu sexo esta traicionándote *sonrió*

Dios, no me había tocado y yo ya estaba completamente a su merced, mi respiración se torno pesada, me costaba tomar aire y que este llegara factiblemente a mis pulmones.

- no es cierto- dije casi en susurro-

Tom: voy a hacerte mía, Nina.

-¿no se suponía que ya era tuya? Según tu - dije un poco altiva tratando de esconder todo lo que estaba pasando en mi cuerpo.

Tom: lo eres *afirmo de nuevo con seguridad* Georg no sería tan buen amante.

-tu arrogancia es extrema ¿sabías? *logre recuperar mi sentimiento principal la ira que traía antes*

Tom: probablemente *dijo sin reparo*
-Eres un idiota
Tom: pero bien que te gusto *sonrió*
-ni en mis pesadillas *lo mire mal* apártate que me voy

Tom: no *Coloco una mano a cada lado arrinconándome aun mas* ¿no venias a hablar con Bill? ¿Por qué te vas?

-por qué no te soporto *me agache un poco y salí de entre sus brazos* hablare con Bill después cuando no estés cerca, respirar tu mismo aire me enferma.

Tom: si vamos a ver por cuánto tiempo *se cruzo de brazo y se recostó a la pared con una sonrisa divertida*

- idiota *lo mire mal y salí a grandes zancadas hacia la habitación de mi hermana de nuevo*

-Llegue a la habitación y cerré de un portazo casi histérica, no entendía ¿Cómo podía sacarme tanto de mi autocontrol? Samanta estaba en el centro de la habitación y me miro fijo y aterrorizada.

Samy: dime que no le hiciste una escena de histeria a Bill, dime que no por favor o moriré de vergüenza ahora mismo.

- ¿Bill? *pregunte un poco desconcertada tratando de retomar la calma*
Samy: si, Bill ¿A dónde fuiste?

-a si, Bill *baje mi mirada y fije mi vista en el suelo* no tranquila, se estaba bañando así que no le he dicho nada *mi hermana suspiro de alivio profundamente*

Samy: ¿qué te está pasando? ¿Por qué te molestaste tanto? Tú no eres así –levente mi vista y la fije en su mirada de preocupación-

-¿Bill te ha tocado? *le pregunte ella hundió el entrecejo*
Samy: ¿cómo? ¿A qué te refieres? *pregunto confundida*
- a que… amm… ¿Bill te ha estado seduciendo? *ella abrió sus ojos como platos*

Samy: ¡no! -casi grito- Bill es un caballero, jamás se aprovecharía de mí * dijo apresuradamente*

-¿entonces que te paso? ¿Ese moretón te lo hiso él? *hice una mueca*
Samy: ¿esto? * Se llevo la mano al lugar * no es un moretón.
-Es lo que parece.
Samy: parece pero no es.
-explícame.

Samy: es que veras… Ayer nos ataco un hombre mientras caminábamos por la playa…quería robarnos… y me ataco con un cuchillo y pues me hirió un poco, gracias a Bill estoy bien… y como ya sabes como siempre nos pasa ya no me duele me he recuperado muy rápido solo queda la sombra de la herida, pero no es un moretón.

-Me dices ¿Qué prácticamente estuvieron a punto de matarte y que Bill te salvo?

Samy: exactamente *sonrió*
-oh nena, lo siento tanto he sido tan tonta perdóname *la abrace*
Samy: No te preocupes sé que es tu amor por mí *presumió*
-tonta *me aparte de ella*
Samy: aun está en pie esa propuesta a la piscina *sonrió*
-¿por supuesto quieres ir?
Samy: claro *grito*

Dos horas más tardes nos encontrábamos sumergidas en la deliciosa piscina más pequeña del hotel
Mi hermana llevaba un traje de baño hermoso en color negro con detalles en rojo
Mientras que el mío era blanco con delicados detalles en dorado.

Las dos nos encontrábamos ya descansando en los muebles que se encontraban alrededor piscina mientras tomábamos una bebida fresca el día estaba espectacular pues no hacía mucho sol así que se podía disfrutar de un día fresco… de repente divise que se acercaban Bill, Tom, y Georg en short y con toallas en el cuello .

Bill: hermosas señoritas *saludo* espero no les moleste nuestra presencia *mientras Bill saludaba pude notar que los tres chicos llevaban una reluciente cadena de plata con un dije extraño en forma de ojo rodeado por una serpiente de cobra exactamente igual cada uno en su cuello*



- para nada Bill ¿cómo dices eso?, tomen asiento *sonreí*

Bill: me dijo Tom que fuiste a buscarme esta mañana *mire a Tom y el sonrió malévolamente de medio lado* ¿se te ofrecía algo? *dijo tomando asiento junto a mi hermana*

-en realidad si *dije y mi hermana abrió los ojos como platos* pero no te preocupes ya no, todo está bien *sonreí y ella se relajo poco a poco sin dejar de mirarme*

Bill: a bueno, si se te ofrece algo solo avísame *sonrió*
-Claro *sonreí* oye que linda están esas cadenas *no podía evitar la curiosidad de saber porque llevaban la misma cadena los tres*

Tom: es una especie de pacto de amistad *sonrió*

-Eso es lindo *dije esquivando su penétrate mirada* Bueno chicos si me disculpan voy un momento a la habitación *dije y me levante de mi lugar la mirada de Tom me delineó de arriba abajo igualmente la de Georg, aparte Bill solo sonrió*

Bill: ¿pero regresas?

- si ya vuelvo, es solo un momento, solo voy a buscar los lentes de sol *sonreí*

-Me retire del lugar y camine hacia el ascensor cuando estuve a punto de ir hacia mi habitación luego de bajarme del ascensor oí que alguien me llamo así que me gire.

Georg: nena disculpa que te moleste *corrió un poco hasta pararse frente a mi*
-no, no te preocupes Georg, dime ¿qué ocurre? *le pregunte amablemente*

Georg: pues veras *dijo y tomo mis mano, como siempre el tacto de todos ellos, frio* seré directo contigo Nina, tú me gustas *sentí un sudor frio correr en mi estomago* y… *se acerco mas a mi me puse rígida inmóvil, el solo se acerco poco apoco y sin decir más palabras me beso, y yo se lo permití, no puedo negar su beso era suave y sedoso con ese tacto que el tenia para tratarme como a una princesa, luego soltó mis manos me tomo de mi cintura y me pego mas a él, sus labios fueron acompasados pero al cabo de un momento me di cuenta que no sentía nada, no como cuando Tom se me acercaba, no como cuando sentía su olor o su tacto tocar mi piel, así que lo aparte*

Georg: nena discúlpame…
-no, no, no te disculpes Georg si me besaste fue por mí, yo te lo permití.
Georg: Pero…

-mira, yo no quiero ser la chica que acabe con la amistad de un grupo unido, y debo ser sincera a mí me gusta uno de ustedes y no eres precisamente tu, lo siento.

Georg: okey eso lo entiendo *bajo su cabeza-* ¿puedo saber quién es?
- es Tom-*le respondí sinceramente*






***\\Capitulo 10: Peligrosa mente dulce//***



Después de aquella extraña y repentina confesión a Georg le pedí que por favor guardara mi secreto pues no admitiría nunca delante de Tom que él me gustaba, sería como cavar mi propia fosa y rendirme a sus encantos de seducción que me perturbaban tanto, prometió no decir nada al respecto, también me prometió ser mi fiel amigo y cuidarme en lo que pudiese, un gesto muy lindo de su parte, pero teniendo en cuenta que solo estábamos allí de vacaciones creo que se tomaba muchas molestias, el regreso a la piscina y yo fui a mi habitación por mis lentes de sol para luego regresar. Cuando estuve cerca del lugar escuche un grito de mi hermana en la poca distancia, apresure mi paso cuando llegue al lugar estaba Georg y Tom, mirándose agitados como fieras enjauladas, la mejilla de Georg estaba un tanto colorada así que supuse fue un golpe, Tom se movió un tanto rápido para mis pupilas y le golpeo de manera que Georg se tambaleo pero no callo y tampoco intento cubrirse ni responder a su golpe.
Georg: lo siento –solo susurro- no, creí que le importara.
-¿Le importara? ¿Por qué le hablaba con tanto respeto al hombre que acababa de golpearlo? No entendía nada.
-¿Qué sucede? – Susurre- casi inmóvil Tom clavo su fiera mirada en mí y sentí un escalofríos recorrer mi cuerpo, el me examino completa con la mirada, era como si buscara huellas en mi.

Tom: te atreviste a tocarla -dijo y desvió su mirada a Georg, el no respondió a absolutamente nada.

- ¿a qué te refieres? –le pregunte bastante seria-
Tom: te vi en el pasillo –respondió con los dientes apretados y sentí mí estomago encoger, no entendí la razón de aquello-

Bill: chicos ya basta – interrumpió el intenso momento, ya casi ni recordaba la presencia de él, ni de mi hermana -Tom – le llamo, su hermano lo miro serio -volvamos a la habitación allí resuelvan lo que tienen que resolver-

Tom: okey – dijo entre gruñidos, me dio una pequeña mirada reprobatoria, luego se dio media vuelta y se retiro del lugar, solo me quede observando cómo se alejaba aun sin entender nada.

Bill: hermosas damas, debemos retíranos, lamento mucho que se les haya dañado su tarde, con tanta falta de cortesía - y ahí estaba de nuevo ese acento antiguo en su voz-

-no, tranquilo Bill no hay problema – sonreí-
Samy: pero que paso no entiendo nada –dijo con voz inocente-
- tranquila, yo te explicare -suspire-
Samy: ¿tú sabes que paso?
- sí, aunque…no entiendo algunas cosas – mire a Bill- pero te explicare lo que entiendo –sonreí-
Bill: si, es mejor –sonrió- me retiro.

Georg: lo siento mucho Nina –dijo a lo lejos y sonrió un poco desalentado, me acerque a él –

- oye no te disculpes nada de esto es tu culpa, -sonreí- el es un bruto que se cree mi dueño…

Georg: se puede decir que lo es, no dejara que te apartes de él.
- no, no es mi dueño Georg, es solo un amigo él debe entender eso, no me gustan las posesiones y no permitiré que él se posesione de mi, no soy un objeto.

Georg: escucha bonita, soy tu amigo y sabes que cuentas conmigo.
-si lo sé- me impulse un poco y lo abrase él se mostro rígido al principio y luego se dejo llevar y me tomo también en un cálido abrazo, me separe un poco y acaricie su mejilla – gracias- le dije mirándolo fijo a esos hermosos ojos verdes que hace un momento parecían de un color extraño, el solo sonrió y se abrió paso para retirarse-

Bill: adiós chicas, Sam más tarde voy a verte.
Samy: está bien adiós –sonrió-

Después de que los chicos se retiraran la curiosidad de mi hermana salió desbordándose.

Samy: ahora si cuéntame, dijo con grandes ojos y una sonrisa.
- ¿te parece si regresamos a la habitación pedimos algo de comer, nos cambiamos y luego te cuento?
Samy: ¿hay no son muchas cosas? tendré que esperar mucho, para saber – se quejo-
- Sam-

Samy: okey está bien pero dime ¿esos dos hermosos hombres se peleaban por ti?

-Samanta- le reprendí mientras recogía nuestras toallas- te espero arriba – avance un poco-

Samy: ¿qué? No, espera me mataras de la incertidumbre- corrió un poco para alcanzarme-

****
Con los chicos:
Bill: ¿qué carajos estabas pensando Tom? –grito entrando a la habitación donde se encontraban todos reunidos-

Cristal: ¿que paso?- pregunto seria cruzada de brazos-
Bill: estos idiotas se pelaron delante de, Nina y Samanta y eso no es lo peor estaban tan furioso que casi se ponen al descubierto -caminaba por toda la habitación-

Tom: ¿qué más da? Ellas se tendrán que enterar en cualquier momento después de todos nos las tenemos que llevar con nosotros o por lo menos a tu querida samanta.

Cristal: Tom, eres el futuro rey del clan, compórtate como tal – le recordó en un tono áspero pero sereno de voz- te quiero pensando frio, sereno, astuto, nos están pisando los talones maldita sea, debemos sacar a la princesa de aquí, no puedes entretenerte.

Tom: ya lo sé tía -no alego mas nada-
Georg: Tom…
Tom: no quiero oírte ahora Georg -dijo cortante-
Georg: señor – se dirijo a él esta vez como su superior no como su amigo-
Tom: maldita sea Georg no quiero oírte.
Bill: ¿Tom? Es la primera vez que te peleas con Georg por una apuesta han apostado miles de veces antes ¿Qué te pasa?

Tom: me largo, - camino hacia la puerta- no te preocupes tía me enfocare en la misión, quiero largarme rápido de este maldito clima –salió cerrando la puerta con brusquedad-

Georg: lo siento Cristal, luego hablare con el – se dejo caer en el sofá-
Bill: no entiendo que le pasa.
Cristal: yo sí, está obsesionado, la chica es más difícil de lo que parece.
Georg: lo sé –suspiro- es dulcemente peligrosa-


*****

Después de un rato de haber comido, de habernos cambiado y de aguantar las miles de preguntas de mí hermana decidí contarle todo.

Samy: hay ya Nina dime ¿qué paso? -dijo ya fastidiada-

- a ver por donde empiezo -le respondí rompiendo mi propio silencio, y ella abrió sus ojos con expectativa y se removió en la cama -

-¿Recuerdas el día que salimos con ellos?, el día que me embriague y que Tom me trajo, lo recuerdas-

Samy: si, como iba a olvidarlo, si te enojaste tanto por eso.

- bueno- hice una pausa- ese día termine en la cama con el – ella abrió sus ojos como plato y su boca se abrió ligeramente –

Samy: ¿te acostaste con Tom? ¿Ósea que ya no eres virgen?
-Samy no era virgen, ¿recuerdas lo que paso con Gabriel?
Samy: aja tema que nunca quisiste tocar ni contarme que paso.

-bueno lo que paso ese día es que… que…el prácticamente me forzó a estar con él, no diré que fue violación pero tampoco diré que fue placentero, el muy idiota estaba pasado de tragos y no fue precisamente delicado esa noche conmigo, yo solo accedí porque lo amaba . Y con Tom que no fue mi intención sabes que no estaba bien ese día.

Samy: eso ya lo sé, maldito idiota ese Gabriel. ¿Se aprovecho de ti?
-¿Tom?
Samy: si.
-pues en realidad no, pero se puede decir que sí.
Samy: ¿cómo interpreto eso?

-es que veras, si tiene unas armas de seducción bien fuertes, no pude resistirme, el hombre con solo mirarme ya me derrite, y luego sentir su respiración en mi cuello, oír su voz en mi oído y su besos – me sonroje-es demasiado, va mas allá de lo que puedo aguantar, mi cuerpo responde a su tacto casi momentáneamente – mi hermana tenia la boca abierta de asombro- pero luego esta ese maldito ego y esa arrogancia que me hace enojar tanto que no quiero ni tenerlo cerca.

Samy: ¿Cómo así?

-sí, es un idiota- dije amargamente-dice que soy suya que le pertenezco y ya ves lo que le hiso a Georg solo porque me beso en el pasillo – dije de golpe y luego abrí mis ojos mirándola fijo-

Samy: ¿Georg te beso?- dijo con asombro-
-sí, y parece que Tom nos vio y por eso fue la pelea.

Samy: si, Tom fue tras de ti cuando fuiste por tus gafas de sol y de repente Georg despareció, creo que los dos fueron tras de ti.

- si, por eso Tom dijo “te vi en el pasillo”, es que Samy, es demasiado yo no le pertenezco, el y yo no somos nada.

Samy: si, en eso tienes razón, ¿pero por qué besaste a Georg?
-no lo bese, el me beso- le corregí
Samy: si pero bien que te dejaste.

- bueno como sea es que se me declaro, me dijo que yo le gustaba y hace ya un tiempo que me coqueteaba así que quería comprobar si sentía algo por él, por eso me deja llevar.





***\\ Capitulo 11: ¿vampiros?//**



Samy: ¿y qué sentiste?
-nada comparable a lo que siento por Tom, sin embargo, con Georg es distinto, el siempre se muestra dulce y eso me confunde, pero le dije las cosas claras y le conté que me gusta Tom.

Samy: entiendo.
-pero sabes me extraño algo – la mire a los ojos e hice una mueca- me prometió ser mi amigo fiel y cuidarme siempre, eso es extraño ¿no crees?

Samy: ¿porque lo dices?
-nena regresamos a casa en poco tiempo y tal vez no los volveremos a ver.

Samy: hay noo, no me recuerdes eso -dijo en un tono chillón sin fijarse en lo que acababa de decir, decidí guardar mis dudas y no darle más vueltas al asunto.

- Sam…- le llame-
Samy: dime.
- ¿te parece si salimos a caminar por la ciudad esta noche? – sonreí-
Samy: si, si y le decimos a Bi…-dijo animada pero la interrumpí-
- solo quiero ir contigo – hice una mueca –
Samy: ¿pero por qué?
-por nada es solo que quiero despejarme un poco y pensar ¿me acompañas?
Samy: claro hermana, por supuesto –sonrió-

***
Nos encontrábamos en las afueras de un centro comercial, mi hermana estaba totalmente encantada, entraba a cada tienda y observaba absolutamente todo luego se probaba lo que le gustaba y si le gustaba aún mas lo compraba por mi parte yo solo quería disfrutar de la salida y respirar un aire diferente, luego de un rato entramos a un pequeño restaurante que se situaba en el primer piso del centro comercial, luego de ordenar la cena, mi hermana recibió una llamada.
Samy: es Bill.
-atiéndele- dije con una sonrisa ella sonrió de igual manera y tomo la llamada-

Samy: me está invitando a salir – dijo bajito tapando la bocina para que no se ollera lo que me comentaba- le diré que no qué, que Salí a dar una vuelta contigo.

-no, no de ninguna manera dile que venga a buscarte-
Sam: ¿qué?- dijo algo sorprendida-pero…
-ya dile, dile que venga por ti –sonreí, Mi hermana me observo con duda pero prosiguió y le indico a Bill donde ir a buscarla-

Samy: ahora si explícame –pidió luego de haber dado todas las indicaciones a Bill y haber colgado la llamada-

-¿qué?-sonreí- no pasa nada, mira en lo que Bill venga por ti yo me regresare al hotel y así habrás complacido a los dos, a mí por venir a pasear conmigo y a Bill por ir a tu cita romántica a la luz de la luna –arrastre cada palabra en tono de burla-

Samy: no te burles – golpeo mi brazo- y gracias ¿he dicho que tengo la mejor hermana del mundo?

-amm, no sé, creí haberte oído quejar muchas veces por una hermana pésima o algo así –reí-

Samy: eso no es cierto jamás he dicho cosa semejante – se quejo con un tono chillo de voz y luego hiso un puchero-

-solté una carcajada- lo sé, yo también tengo la mejor hermana del mundo sonreí- y ahora ven vamos a cancelar y así me acompañas a la heladería que está arriba mientras viene Bill- dije animada-

Samy: tú y tu delirio por el helado, ni siquiera por que es de noche y hace frio-

Luego de haber cancelado la cuenta y haber comprado una inmensa barquilla de vainilla con chispas de chocolates, caramelo derretido y pirulís, para mí hermana y para mí llego Bill.

Bill: hola señoritas- saludo bastante risueño-
-hola Bill –sonreí-
Samy: hola – igualmente sonrió-
-¿Bill gustas un helado?- le ofrecí mostrándole el mío-

Bill: no nena muchísimas gracias, pero no me gusta mucho el helado-

- ¿es en serio?- pregunte bastante asombrada ¿podía ser eso posible? Si el helado era lo mejor del mundo-
Bill: ¿porque te asombra tanto?
Samy: es que a mi querida hermana Nina, le encanta el helado, para ella es lo mejor en el mundo.

-es que en serio, es lo mejor que hay – dije y me lleve una pequeña cucharada a la boca- umm, No sabes de lo que te pierdes – dije saboreando lentamente-

Bill: ok, ok te creo- dijo, luego de una risilla.

-bueno mis queridos tortolos-
Bill: ¿tortolos? –Preguntó algo extrañado-
Samy: no le prestes atención- dijo sonriente-

-bueno como sea, mis queridos tortolos- repetí y mire a Sam solté una risilla, seguidamente me levante de la silla- ye me voy.

Bill: ¿te vas?- pregunto asombrado-
-si ¿que Samy no te dijo? Yo me regreso al hotel – sonreí mientras recogía mis cosas, mi bolso y lo poco que había comprado- no y te preocupes estaré bien –tome mi helado –entre las manos-me voy en compañía de esta deliciosa cosa-

Bill: no, no, ¿cómo crees? Llamare a Tom para que venga a buscarte.

- ¿a Tom? ¿Oye acaso Tom te ha contado algo? –Pregunte un poco a la expectativa-

Bill: no mucho en realidad, pero sé que está interesado en ti así que con gusto vendría a buscarte -le lance una mirada cómplice a mi hermana-

- muchas gracias Bill, por preocuparte pero me iré sola, caminare hasta el hotel, gracias- respondí amablemente-

Bill: no, es que…
-mira que eres sobre protector – sonreí-estaré bien.
Bill: es que una señorita no debería andar sola por ahí en la noche-
- voy a estar bien.
Samy: Nina, Bill tiene razón yo igual me preocupare.
-he dicho que voy a estar bien, no quiero preocupar a nadie-
Bill: te llevare yo.
- de ninguna manera, ya, está decidido me voy sola.
Bill: ok, está bien – dijo un tanto decepcionado-

-por cierto, ¿cómo termino la guerra entre Tom y Georg? –Mordí un poco mi labio inferior en señal de vergüenza- me disculpo, yo tengo algo de culpa en esa guerra.

Bill: para nada, si alguien es menos culpable aquí esa eres tú, tranquila esos dos estarán bien sonrió-
-de igual manera no puedo evitar el sentirme mal, por eso es mejor mantenerme alejada de los dos-

Bill: lamento mucho decepcionarte, pero no creo que Tom lo permita – mi espalda se tenso ante sus palabras, por alguna extraña razón yo sabía que Bill tenía razón-

Samy: ¿porque lo dices?
Bill: porque mi hermano es terco.
-bueno chicos yo mejor me voy, cancelo y me voy.
Bill: tranquila nosotros cancelamos al irnos – sonrió- y no acepto otro no por respuesta.

- suspire- está bien, Tom no es el único terco - sonreí-
Bill: si eso me han dicho.

- bueno, bye chicos nos vemos luego – dije y seguidamente me encamine a la salida aun comiendo mi helado-

Por Bill:
La preocupación estaba matándome, antes nos había atacado un tipo en la cuidad a Sam y a mí, uno enviado seguramente por Strify el hijo del rey Aaron Kummer o por Yu la mano derecha incondicional de rey Kummer y de su hijo, era bastante peligroso que ella estuviese caminado por la ciudad sola, además de que si algo le pasara seria un muy duro golpe para mi princesa.
Sam: Bill… Bill- oí su voz lejana mente y reaccione-
-dime, belleza
Sam: es que te estaba hablando pero estas demasiado sumido en tus pensamientos y no me oíste.

- oh, lo siento nena, es que…debo confesar que me preocupa tu hermana caminando sola por la ciudad de noche, recuerda que nosotros ya fuimos atacados por un maleante.

Samy: si, tienes razón Bill ¿Qué hacemos?
-llamare a Tom para quela busque.

Samy: ¿crees que sea una buena idea? – parecía preocupada y pude notar en su mirada que ya estaba al tanto de le versión de Nina de la historia entre ella y Tom-

-sí, lo es nena créeme, discúlpame un momento- me levente de la mesa para llamar a mi hermano-

Tom: ¿qué quieres Bill? – Se oyó su voz pesada-
- Tom, Nina…

Tom: ¿qué pasa con ella? - me interrumpió- No quiero saber nada de ella por ahora Bill.

- Tom escúchame - esta vez le interrumpí yo- Vanina se acaba de ir estábamos en el centro comercial el que está cerca del hotel y ella decidió regresarse al hotel sola, no permitió que yo la llevara de regreso al hotel o la acompañáramos, dijo que quería caminar y pensar.

Tom: ¿sola? ¿Hace cuanto?
- cinco minutos, cuando mucho.
Tom: rayos, tranquilo yo la buscare.
- si descubren que tiene que ver con nosotros le harán daño.

Tom: eso ya lo sé, adiós – dijo y seguidamente solo quedo el sonido del final de una llamada, metí mi teléfono de nuevo a mi bolsillo y volví a la mesa.
Sam: está todo bien, ¿la buscara?
- si nena, está todo bien, no te preocupes él se encargara.

Por Nina:
Me detuve a observar los libros en la librería que estaba próxima al centro comercial, la misma se encontraba cerrada pero se podían ver los libros a través del cristal de exhibición, llevaba unos minutos allí observando libro por libro, si encontraba uno interesante lo buscaría al día siguiente, pero de momento sentí una mano tapar mi boca y un brazo que me apretó fuerte por el estomago, intente gritar y lo hubiese podido hacer si en ese momento no me hubiese quedado sin aire, intente buscar ventilación a mis pulmones y comencé a removerme agitadamente para zafarme, pero fue inútil, lo siguiente que sentí fue casi como un torbellino en el túnel del tiempo y en menos de un parpadeo me encontraba en un callejón desierto, sola con dos hombres frente a mí y el que me sostenía aun, estaba aturdida por la falta de aire, y aquel extraño torbellino el hombre me soltó y me empujo bruscamente contra la pared lo siguiente que hice fue tomar mucho aire y apretar mi cabeza con ambas manos para estabilizarme, pero el hombre me tomo de los hombros y me empujo de nuevo.

XX: mírame, ¿Dónde está?

- ¿quién? - Dije con dificulta, cuando logre visualizar a quien tenía frente a mi casi me quedo sin aire de nuevo, eran un hombre bastante alto de contextura fornida, tenía los ojos él un color rojo sangre y unos no muy largos colmillos sobresalían de su labio superior, mi corazón se desboco de pánico.

XX: apúrate, se ve muy apetitosa –rio maliciosamente el uno de los dos hombres que se encontraba detrás de él, era igualmente alto un poco más delgado, y el ultimo era un poco más bajo de estatura pero igualmente delgado y sus rostros eran igual de terroríficos que el que tenia frente a mí.

XX: ¿suéltalo ya perra, donde se encuentra Kira? –Me pregunto violentamente de nuevo mientras me daba otro fuerte empujón contra la pared-

-¿Kira? No sé de qué me hablas- apenas pude pronunciar el pánico comenzó a apoderarse de mí y un nudo en la garganta no me permitía decir palabra alguna- no se dé que habla, por favor déjeme ir – dije y lagrimas comenzaron a salir.

XX: ¿esta bromeando? – Dijo divertido el más bajito de los tres- ¿dejar ir a nuestra cena? No lo creo.
- por favor, por favor, yo no sé nada – suplique, pero lo siguiente que sentí fue una fuerte cachetada en mi mejilla que me hiso estrellarme contra el suelo y impactar mi cabeza contra el mismo.

XX: cállate estúpida limítate a darme la información que quiero – este se preparo para darme una patada, me acune en el piso rápidamente me abrace a mis piernas y cerré mis ojos solo esperando el impacto, pero este no llego solo oí un grito ronco, abrí mis ojos y me encontré con un cuerpo el suelo cerca de mí, con todo el lugar de la yugular completamente destrozado era el mismo hombre que me había golpeado, levante mi mirada y vi a un hombre arrancarle la cabeza a otro y seguidamente morder de la misma manera y destrozar la yugular del último en pie, me quede paralizada, no podía levantarme para escapar de allí, mi mirada estaba fija en aquel hombre pero aun no veía su rostro, este se acercaba a mí poco a poco, note que antes de mostrar su rostro en los pocos rallos de luz de aquel lugar se limpio la cara con la manga de su chaqueta, pero quede más aun inmóvil cuando visualice su cara.

- Tom – exhale en susurro su cara estaba contraída y sus facciones aun mas cinceladas, tenía los ojos igualmente rojos sangre como los otros y también mostraba unos pequeños colmillos debajo de su labio superior, también tenía residuos de sangre en su cara, me quede inmóvil sin dar creidito a lo que estaban presenciando mis ojos, el se coloco de cuclillas y vi su rostro aun más cerca, definitivamente era un Tom muy distinto.

Tom: siento mucho asustarte bonita pero ya olvidaras todo esto – yo seguía inmóvil solo abrazada a mis piernas, con la mirada clavada en ese rojo intenso que reflejaban sus ojos, el me levanto en peso y como si no pesara nada me llevo como una muñequita de porcelana, sentí marearme en el momento que la briza roso mis mejillas, creo que nos movíamos a velocidad, aun así no pude ver nada pues todo se puso negro y perdí el conocimiento.




***\\Capitulo 12: No temas//***



Abrí mis ojos totalmente aturdida todo giraba a mi alrededor, sostuve con mis dos manos mi cabeza, parpadee un poco, luego mire a mi entorno, me encontraba recostada en una amplia cama hermosamente decorada con sabanas de seda en color vino tinto y blancas mire de nuevo la habitación, amplia, hermosa, las luces estaban en una baja intensidad, reconocí el lugar con dificultad, me levante, camine un poco hacia el balcón, el se encontraba allí de espaldas recostado al barandal-

- Tom - le llame y instantáneamente una serie de imágenes pasaron por mi mente como una rápida película, me mareé, cerré mis ojos con fuerza y cuando estuve a punto de caer al suelo el me detuvo-

Tom: Nina ¿estás bien? - abrí mis ojos de nuevo y me encontré con una mirada que jamás había visto antes en el, lucia preocupado pero muy en el fondo era una mirada cálida- ¿estás bien? – pregunto nuevamente y yo asentí, era él, era el de nuevo ¿pero que le había pasado? Antes se veía tan diferente –debes recostarte- me dijo y yo me apoye de su hombro para ponerme en pie, cuando así estuve no me fui a recostar como me indico, me abálense sobre él y lo abrace.

-tuve tanto miedo Tom, tanto miedo- sentí sus brazos rodearme- ¿Qué fue eso? ¿Qué paso ahí afuera? -Enterré mi cabeza en su pecho y aspire su aroma luego lo mire a los ojos -¿Qué fue todo eso?- el solo me miro directo a los ojos-

Tom: ¿puedes recordar lo que paso? – hundí mi entrecejo y me aparte un poco.

- como voy a olvidarlo aun me duele el abdomen horrible ese hombre me asusto mucho y tu…tu…- me detuve y el bajo la mirada – tu, ¿Tom que eres?-Solté de golpe- y mantuve mi mirada fija.

Tom: ¿porque puedes recordarlo? –murmuraba con su vista perdida en el suelo.

- ¿no debería recordarlo? –pregunte tratando de llamar su atención el me miro fijo -
Tom: no, es que…

-Tom ¿qué paso allá afuera?- esta vez estaba seria, acaban de atacarme casi me matan por favor –comencé a alterarme y mis ojos se cristalizaron- ¿dime que paso? ¿Qué te paso a ti? ¿Por qué me golpearon? ¿Qué tengo que ver con eso? porque tu lucias… así… tape mis ojos con mis dos manos y comencé a llorar – el me abrazo- tenía mucho miedo – dije entre sollozos-

Tom: lo sé, lo siento no quise asustarte -me apretó un poco – te explicare todo creo que no tengo más remedio –suspiro- pero quiero que te recuestes – levante mi rostro lo mire y él me sonrió – por favor, no te pasara nada– trague mi llanto y seguí sus indicaciones y me senté sobre la cama me quite los zapatos y luego subí mis piernas y las cruce el se sentó frente a mí, tomo mi mano.
Tom: ¿sientes eso?
- ¿qué cosa?- lo mire a los ojos
Tom: mi piel.
- es aterciopelada y esta algo fría- le respondí esta vez tomado yo su mano entre las mía.
Tom: y esta pálida- la mire-
-Si-respondí asintiendo.
Tom: Nina soy un vampiro- mi corazón se acelero de golpe baje mi rostro y mi vista se perdió en entre las líneas de la pálida palma de su mano y comencé a recordar, sus miradas profundas, la primera vez que me toco, el que se creyera mi dueño, luego como se veía su cara solo unas horas antes, sus ojos, las líneas en su rostro, las caras de los otros hombres cuando me golpearon, luego ellos en la piscina.

-Tom no existen los vampiros – dije tratando de convencerme a mi misma de que no era real-
Tom: existen, créeme existimos. – Guarde silencio de nuevo-
- ¿y caminan en la luz?- lo mire a los ojos.
Tom: no.
- y ¿tú?
-Es debido a un regalo de nuestra tía cristal… ¿vez esto?- dijo sacando la cadena con el dije en forma de ojo de debajo de su playera.

Nos permite verla luz del día, solo hay cinco ejemplares como estos, después te hablare de ellos.

- está bien, ¿porque están aquí?
Tom: porque buscábamos a tu hermana.
- a ¿Samantha?? ¿Por qué a Samantha? ¿Porque a mi hermana?-
Tom: rayos yo no debería estar diciéndote esto – dijo y sacudió la cabeza- solo te puedo decir que ustedes corren peligro- lo mire con mis ojos como plato-
- ¿porque?
Tom: hagamos algo te explicare todo luego ¿sí?
- pero…
Tom: por favor.
Está bien –suspire - ¿Pero te puedo hacer una última pregunta?
Tom: adelante.
-Esos dijes son cinco y ustedes son cinco ¿cada uno lleva uno?
Tom: si.
-¿todos son…como tú?
Tom: si -lo mire directo a los ojos, estaba totalmente confundida y como es que nosotras corríamos peligro ¿Por qué? si hasta este día no sabíamos nada de vampiros excepto los de mis libros, por un momento sentí miedo - vas a estar bien- dijo de pronto-
-También lees la mente –pregunte recordando que el actuó muchas veces como si así fuese-

Tom: si, pero solo si te miro a los ojos y solo veré lo que estas pensando de momento-
- Entiendo -intente recostarme pero una punzada en mi abdomen me lo impidió, me queje-
Tom: déjame ver.
- estoy bien.
Tom: déjame ver – pidió nuevamente, lo mire, luego me saque la chaqueta que llevaba puesta para cubrirme del frio, lo escuche gruñir de rabia, mis brazos me dolían instintivamente me lleve la vista a los mismos, tenia marcado ambos brazos se podían observar las marca de los dedos en ellos, estaban casi morados- no volverás a andar sola por ahí –lo mire –sin quejas, pudieron matarte hoy, quiero ver tu abdomen.

-No…Tom estoy bien –mentí, me dolía y me dolía mucho pero no quería molestarlo.

Tom: no, no mientas, quiero ver -suspire y levente la blusa de tiritas que llevaba puesta hasta la línea de mi sostén –malditas ratas –gruño –mira como te han dejado, intento tocarme pero me queje – me mire y tenia barios moretones en el área del abdomen.
-Tuve suerte de que no me rompieran las costillas -suspire y baje mi blusa, el se deslizo a mi lado y se recostó.

Tom: Ven aquí- me llamo, solo lo observe por un momento, su mirada era tierna y cálida y tenía una pequeña sonrisa- ven -me llamo de nuevo-sonreí y me recosté cuidadosamente sobre su pecho un corazón latía en su interior-

-Tu corazón – susurre- late.

Tom: ¿crees que los vampiros no tenemos corazón?- bromeo- hay dos razones para eso uno naci vampiro, dos así no hubiese nacido y me hubiesen convertido mi corazón latería de igual forma – levante mi vista para mirarlo- es que el corazón se detiene solo al momento de la muerte, por decirlo de alguna manera, solo se detiene en el momento que pasas de humano a vampiro, por qué crees que a los vampiros se nos mata con estacas en el corazón, sería ilógico clavar una estaca de madera en un corazón que no late ¿no crees?.
-Tiene lógica- pensé- jamás lo analice desde ese punto- Tom…- le llame después de unos minutos de silencio-
Tom: umm?
-Gracias- lo mire, el me sonrió, me levante un poco y le di un pequeño beso en los labios me aparte acaricie su mejilla y sonreí, pero el tomo mi mentón y pego mis labios de nuevo a los suyos me dio un dulce beso bastante profundo-

****
Por Bill:
Luego de que mi princesa terminara de comer su helado, me pidió que fuésemos a caminar a la playa y así lo hicimos dejamos los zapatos en el auto nos fuimos a caminar descalzos por la arena fría tomados de la mano.
- Sam quisiera preguntarte algo -le dije luego de que nos recostáramos en una enorme y lisa roca que bien parecía una cama.
Sam: dime – dijo con una sonrisa y esa dulce mirada.
- Nena me gustas y me gustas mucho, ¿te gustaría ser mi novia? - la sonrisa que se dibujo en sus labios fuel letal para mí, me hiso enamorarme un diez por ciento más de ella.
Sam: si, si quiero ser tu novia Bill – la abrace y luego le di un cálido beso, el reflejo de la gran la luna llena se veía esplendido en el mar la noche estaba llena de estrella y el ambiente estaba cálido y suave.

Sam: Bill, yo también quisiera pedirte algo, dijo de pronto aun acurrucada entre mis brazos-

- dime -le dije sonriente ella pareció pensárselo un segundo-

Sam: veras jamás me había enamorado, jamás había sentido lo que siento por ti -dijo pausadamente y mi corazón se acelero – es como si te hubiese estado esperando solo a ti, solo que tu llegaras a mi vida, pero también estoy consciente de que pronto regresare a mi país - no, eso no pasara, no te dejare alejarte de mí de nuevo, pensé sin embargo no la interrumpí- no quiero olvidarte jamás, así que pues -ella se mordió el labio y se sonrojo- pues quiero que mi primera vez sea contigo- dijo de pronto y yo sonreí en su mirada entendía que se refería, pero intente no saberlo.

-¿me estás hablando de…de?
Sam: si, si quiero que seas el primer hombre en mi vida –sus mejillas se coloraron de nuevo.
- para mí sería un honor- dije y le sonreí.
Sam: Pero quiero que sea aquí, ahora – eso si me tomo por sorpresa-
-¿ahora? – le pregunte y ella asintió- ¿estás segura?-

Sam: ciento diez por ciento –sonrió con las mejillas coloradas, mire detenidamente sus hermosos ojos, ella de verdad me amaba y de verdad lo deseaba, además quería algo especial y el escenario estaba perfecto, me puse de pie me saque la chaqueta y le pedí que se levantara un poco la coloque sobre la roca menos mal llevaba una de esas que quedan hasta la rodilla luego me senté tras ella y coloque una pierna de cada lado rodeando su cuerpo.

Pose mis labios delicadamente sobre su hombro, su olor estaba trastornándome pero no podía perder el control, metí mis manos por debajo de su blusa y a poco apoco las deslice sacando las misma de su cuerpo.
- no vas a olvidarme lo prometo – le susurre al oído y acaricie su piel estaba totalmente erizada mantenía los ojos cerrados.
Sam: quiero ser solo tuya, solo tuya Bill –murmuro en un suspiro mientras yo comenzaba a bajar la tira de su sostén-
Bill: así será mi princesa, así será.
Comencé a besar delicadamente su espalada entre tanto ella se arqueaba y erizaba, desabroche su sostén y unos redondos y tibios senos quedaron al aire coloque mis dos manos sobre ellos y atraje todo su cuerpo hacia mí, ella se giro un poco y bese sus labios con todo el deseo que estaba sintiendo mientras no soltaba sus senos, ella coloco sus manos sobre las mías, luego me aparte un poco y saque mi camisa y desabroche su pantalón, ella me ayudo a sacárselo mientras yo también sacaba el mío luego me recosté a su lado era una exquisitez ver su cuerpo casi desnudo solo con una prenda me di la vuelta y quede sobre ella comencé a besar poco a poco desde sus clavículas, seguidamente de sus senos, luego, su abdomen su ombligo, hasta llegar a su vientre tome su pantis y la deslice delicadamente hasta sacarla de su cuerpo, subí a sus labios pero una de mis manos se coló en esa parte delicada de ella, introduje uno de mis dedos y arranqué un gemido de sus gargantas el comencé a moverme habilidosamente en su húmedo interior solo con mis dedos, luego ella deslizo su mano y la introdujo dentro de mi bóxer esta vez el gemido ronco salió de mi garganta, el solo hecho de que sus suaves manos estuviesen allí, me hacía perder el control, así que saque mis bóxer y ella instintivamente abrió sus piernas y llevo sus manos a mi cabello, estaba temblando todo su cuerpo temblaba, puse mi miembro en la entrada, y ella gimió, la mire y ella asintió aprobando mi intención fui entrando poco a poco en ella, y ella levanto su cadera para hacerme la entrada más fácil, al toparme con su parte más estrecha hice un poco de presión y ella gimió fuerte inmediatamente la bese y me quede en su interior un momento mientras ella se adaptaba a mí.
-¿estás bien?– le pregunte y ella asintió, luego de eso comencé a moverme, primero muy lento luego fui aumentando la velocidad poco apoco, ella comenzó a temblar y apretó fuerte mi espalda con la punta de sus dedos entonces supe que estaba a punto de llegar y yo también, movimientos más rápidos y ella se arqueó y cerró los ojos un poco mas y llegamos a tocar el cielo juntos, después de unos minutos con nuestros cuerpos aun unidos le susurre…
Te amo, Te amo mucho -al oído y ella sonrió.
Sam: yo también te amo mucho.






***\\ Capitulo 13: Ven conmigo.//***




Por Vanina:
Me desperté lentamente, y me quede justo donde estaba oyendo su tranquila y acompasada respiración mas el latir de su corazón, de cierta forma seria extraño pensar en la calidez de su cuerpo pero aunque su piel era fría, el era cálido, a pesar de su forma posesiva de ser, era muy cálido, acaricie ligeramente la tela de la camisa que cubría su abdomen y solté un profundo suspiro, no quería levantarme quería quedarme allí recostada en su pecho sintiendo la calidez de su piel fría, eso sí era una ironía! “la calidez de su piel fría”.

Tom: ¿ya despertaste?- pregunto y su voz retumbo en mi oído a través de su pecho, intente levantarme pero el inmediatamente comenzó a acariciar mi cabello de manera que me queda quieta disfrutando el momento -quiero que vengas conmigo a Londres- mis ojos de abrieron como plato.
-¿Qué? No pude evitar levantarme y mirarlo a los ojos -¿cómo dijiste?
Tom: que quiero que vengas conmigo a Londres- repitió.
-pero…

Tom: entiende Nina donde estés correrás peligro eres la hermana de Samantha.
-¿Y eso qué? Desde que me adoptaron, he andado toda la vida junto a ella.
Tom: ¿eres adoptada?
Nina: si, mi madre… bueno los padres de Sam ellos me adoptaron cuando tenía cuatro años y Samantha tenía tres desde entonces somos inseparables.

Tom: ¿y tu familia?

- Nací en la ciudad de New York pero me separaron muy pequeña de mi madre y me internaron en una casa hogar.

Tom: ¿por qué? –con dificultad me recosté a su lado y me puse cómoda, aun me dolían mucho mis brazos y mis costillas y el área del abdomen, Tom me ayudo un poco y me dispuse a contarle no era un tema que me gustara tocar, pero vamos el chico podía leer mis pensamientos, así yo no quisiera hablar de eso solo bastaba una mirada.

Tom: si no quieres hablar de ello….

-No está bien – sonreí un poco, a eso me refería- veras, mi mama… - baje mi mirada- mi mama biológica está internada en un sanatorio mental padece esquizofrenia y intento matarme cuando tenía dos años y medio, según ella los demonios de dientes largos -me detuve y lo mire a los ojos, recordé lo que había pasado día anterior y el rostro de aquellos tipos, lo rojo de sus miradas, mi corazón latió fuerte- según ella –proseguí- los demonios de colmillos largos me persiguen.

Tom: ¿demonios de colmillos largos? ¿Tu mama se refería a vampiros?

-supongo, jamás le creí, no es que tuviese en mente que los vampiros de existen, todos creíamos que había perdido la razón,- guarde un poco de silencio- yo voy a visitarle no muy a menudo después que crecí, siempre me dicen que es una mujer muy tranquila y que no parecía tener ninguna enfermedad mental, pero el problema se presenta por las noches al parecer, sufre de pesadillas y estas le producen alucinaciones y se vuelve agresiva y ataca a todos, la… la… amarran de las muñecas para dormir y la calman con sedantes esto se repite cada noche desde hace diecisiete años.

Tom: que triste -lucia pensativo-

-no tenemos más familia y de mi padre jamás supe nada es por eso que a mi mama la internaron y yo fui a parar a una casa hogar, algo que no me pesa del todo gracias a ello tengo una linda familia ahora y la mejor hermana del mundo –sonreí, el correspondió mi sonrisa y siguió pensativo-
Tom: ¿jamás te atacaron antes de esto?

-no, después de que me adoptaron nos mudamos a Canadá y allí he tenido una vida totalmente normal.

Tom: ahora con más razón, debes, deben -rectifico- venir con nosotros a Londres.

- Tom no puedo hacer eso, no podemos, nuestros padres morirán del pesar, no puedo.

Tom: nena entiende algo, tal vez un vampiro fue el que ataco a tu madre y ella quedo traumada con eso, no voy a dejarte -dijo serio-

- pero mis padres, Tom.

Tom: hagamos un trato, uno de nosotros ira a Canadá y alterara la memoria de tus padres, les inventaremos una historia en su mente de manera de que ellos crean que se fueron de viaje por un año, ese será tiempo suficiente para nosotros resolver los problemas y después ver que hacemos ¿te parece?

-pero… -en eso tocaron la puerta y no pude decir nada-
Bill: ¿Tom puedo pasar?-pregunto desde fuera.

Tom: si, adelante

Esas palabras me hicieron sonrojar, después de todo yo estaba en la habitación de Tom, había amanecido allí, no había pasado nada pero estaba allí en su cama.

Bill: Tom disculpa que te moleste pero Sam…-se detuvo- Nina qué bueno que estas aquí Sam está preocupada por ti, está afuera.
Me senté calmadamente seguido un leve gemido
Tom: ¿estás bien?
-si-sonreí- ¿mi hermana está contigo?
Bill: si, Está afuera no quiso entrar para no incomodar a Tom ¿Qué te paso?- pregunto mirando mis brazos-

-larga historia, por no hacerte caso – dije levantándome con cuidado de la cama- ya Tom te contara, por lo pronto me voy -tome mis cosas y me puse mi chaqueta-

Tom: aun tenemos una conversación pendiente.
-sí, así es- “aun me tienes que explicar muchas cosas” –pensé mirándolo a los ojos- el asintió y sonrió. Adiós… y… gracias – sonreí-

Tom: por nada – también sonrió le di un beso en la mejilla y uno a Bill y Salí, afuera me esperaba mi hermana la cual por impulso me abrazo y yo casi grite o mejor dicho grite, Bill venia tras de mi pues él no se había despedido de Sam.

Bill: Samy ten cuidado-dijo y mi hermana lo vio asombrada e igual a mí.
Tom: ¿Qué paso? –Pregunto en la puerta-
-nada, estoy bien.

Samy: ¿Qué tienes?- pregunto y en ese momento di gracias a mi chaqueta que me cubría –
-nada ya vámonos.
Samy: no, dime que tienes.
-Bill ayuda por fa- le pedí.

Bill: Samy ya ve nena acompaña a tu hermana – la abrazo y mi hermana me seguía viendo con sospecha, la beso y ella no dejaba de mirarme con el ceño fruncido.
Samy: pero…
- ya vámonos, en la habitación te explico todo - camine hacia Tom –de nuevo gracias- me pare de puntitas acaricie su mejilla, y rose sus labios con los míos, en ese momento olvide que antes de todo el incidente yo estaba molesta con el-

Tom: cuídate –sonreí-

****
Luego de que me había duchado y cambiado de ropa y recostado en mi camita llego mi hermana, pues ella se había ido a duchar también, le abrí la puerta y me recosté con dificultad de nuevo.
Samy: ahora si dime que te pasó.

- suspire- unos delincuentes me golpearon y Tom me salvo – mentí prefería que el secreto de los vampiros se lo contara el mismo Bill pues era su secreto no el mío.

Samy: ¿qué? ¿Y no te paso nada nena?
-no, estoy bien tranquila, solo unos cuantos moretones, Tom dejo peor a los tipos, mucho peor –pensé-

Samy: que lindo mi súper Tom – dijo en tono infante y yo solté n carcajada –

- sí, pronto lo vemos con una capa y la ropa interior por fuera –esta vez nos carcajeamos las dos- oye cómo es que estabas con Bill tan temprano- le pregunte una vez ya nos habíamos calmado.

Samy: amm!
- ¿amm?- le pregunte y la mire con sospecha, tratando de adivinar en su mirada lo que sospechaba- ¿amm?
Samy: es que pase la noche con el – sus mejillas enrojecieron-
- ¿pasar de pasar la noche? O ¿pasar de estar con él?

Samy: pasar de estar con él –se mordió el labio y me miro con cara de “no me mates”

-¿Qué? ¿Qué? Nena, mi hermanita creció –sonreí y la abrace ella me veía con cara de trauma-

Samy: ¿Nina te golpearon la cabeza esos delincuentes?

-Oye -la empuje de hecho si –hice una mueca- pero no es el caso, el caso es que me da gusto, además de que se que te gusta.
Samy: en serio.
- a pues ¿quieres que te regañe?

Samy: no, no, no es que fue tan lindo y romántico, la playa, la luna, perfecto –dijo y casi la veía elevarse en un sueño-

-oye oye, calma sin detalles –reí-
Samy: tonta-me saco la lengua- además tu también amaneciste con Tom.
-sí pero ahí no paso nada.
Samy: no me consta.
-¿Oye que estas queriendo decir?

Samy: nada, nada, que pronto tendré sobrinitos-susurro, la empuje un poco- oye te aprovechas por qué no puedo formar una guerra de almohadas ahora porque estas toda dolorida-

- reí- tu si me conoces, oye Tom me ha invitado a terminar de pasar las vacaciones en Londres.

Samy: ¿en serio? Bill igual, bueno el me invito a mudarme a Londres con el – rio-
- y que harás-
Samy: ¿me quieres decir que estamos considerando opciones?
-si-apreté los labios-
Samy: ¿en serio?
-aja-
Samy: si tú vienes conmigo, claro que iría.
- ¿y te quedaras a vivir allá?
Samy: creo que eso si es de pensarlo, ya sabes por nuestros padres.

****
Por Bill:

-¿es decir Nina ya sabe todo?-le pregunte a mi hermano que nos narraba la historia de cómo habían atacado a Nina y de que ella vio todo y lo vio en su faceta original de vampiro para poder salvarla.

Tom: no todo, solo que somos vampiros, y que buscamos a Kira pero no le dije porque, quería contarles a ustedes primero antes de hacerlo, consultar, pero hay cosas que aun no entiendo.

George: ¿cosas como que? – Pregunto a pesar de que aun seguía molesto con Tom-

Tom: no pude alterar sus pensamientos es decir trate de borrar sus recuerdos para que no recordara lo ocurrido y suplantarlo por otro recuerdo, pero no pude.

Cristal: pero Tom a las únicas que no se les puede borrar los recuerdos o alterar la memoria es a las Brujas y los iguales como nosotros es decir los vampiros y sabes que ya quedan muy pocas brujas entre ellas yo que lo soy de naturaleza.

Tom: ya se tía, por eso digo que esta extraño eso, además Nina me conto que es adoptada, su mama está en un sanatorio mental, porque sufre esquizofrenia y trato de matarla cuando ella tenía dos años y medio, según ella los demonios de colmillo largo perseguían Nina, pero Nina me dice que nunca antes la habían atacado, no sabía nada de nosotros

- todo esto es raro- alegue-
Tom: lo es.
Gustav: ¿se irán con nosotros a Londres? es la única manera de protegerlas.
Tom: no se - hizo una mueca-
- ni yo –me encogí de hombros-
pale



Mañana publico la siguienete parte del MaraTom What a Face comenten Smile se les quiere Wink

lol!
avatar
Lady Ania Kaulitz

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Reikamoon el Sáb Mar 31, 2012 4:35 am

Me encanta volver a leerla!
Amo ésta fic!
Awww *-*
Siguel pronto!
Estoy toda nerviosa & emocionada de que la vayas a seguir! Rolling Eyes



avatar
Reikamoon

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://foro.univision.com/t5/Web-Novelas/%C6%92%CE%B1%D0%B8%D1%8

Volver arriba Ir abajo

***LA APUESTA***

Mensaje  Lady Ania Kaulitz el Lun Jun 04, 2012 6:28 pm



[tercera parte del MaraTom capítulos 14, 15]


\\Capitulo 14: La luz en mi//
[/font]


Por Vanina:
Mi hermana y yo habíamos tomado la decisión juntas de ir a Londres con los chicos, yo lo hice por acompañarla y por protegerla si de verdad ellos eran vampiros y buscaban a mi hermana ¿era por que algo malo venia tras ella? Ese pensamiento estaba matándome y por alguna razón sentía que Bill la protegería así que acepte, acepte que nos fuésemos a Londres con ellos, aun no se lo habíamos comunicado a Bill y a Tom así que mi hermana les pidió que viniesen esa noche para comunicárselo, aun así me sentía preocupada, ¿que nos esperaba allá? ¿Estaríamos más seguras entre vampiros siendo humanas? ¿Y por que a mi hermana que había en mi hermana para que la persiguiesen? la piel se me erizaba cada ves que pensaba en ello, era un gran riesgo, si estábamos tomando una mala decisión seria nuestra sentencia de muerte debido a que no conocíamos esa cuidad ¿como saldríamos de allí si algo andaba mal? ¿Habían más, muchos más vampiros allá? el toque de la puerta me saco de todas las preguntas posibles que se estaban pasando en ese momento por mi cabeza, me levante de la cama donde me encontraba recostada y abrí.

Bill: hola – saludo con una cálida sonrisa-
Tom: hola preciosa- saludo pícaro jugueteando con la lengua y su pircing como siempre, lo mire mal, ¿dios siempre tenia que mirarme como un pedazo de carne apetitosa?- ¿Qué?- pregunto encogiéndose de hombros haciéndose el inocente, Bill puso los ojos en blanco-
- hola Bill- lo salude igual de cálida como el me había saludado a mi, le di un beso en la mejilla- hola Tom- lo salude seria y igualmente le di un beso en la mejilla pero me di la vuelta- adelante chicos están en su casa, bueno si esta fuese una casa- bromee- están en su habitación- reí un poco- Samy esta por venir- le dije a Bill y el sonrió y asintió-

Samy: ya llegue -dijo la voz chillona de mi hermana apareciendo de improvisto en la puerta, Tom estaba apunto de cerrársela en la nariz sin percatarse-
Tom: oh, Sam lo siento -se disculpo y abrió de nuevo la puerta para que ella entrara y luego la cerro definitivo cuando esta ya se encontraba dentro de la habitación-
Samy: no te preocupes, hola -le saludo sonriente y beso su mejilla- hola Bill –saludo seguido a su novio quien la miraba con una amplia sonrisa, ella se acerco a el apenas rosando sus labios e instantáneamente sus mejillas se coloraron sonriente me miro, y se abraso al torso de Bill mientras este la cubría con sus brazos, mire a Tom el me miraba intensamente pero no como un pedazo de carne apetitosa esta vez, sentí un vuelco en el estomago con su mirada ámbar fija en mi y enseguida la esquive recordando que podía leer mi mente, y justo en ese momento pensaba que quería estar así con el, como mi hermana y Bill-
- chicos tenemos algo que decirle-comencé y ellos me miraron atentos- pues lo hemos pensado y…- me mordí el labio- iremos con ustedes, iremos a Londres con ustedes- la sonrisa de Bill se hiso muy amplia y abrazo a mi hermana fuerte y le dio un pequeño beso en los labios, por parte de Tom el solo sonreía satisfecho– pero -proseguí- debemos informar a nuestros padres para no se preocupen-

Tom: eso estará resuelto- me miro y asintió- no te preocupes-
-está bien –suspire- ¿cuando nos iremos?
Tom: ¿te parece mañana?
-¿mañana?-casi grite, sin contener mi asombro-
Tom: Nina! – me miro fijo y entendí, recordé que es mi hermana quien corre peligro y que ella aun no lo sabia así que el no podía ponerse a discutir sobre ello en ese momento-

- esta bien- suspire- saldremos mañana- forcé una sonrisa- Samy me miro escudriñadora-
Tom: está bien, Nina necesito que me acompañes un momento a la habitación de Cristal y Gustav- lo mire tratando de preguntar ¿para que? Pero no dije nada-
- está bien –asentí- ¿ahora mismo?
Tom: en realidad si, ella necesita verte.
Samy: ¿y para que necesita ver cristal a Nina?- pregunto mi hermana curiosa-
Bill: es solo algo que quiere preguntarle a Nina, no te preocupes nada serio –sonrió-
Samy: oigan chicos, discúlpenme pero ustedes están un poco raros hoy- comento mi hermana sin inmutarse y automáticamente Bill, Tom y yo nos lanzamos miradas de sospecha-

- ¿raros? Como crees Sam, la única rara aquí eres tu- bromee tratando de quitarle hielo a la situación-
Samy: oye yo no soy rara, soy especial – dijo mi hermana posando y sonriendo olvidando lo anterior- di dos pasos al frente-
-si, claro – bromee-
Samy: tonta- me saco la lengua-

- pero así me quieres—sonreí- vamos Tom -dije y sin mirar mas nada Salí de la habitación, de esa manera para que mi hermanita ya no hiciera mas preguntas, Tom me siguió-
Tom: si vamos.

- ¿que quiere ella Tom?- pregunte antes de tocar la puerta-
Tom: Tranquilízate Nina estarás bien- dijo pero no me senti calmada, solo hice una mueca- ella solo quiere analizar algo en ti- dijo y seguidamente toco la puerta sin esperar respuesta, esta se abrió-

Cristal: hola Nina – me saludo- pasa adelante- yo solo asentí, estaba realmente nerviosa, entre y la puerta se cerro a mi espaladas-

- ¿que ocurre? – le pregunte-
Cristal: tranquilízate no pasa nada-
-pero…
Cristal: Dame tu mano derecha- me pidió, yo la mire y luego mire mi mano-
-¿mi mano?
Cristal: si, tu mano, tranquila no pasa nada- sonrió-
Tom: vamos linda -me tomo de los hombros, y yo levente mi mano y se la tendí a cristal, ella la tomo-
Cristal: Tom apártate -dijo serena-
Tom: esta bien tía- dijo y me soltó, se aparto-
- ¿Tía?- susurre y cristal me sonrió.
Cristal: Así es linda, Tom es mi sobrino y Bill también, ¿no te lo había dicho Tom?- dijo y extendió mi mano con la palma hacia arriba, como si leyera cada línea en ella, y coloco su mano sobre la mía pero sin tocarla y cerro los ojos, recordé ese día que Tom me conto sobre ellos sobre lo que eran, y que ciertamente el lo menciono “es debido a un regalo de nuestra tía cristal” lo dijo cuando me hablaba de la cadena que colgaba en su cuello.

- si, ahora que lo recuerdo algo menciono -respondí, en susurro, ella sonrió, ¿pero no era Cristal muy joven para ser tía de Tom y Bill? a simple vista no aparentaba mas de veinticinco años, sus facciones eran delicadas y jóvenes, no la imaginaba como una tía de unos chicos tan adultos aun que eso no era imposible, si habían muchos casos así –

Cristal: linda te debo pedir que acalles tu mente, no puedo concentrarme -menciono y yo abrí mis ojos como platos, ¿Cómo lo sabia? Mire a Tom y el sonrió y asintió provocando un poco de cálida confianza en mi interior-
- lo siento- me disculpe-
Cristal: cierra tus ojos, deja de pensar, relaja la mente- ella seguía con los ojos cerrados-

-Esta bien- susurre y en un suspiro seguí sus indicaciones, cerrando mis ojos, y por un momento, sentí tanta paz que logre olvidar todo, todo, me vi rodeada de luz, un lindo paisaje se formo borroso a mi alrededor, estaba en un lugar cálido, verde, con muchas flores y mariposas de todos los colores a mi alrededor, una niña, una niña paso corriendo ante mis ojos, era linda, llevaba un pequeño vestido azul, con zapatitos blancos y medias blancas con lazos azules, sus cabellos recogidos a media coleta con un lindo lazo azul, sus mejillas rosadas y labios rojizos, corría feliz ante las mariposas que rodeaban su cuerpo, sintiéndose libre como cada una de ella a su en entorno, se detuvo y extendió su mano, una mariposa azul como esas que son muy difícil de encontrar se poso en ella, la niña sonrió y en ese momento todo, todo se detuvo, no hubo mas brisa, no hubo mas movimiento, cada mariposa se quedo quieta en el aire suspendida, flotando, ni siquiera las pequeñas partículas de polvo que se reflejaban en la luz se movían, ni la grama ni nada, nada, mire a la niña fijamente y la mariposa de su mano ni siquiera tocaba su piel, una vocecita tan suave y dulce como la seda lleno mis oídos “ recuerda Nina, recuerda, esta en ti” dijo la pequeña niña, luego me miro fijo y sonrió una pequeña luz se formó sobre la mariposa en su mano y vi el símbolo resplandeciente, ese símbolo que había visto ya con la forma de un ojo abierto, el símbolo que había visto en la cadena de Tom ese que según el le permitía ver la luz del día, brillaba suspendido en el aire, luego desapareció, y todo comenzó a moverse de nuevo, oí la voz de otra niña “Nina, Nina ¿vamos Vanina donde estas?” llamaba y me vi tentada a dar un paso adelante para ir tras esa voz pequeña y finita que de cierto modo conocía, pero me detuve “aquí estoy Samy” respondió la niña ante mis ojos y seguidamente corrió en la dirección de la voz “ ¿donde estabas?” “solo corría” oí la conversación sin ver a las niñas y luego todo desapareció, una luz me absorbió, y cuando abrí los ojos una gran luz luminosa estaba ante mi vista, estaba de nuevo en esa habitación con Cristal frente a mí aun sosteniendo mi mano, ella me miraba con una sonrisa-

Cristal: esta en ti Nina, y brilla mas que cualquier otro que halla visto antes, Brillas incluso mas que yo misma, ya no hay vuelta a atrás, eres lo que eres, y lo debes aceptar- dijo y seguidamente fue como si algo se activara en mi, aquella luz que veía provenía de mi mano, esta se intensifico casi insoportable para la vista humana, pero por alguna razón a mi no me molestaba podía ver a través de ella y lo vi de nuevo ese símbolo estaba en mi mano era lo que emanaba luz, luego su brillo fue descendiendo poco a poco hasta solo quedar el dibujo en mi mano aun emanando un poco de luz y desapareció en ella dejándola como sin nunca hubiese estado allí, me tambalee y mire fijo a Cristal-
Tom: ¿que fue eso Cristal?- recién recordé su presencia el se cubría el rostro a medio lado, con su mano al igual que Gustav luego la bajo- jamás había visto tanta luz
Cristal: mis sospechas eran ciertas –sonrió-
- ¿sospechas?- pude por fin hablar- ¿Qué sospechas? ¿Qué fue eso?- mire mi mano y me la cubrí con la otra nerviosa- ¿que paso aquí Cristal?-
Cristal: eres una bruja -me dijo y mi boca se abrió sin poder decir nada-
Tom: pero…- cristal lo interrumpió-
Cristal: si, una bruja blanca como yo, la mas pura que allá visto jamás - dijo y se sentó sobre la cama con un semblante cansado-
-¿estas bien?-le pregunte
Cristal: si linda -sonrió- ¿Tom ahora lo entiendes?- mire a Tom y este tenia la vista perdida en el suelo- es una Bruja, jamás modificaras sus pensamientos y menos a ella-
Tom: pero tía, Su luz es mas fuerte que la tuya-
Cristal: así es, llévala a que descanse debe estar cansada -Gustav se sentó a su lado y la abraso ella le sonrió- es muy fuerte Tom, es muy fuerte.
- oigan- intervine- sigo aquí, me podrían explicar -Tom me miro y suspiro-
Tom: si, linda yo lo hare pero regresemos, vamos a tu habitación y allí te explicare todo- lo observe-
- esta bien, ¿te sientes bien cristal?- le pregunte ella se había recostado sobre el hombro de Gustav-
Cristal: ahora mismo no, me has dejado sin energías- sonrió- pero estaré bien, después hablaremos-
Tom: vamos- dijo y me tomo de la cintura me dirigí a la puerta dándole una ultima mirada a cristal antes de salir, lucia realmente cansada-



\\Capitulo 15: Como en otro mundo//



“perdóname bebe perdón” decía la voz de una mujer, lloraba, pero no podía verla bien, la habitación estaba a oscuras y aunque me era una voz familiar no sabia diferenciar quien era la dueña de la misma “perdón, nena mami te ama no lo olvides esto lo hago por tu bien” su llanto era de sentimiento puro, una vela se encendió dando luz a toda aquella penumbra, una niña una hermosa bebe recostada en una cuna estaba justo frete a mi, una niña de no mas de dos años jugueteaba inocentemente con sus manos, un reflejo brillante distrajo mí atención al igual que la atención de la bebe que dejo de jugar con sus pequeñas manitas y clavo su mirada en aquel reflejo, un cuchillo, un chuchillo se había alzado ante nuestros ojos, la niña sonrió juguetona y tendió los brazos moviendo sus manitas inocentes a aquella mujer pidiendo aquel cuchillo como si fuese un juguete, sonriente, el rostro de la mujer estaba totalmente empapado y sollozaba, con pulso temblante dirigió el cuchillo a toda velocidad hacia la niña, pero algo ocurrió el cuchillo no llego a tocar a la niña en vez de esto la muñeca de la mujer se detuvo sostenida por una fuerte mano, fije mi mirada en ella y luego en el dueño de la misma, un hombre de porte elegante alto, rubio, con el cabello corto, sus ojos tan azules como el mar, pero también tan oscuros como la noche, piel pálida, y vestuario extravagante, todo de negro, de no mas de unos cuarenta años, apuesto muy apuesto, “ esta niña es mía” dijo y el rostro de aquella mujer se congelo en pánico, reconociéndolo al instante unos enormes colmillos salieron del borde de su labio superior y aquellos ojos misteriosos pasaron a brillar rojo sangre en la habitación medio iluminada, tomo a la mujer y de un solo golpe la elevo contra la pared golpeándose fuertemente la cabeza y esta callo totalmente desmallada, una punzada de dolor se presento en mi pecho me lleve las manos al mismo como si quisiera calmar el dolor en mi corazón, “madre” suspire ahogada. La niña rompió en llanto en el momento en que aquel hombre la levanto en brazos “Tu, la pieza mas valiosa del clan Kaulitz ¿no?, Edzel moriría si supiera que estas en mis manos, su querida sobrina Nía Kaulitz, la hija de Cristal, quiero ver tus poderes pero como humana bebe no me sirves si no para estorbar, debes crecer cuándo llegue su debido tiempo yo iré por ti Nía y me servirás solo a mi a Aarón Kummer”
***
Me desperté totalmente aturdida ¿que había sido eso? ¿Un sueño? ¿Pero quien era Nía Kaulitz? Espera ¿Kaulitz? ¿Ese no es el apellido de Tom?, ¿Nía Kaulitz hija de Cristal? ¿Que estaba pasando que pasaba con mi cabeza? había tenido el mismo sueño la noche anterior, pero en ese me desperté justo cuándo el cuchillo se dirigió a esa pobre niña, ¿Quien es esa niña? Nía, Nía, ahora que lo recuerdo mi madre pronuncia mucho ese nombre cuando voy a visitarle en el sanatorio, suele mecerse con la mirada perdida y cantar “Nia, Nia mi pequeña Nia” eso es todo lo que repite, mi madre, ¿Qué hace ella en mi sueño? ¿Por que quiere matar a esa bebe? ¿Quién es Aarón Kummer? Dios me estoy volviendo loca con todo esto, desde que Tom me explico ayer por la noche que era una bruja algo que realmente aun no me creo, es que es tan ilógico, pero lo había visto había visto aquella luz en la palma de mi mano, debo creer, todo ha sido muy repentino, Tom me hablo de un clan de brujas Blancas ya extinto donde su tía Cristal era la líder según el no era un clan muy grande pero si muy poderoso, el símbolo que salió de mi mano proviene del clan era el símbolo que les representaba, ellas tenían grandes poderes pero eran neutrales no estaban ni a favor de su padre ni a favor del enemigo hasta que Cristal se enamoro de Gustav y se caso con el, el Rey enemigo ¿Rey? ¡Dios! Creyó que las brujas blanca se habían unido al Clan de el padre de Tom y comenzó a cazarlas una a una matándolas haciendo extinguir casi todo el clan, según Tom ya casi no quedan brujas blancas y las que quedan ahora también son vampiras como Cristal, parece que yo soy descendiente de ese clan pero tengo un gran poder que aun no entiendo en que consiste, y eso también me pone en peligro, Tom aun tenia cosas que explicarme por que cada vez me confundo mucho mas.

Tom: ¿estas bien?- lo mire aturdida, recién recordaba su presencia y donde me encontraba, un avión estaba en un avión, de camino a Londres, con mi cabeza recargada sobre el pecho de Tom – te has despertado hace un momento y parecías aturdida ¿estas bien?- lo mire y parpadee, varias veces, sonreí.
-si, estoy bien- fue lo único que le respondí y el me miro con ojos escrutadores- no leas mi mente Tom -le reproche y el sonrió-
Tom: de acuerdo estas bien- dijo y pasó una mano por mi cabeza acariciando mi cabello, si había alguien que podía darme respuestas ese era el, pero claramente ese no era a el momento, mire y mas allá al lado de Tom estaba Bill con una hermosa sonrisa mientras le contaba algo a mi hermana y esta sonreía igual que el, el brillo en sus mirada era casi segador, mi hermanita estaba enamorada, mi pequeña hermanita a la que había protegido toda la vida, aunque ella tuvieses ese carácter que solía ser malcriado yo igual la protegía siempre de todo y todos, aun quería saber por que corría peligro, por que ella, ese era una explicación que Tom me debía, deje de mirar a la pareja y me levanté del regazo de Tom y mire a mi lado ahí estaba Cristal y Gustav mire a Cristal profundamente detallando su rostro, era tan hermosa y aunque vampiresa su rostro era de paz ella sonreía casi imperceptiblemente, lucia mucho mejor que el día anterior cuando la había dejado tan cansada parecía la misma de siempre ella levanto su rostro y le dio un pequeño beso en los labios a Gustav el cual le sonrió al instante y ese escena me produjo un sentimiento de nostalgia y añoranza dentro de mi que no supe interpretar por que, y recordé “Nia kaulitz la hija de Cristal” ¿Por qué había tenido ese sueño? Necesitaba respuestas, suspire, y mi mirada capto otra mirada, esta fijada en mi, Georg, lucia distante el solo forzó una sonrisa y giro su rostro a la ventanilla a su lado, suspire de nuevo, el era una linda persona de eso estaba convencida, -ya casi llegamos Nina – comento Tom y yo gire mi vista hacia el instantáneamente recordé lo que me dijo antes de salir de mi habitación la noche anterior “no te preocupes mientras estés conmigo estarás a salvo a si tenga que dar mi vida por ello” y sentí escalofríos como lo había sentido la noche anterior.

-¿Cuánto nos falta?- le pregunte
Tom: diez quince minutos como mucho.
-hum- observe sus facciones, estaba muy detallista yo, el lucia tranquilo, tenia los audífonos en sus oídos aunque sabia que su reproductor de música estaba apagado-
Tom: ¿que pasa? -me dio una pequeña mirada.
- nada- sonreí- ¿Qué escuchas?
Tom: Oh! Eso, ahora mismo no escucho nada, pero oía hip-hop.
-¿hip-hop? -le pregunte incrédula ¿Qué los vampiros oyen hip-hop? Eso era gracioso-
Tom: si, hip- hop no me mires como cosa rara.
-lo siento- solté una risita- eso que me pareció extraño bueno en realidad gracioso, a ver ¿me dejas oír?
Tom: ¿quieres oír, lo que oigo?
-si, eso dije-
Tom: Bueno, toma – me dio uno de los audífonos, me lo coloque el se quedo con el otro, dio play y una canción con mucha letra y muy rápida, con buen ritmo comenzó a sonar y el me miro esperando mi reacción, comencé a mover mi cabeza al ritmo de la música y sonreí y el me siguió- ¿te gusta?
- si, me agrada- sonreí.

Por Bill:
Estaba tan feliz desde que Samy y Nina nos habían dado la noticia de que mi princesa volvería conmigo, estaba feliz y no podía parar de sonreír, aunque no podía negar que sentía un poco de nervios Aarón no tardaría en enterarse y cuando eso pase Stifry y Yu vendrán tras nosotros pero en casa estaremos a salvo ahí esta todo nuestro clan y juntos podremos cuidar de ellas, no dejare que me quiten a mi princesa de nuevo. Samy se había quedado recostada sobre mi hombro mientras terminábamos de llegar y el avión aterrizaba tenia una de sus manos entrelazada con una de las mis y jugueteaba con mis dedos entre sus manos.
-oye- le susurre al oído ella volteo enseguida con una esplendida sonrisa- ¿te estas quedando dormida?- negó con la cabeza-
Samy: no, de hecho estoy ansiosa por llegar- dijo en el momento que el avión se estremeció un poco y supe que habíamos tocado tierra, no tardo mucho en detenerse.
-pues ya llegamos- le sonreí y a ella le brillaron los ojos, me había contado lo mucho que le emocionaba conocer lugares nuevos y de lo muy entusiasmada que estaba - vamos- dije levantándome del asiento.

Samy no había parado de observar la ciudad desde que salimos del aeropuerto y tomamos los taxis Tom, Nina, Cristal y Gus se había ido en el otro Taxi con nosotros solo iba Georg que se encontraba muy callado solo observando por la ventana.

Samy: es hermosa esta cuidad -susurro, sus ojos estaban plantados en cada edificio, en cada tienda, cada vidriera por todos lados sonreí y la tome por el mentón y sin decirle nada la bese de manera tierna -así tendrás siempre mi atención, no mirare mas nada - dijo aun con los ojos cerrados mientras apenas separábamos nuestros labios- Te amo- susurro y la bese de nuevo.

Media hora más tarde estábamos llegando a nuestra casa, la Mansión Kaulitz había pertenecido al clan por generaciones de vampiros era tan antigua como el clan, pero por ningún lado reflejaba su antigüedad todo allí era moderno como la época que vivíamos, nuestra ama de llaves, Carrie salió enseguida acompañada por otros empleados de la mansión todos ellos habían pasado muchas décadas junto a la familia y al clan eran de suma confianza y casi parte de la familia, por supuesto también eran vampiros y habían demostrado su fidelidad para con la familia, Carrie dio una orden y todos educadamente fueron por nuestro equipaje.
Carrie: bienvenidos jóvenes, señora cristal y señor Gustav, Joven Georg, señoritas –dijo dando una pequeña reverencia con su cabeza.
Tom: Carrie – el saludo- ¿como estas? -todos nosotros le sonreímos-
Carrie: muy bien joven gracias por preguntar - respondió con una amable sonrisa, Carrie no era anciana de hecho físicamente solo parecía tener treinta como mucho, pero desde que la conocimos antes de ser convertida ella siempre actuó con mucho aplomo, respeto, y cortesía, pero eso era algo también muy típico de su época y de su procedencia, ella había crecido en el campo y por eso solía ser tan respetuosa y agradecida-
Tom: ¿se encuentra nuestro padre en casa?- le pregunto y ella negó levemente-
Carrie: no joven, vuelve hasta mañana – dio una pequeña ojeada a las chicas y supe que se detuvo por no ser imprudente y decir alguna palabra de mas-
- Carrie- le llame-
Carrie: ¿si joven?
-¿están listas las habitaciones?- había pedido dos habitaciones de huéspedes para las chicas, quería que Samantha se quedara conmigo, pero no era algo muy propio por ahora.
Carrie: por supuesto joven.
Tom: ¿entonces entramos? -Se dirigió a todos nosotros, mi tía cristal le sonrió ampliamente-
- si- Tome la mano de Samy entrelazando nuestros dedos y Carrie le dio una minuciosa mirada a nuestra acción y observo a Samantha con el debido toque que la caracterizaba, Samy no lo noto, luego me observo a los ojos y pensó “la princesa es hermosa, justo como la recordaba señor” y sonrió “lo se Carrie, trátala bien, hazla sentir en casa para que no nos deje de nuevo” le respondí en pensamiento y ella sonrientemente asintió, cuando Kira había muerto ella había sido una de las mas afectadas, la quería mucho y era muy apegada a ella, fue la primera en apoyarnos cuando nadie había sabido nada de nuestro amor prohibido y nos había cubierto mil veces para poder vernos en el bosque a escondidas.

Tom: bienvenidas a nuestro hogar -dijo Tom con propiedad y las chicas sonrieron algo intimidadas observando nuestra casa- Carrie-
Carrie: si, joven.
Tom: por favor muestra al las señoritas sus habitaciones, y después vuelves necesito preguntarte algunas cosas- le dijo mi hermano amablemente y ella asintió-
Carrie: acompáñenme por favor – dijo dirigiéndose a Nina y a Samy, Nina miro a Tom y siguió a Carrie igualmente samanta, para cuando Carrie regreso Tom la puso al tanto de todo-
Tom: Carrie, Nina sabe de nuestra naturaleza, pero la princesa no para ella solo somos simples mortales, además Nina sabe algunas cosas no todas así que hay que tener cuidado, también con los empleados se que debe ser duro para ellos que dos humanas estén aquí, pero todos deben controlar sus instintos ellas son intocables y todos aquí deben protegerlas lealmente, ¿entendido? -pregunto mi hermano firme-
Carrie: si, señor.
Tom: Quiero una reunión con todos los empleados, debemos tener cuidado, y cuidar de ellas.
Carrie: ¿ahora?
Tom: si Carrie, ¿pero primero dime donde esta nuestro padre?
Carrie: Fue en busca de pistas sobre la joven Nia- dijo y mi tía automáticamente pregunto-
Cristal: ¿y han sabido algo? -Gustav también estuvo atento, quien aun seguía distante era Georg.
Carrie: no, señora nada aun -la desilusión fue evidente en el rostro de mi tía-
Bill: tranquila tía, la encontraremos- le sonreí y ella también forzó una sonrisa, pero estaba difícil solo mi padre podía encontrarla porque solo el sabia sentir y saber quien era-
Tom: si tía no te preocupes -sonrió- Georg – le llamo y nuestro ido amigo se tenso y miro a Tom-
Georg: ¿si?
Tom: Debemos hablar con nuestra gente poner a todos alertas nadie puede estar desprevenido ahora que la princesa esta aquí.
Georg: esta bien Tom. – Mi hermano lo observo un momento y luego desvió la mirada a nuestra ama de llave-
Tom: Carrie reúne a los empleados y por favor dile a las chicas que bajen.
- Tom – le llama a mi hermano
Tom: dime Bill.
-yo subiré y les diré.


Por Nina:
Estaba atónita, la habitación que me habían dado era tan grande que podría hacer mi casa en ella, hermosa, llena de lujos por todos lados, todo reluciente y sabanas de seda ¿estaba en el paraíso? No, pero se le asemejaba, el televisor pantalla plana incrustado en la pared me dio la impresión de que era un cuadro hasta que note los pequeños botones y el mando sobre la mesa de noche, La Mansión era perfecta grande, no, inmensa, totalmente pulcra y todo totalmente moderno y hermoso, pero algo llamo mucho mi atención recordé que justo en la entrada de la mansión el cuadro de un hombre de unos cuarenta años de edad, con el cabello largo hasta los hombros negro como la noche y con dos líneas blancas desde el área de sus orejas hasta toda la extensión de su cabello, ojos miel, de piel pálida y rostro hermoso, bastante parecido a Bill y Tom, sentado con rostro tan imponente que parecía de la realeza, supuse que era el padre de Tom, fui a la habitación de Sam y era igual que la mía, me recosté cansada sobre su cama y ella lucia anonadada observando todo.

-Hey Sam –le llame y ella me miro
Samy: dime
- jamás me imagine todo esto-
Samy: ni yo, ¿viste como ha cambiado Tom? Dando ordenes de aquí para allá y todos lo respetan y obedecen igual que a Bill- claro es un príncipe, pensé-
-si, es extraño no- trate de parecer indiferente con el tema y Samy no comento mas nada, la señora que nos había dado la habitación había sido muy amable con nosotras, me había caído muy bien, hablaba con mucho respeto, parecía una persona muy adulta, pero físicamente no parecía mayor de treinta, aun así me pareció cálida y amable, seguramente ella también era vampira, tres golpeas a la puerta me sacaron de mi concentración, Samy abrió.
Samy: amor – saludo a Bill como si no lo había visto en días, el sonrió ampliamente cuando ella beso sus labios y la tomo entre sus brazos se hundieron es su beso, yo troné mi garganta para hacerme notar, se separaron, sonrientes-
Bill: chicas Tom quiere verlas abajo.
- ¿y eso? ¿Pasa algo?-
Bill: no te preocupes, nada malo.
***






Jeje volví, perdón por la tardanza la universidad absorbe Crying or Very sad mañana publicare capitulo nuevo :3 comenten se les quiere
bounce affraid

lol!
avatar
Lady Ania Kaulitz

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Reikamoon el Lun Jun 04, 2012 7:59 pm

Ahhh! Me gustó... Recuerdo la intriga en esta parte!
Siguela! Quiero cap nuevo! Rolling Eyes
avatar
Reikamoon

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://foro.univision.com/t5/Web-Novelas/%C6%92%CE%B1%D0%B8%D1%8

Volver arriba Ir abajo

***LA APUESTA***

Mensaje  Lady Ania Kaulitz el Mar Jun 05, 2012 9:45 pm




\\Capitulo 16: una verdad, una herida]//



Tom había hecho una reunión para presentarnos a todas y cada una de las personas que allí Vivian fuesen empleados o no, en realidad yo no sabia distinguir quienes eran de la familia y quienes servían a la familia, todos parecían una gran hermandad pero todos acataban cada orden dada por Bill y Tom, luego de que Tom nos presentara como la Novia de Bill y a mi como “intocable” a al gran clan Kaulitz que según el no estaba a completo, pero a mi me parecían muchas personas, fuimos a comer en el gran comedor donde habían varias mesas de dieciséis silla cada una, seguramente era para cuando se reunía toda la gran familia.
El día fue relativamente ajetreado, Tom parecía hacer preparativos y dar indicaciones por aquí y por allá no se si era mi imaginación o las cosas allí eran siempre así, pero yo observaba a todos muy atentos, al comenzar el anochecer pude escaparme y a dar una vuelta por los jardines desde que llegue había querido hacerlo, eran hermosos, rosales bien cuidados de todos lo colores tamaños, flores igualmente de distintas especies, la grama era como una gran alfombra verde que daba el toque elegante a todo el lugar. En mi camino divise a un hombre sentado acostado en la grama mirando al cielo, gire mi vista en la misma dirección la luna estaba preciosa en su face de luna llena, me acerque y lo primero que reconocí fue la larga cabellara de Georg tendida bajo su cabeza.

-¿Por que tan pensativo? –pregunte sentándome de piernas cruzadas sin permiso a su lado, el desvió su vista hacia mi y sonrió levemente-

Georg: es que a veces no logro entender eso que llaman sentimientos, nunca antes me había pasado, pero supongo que ahora debo enfrentarlos-

-¿Enfrentarte a ti mismo y a la sensación de sentir? –pregunte algo intrigada, el mantenía su vista fija en el cielo-

Georg: mejor no lo hubiese explicado yo- sonreí-

-A todos nos toca en algún momento, no es tan malo-

Georg: en este caso lo es –intento forzar de nuevo una sonrisa pero en realidad no le salió, me pregunto por que estaría tan ido, hablaba de sentimientos como si fuesen prohibidos-

-¿Por que estas así Geo? Así no eres tu- lo mire y el también hizo lo mismo, Tomo mi mano y comenzó a juguetear con mis delgados dedos entre los suyos-

Georg: Nina quiero pedirte un favor – lo mire atenta y asentí-
-Claro dime-
Georg: si realmente amas a Tom quiero que seas feliz, quiero que le enseñes a valorarte y a cuidarte como te mereces, no solo como a un hermoso trofeo en una vitrina el cual es intocable, no, que te valore como eres a quien eres – lo mire fijamente y tome con mis dos manos su mano entre las mías-

-¿Por que estas diciéndome esto? Ya se que Tom es un egocéntrico y un dominador, pero no es tan malo, me cuida y si le sigo las ideas no peleamos tan frecuentemente. –sonreí, pero el bufo-

Georg: ¿si le llevas las ideas? ¿Te estas oyendo? Hablas como si fuese tu esposo y no es solo eso, hablas como si fuese tu dueño y no un dueño cualquiera si no el amo y señor, escucha, si te vuelves su compañera serás eso, su compañera no su súbdita, no su esclava, el debe darte tu puesto y amarte como se debe, no permitas que te use, ni que te maneje a su antojo, ya se que Tom es bueno, y también he visto que te quiere, pero para el es complicado doblegar su orgullo, siempre ha tenido la potestad para mandar tomar decisiones y hacerlas cumplir, que una persona que el cree ahora de el, tenga su mismo nivel de opinión, será difícil para el pero debes hacerle entender que tiene que ser así, que serás su compañera no su súbdita.

-¿Geo por que me dices todo esto? pareces preocupado- hice una mueca entendía lo que me decía lo que no entendía era por que.

Georg: solo, digamos que me preocupo por ti bonita- Tomo una de mis manos y dejo caer un amable beso sobre mis nudillos, sonreí pero inmediatamente la vos de Tom me hizo sobresaltarme.
Tom: ¿Nina que esta pasando aquí? – Pregunto con rostro gélido, vos gruesa y sus ojos ligeramente Rojos-

-Tom- dije en un gemido nervioso, se que no estaba haciendo nada malo pero mi corazón me traiciono acelerándose de golpe.
Tom: Nina he dicho ¿que esta pasando aquí? – sus ojos se teñían mas carmesí y su mirada se hacia cada vez mas fría, las venas de su rostro comenzaban a resaltar-
-Tom espera, cálmate- dije casi aterrada de verle tan molesto sentía como si en cualquier momento saltaría sobre mi como una pantera-
Georg: Tom cálmate –intento hablar geo pero Tom no le dejo-
Tom: ¿Que esta pasando aquí?- pregunto por tercera vez arrastrando las palabras de manera amenazante-
Georg: Tom, mírate estas a punto de perder el control – le dijo geo pero Tom no se movía ni un ápice- No pasa nada solo hablaba con Nina ¿Qué quieres que te digamos?

Tom: te lo he dicho Georg ella es mía, lo sabes desde el primer momento es mía yo gane y se queda conmigo- dijo ya con los ojos rojos-
Georg: te he dicho que no es un trofeo Tom, mírala es una chica hermosa, ¿no puedes ver masa allá de lo físico? –Grito totalmente alterado mientras yo trataba de procesar el sentido de posesión de Tom- Definitivamente ella no debería ser para ti, ella no debería ser tu chica.

-Chicos cálmense- intente interferir pero para ellos era como si fuese invisible, bueno en realidad geo parecía protegerme con su cuerpo-

Tom: ¿y tuya si? ¿Debería ser tu chica Georg? ¿Crees que debería estar contigo? ¿Que la cuidarías mejor que yo? -¿pero que les pasaba? hablaban de mi como si fuese un objeto-

Georg: en realidad si, si creo que podría hacerlo mejor, por lo menos no la trataría como a una posesión material, me arrepiento Tom, me arrepiento de haber apostado contigo, debí de solo ir por ella y ya –los dos se quedaron en silencio, los mire fijamente-

-¿Apostado?- Y lo siguiente que vi fue el puño de Tom que golpeo con fuerza en el rostro de Georg quien callo hacia atrás y a su vez me arrastro a mi y caímos los dos al suelo, yo metí mis manos para no golpearme la cara, Tom se quedo congelado mirándome mientras estaba tendida en el suelo, le di una mirada fulminante- ¿Apuesta? –grite esta vez, aun en el suelo apoyada sobre mis manos, por un momento me olvide de Georg y solo me centre en Tom- ¿Cómo que una apuesta Tom? ¿Quieren decir que solo fui una maldita apuesta para ustedes, y que todo este teatro es una discusión de ego herido?- grite de nuevo y mis ojos comenzaron a cristalizarse- me puse de pie poco a poco Tom estaba inmóvil - mirándome con el asombro visible en su rostro- ¿entonces vas a hablar o no?

Tom: Nina… estas sangrando –susurro, dirigí la mirada a mi mano, me había hecho un gran rasguño en la palma de mi mano derecha cuando caí al suelo, lo volví a mirar de manera fulminante-

-¿Ahora te preocupas por mi? Oh, lo siento se daño tu perfecto trofeo… Te odio - dije y seguidamente lo empuje y Salí a toda prisa hacia la casa-

Por Sam:
Iba saliendo de mi habitación en el momento que vi a Nina entrar en la de ella a pesar de que paso como un celaje alcance a ver que estaba llorando corrí un poco y le metí el pie a la puerta antes de que ella la cerrara, ella volteo totalmente sobresaltada como si esperaba que fuese otra persona totalmente molesta, al verme se relajo un poco, entre tras ella a la habitación.
-Hey ¿que pasa?- me acerque claramente preocupada por ver a mi hermana en ese estado, lucia totalmente triste y decepcionada, ella tomo una camiseta de la enrollo en la mano y se sentó en la cama y yo me senté tras ella –

Nina: ¿sabias que todo ha sido una apuesta?- no entendí a que se refería.

-¿Apuesta? ¿De que hablas?- Arrugue el entrecejo.
Nina: De Tom, hablo de Tom, es un completo estúpido todo su interés por mi era por ganarle una apuesta a Georg.
-¿Apuesta? ¿A Georg? ¿Cómo es eso? Nina no entiendo nada.
-Nina: así como te lo estoy diciendo Sam solo fui un juego, una maldita apuesta, jamás les interese de verdad, jamás le interese a Tom, solo quería jugar conmigo, solo quería utilizarme – dijo todo de golpe claramente exasperada y luego se le quebró la vos, estaba claro esto le dolía mucho mas de lo normal, mi hermana no era una llorona sentimentalista, se quejo mientras se acomodaba el trapo color rosa en su mano, seguí los movimientos como mis ojos hasta que vi que comenzaba a teñirse de rojo, eso era sangre.

- ¿Que te paso? -Ella miro su mano-

Nina: me caí cuando Tom golpeo a Georg, yo estaba tras el, lo golpeo con tanta fuerza que yo también fui arrastrada al suelo, me duele mucho la muñeca se quejo de nuevo-
-¿Se pelearon de nuevo esos dos?-
Nina: Si –se quejo de nuevo-
-Déjame ver- ella tendió su mano despacio hacia mi, mientras las lagrimas comenzaban a salir nuevamente, estaba segura que no era por su mano que estaba llorando, revise la muñeca sin duda se la había torcido- el rasguño no es grave un poco profundo, pero te torciste la muñeca, espera- me levante y fui hacia el botiquín de primeros auxilios, cada habitación tenia uno, Tome vendas y alcohol para limpiar el rasguño y así lo hice, luego vende su mano, mi hermana se quejaba de dolor a cada tanto- te va a doler un buen tiempo, podría pedirle a Bill para que mañana te lleve al medico si quieres-
Nina: ni linda gracias –dijo mi hermana conteniendo las lagrimas de nuevo- soy una estúpida, quiero irme a casa- y se me contrajo el corazón no me gustaba ver a mi hermana así-

-Cálmate Nina la abrace- ella correspondió mi abrazo y luego se separo secándose las lagrimas- ¿Qué te duele mas la apuesta o que haya sido precisamente Tom quien apostara por ti? -ella guardo silencio con la mirada perdida en el piso luego se encogió de hombros.
Nina: es lo mismo ¿no?
-No es lo mismo, Tom cada día te importa más, por que por lo que veo tampoco le has dado mucha importancia a que la apuesta fue de dos y el otro fue Georg – ella levanto la mirada y me miro directamente a los ojos-
Nina: Son unos idiotas – dijo claramente sin argumentos- me usaron como un juguete-
-¿Nina estas enamorada de Tom? – mi hermana abrió los ojos como platos y me miro fijamente-
Nina: ¿Qué estas diciendo?- sacudió la cabeza y guardo silencio por un momento- ¿amarlo?
-Ujum -hice una mueca-
Nina: pero… no lo se – sonreí-
-No hace falta que lo digas te has enamorado de Tom - ella guardo silencio- sabes que, tratare de investigar bien las cosas por que es claro que tu estas muy confundida- camine un poco hacia la puerta.

Nina: Sam –susurro, me gire para mirarle- es muy posible que tengas razón – y no supe como interpretar la inexpresión de su rostro pero era claro estaba decepcionada
-Tranquila Nena no es el fin del mundo – sonreí- cuando fui a tocar la puerta para abrirla note que estaba abierta así que solo empuje, un hombre estaba tras ella recostado a la pared- ¿Cuánto has oído?

Tom: lo suficiente – se mantenía muy serio-

-Ella estará bien, pero sin entras ahora solo te sacara de la habitación a palos- sonreí tratando de quitarle hierro a la situación, Tom solo me miro aun muy serio-
Tom: ve con Bill estaba buscándote.
-¿Donde esta?
Tom: no se la ultima vez que lo vi fue antes de encontrar a Nina con…Georg.
-oh! Claro, Tom ya la oíste ¿no? El no es importante para ella, tu si pareces serlo- Tom me miro y hiso un pequeño movimiento con su cabeza que pareció ser un asentimiento- Iré con Bill-
Tom: si.

Por Nina:

luego de que mi hermana salió de mi habitación me recosté me envolví en las almohadas de manera que me tape los oídos con una ellas, mi vista cristalizada se perdió en la ventana de la habitación que solo mostraba un hermoso bosque y por encima de el un oscuro cielo azul, no aguante el nudo en mi garganta y comencé a llorar con fuerza, solo había sido un trofeo para el, era mentira que me deseara o que le importara, todo era mentira, sentí el borde de mi cama hundirse y me moví rápidamente.
-¿Que haces aquí?- Tom estaba sentado al borde de mi cama-

Tom: intento buscar las palabras para explicarte las cosas, pero no se que decir- lo mire, me incorpore en la cama y me seque las lagrimas automáticamente- no se como explicar lo inexplicable- guarde silencio cruce mis brazos y me recosté sobre mis piernas mirando hacia la ventana, las lagrimas comenzaron a salir de nuevo, estaba demasiado dolida como para hablar con el en ese momento- No llores mas.

-Lo siento, seguramente eso no fue lo que pensaste cuando apostaste por mi como un pedazo de carne, seguro no pensaste que como cualquier humana podría llorar y me podía doler que me usaran como un juguete- no me moví de mi posición.

Tom: no, no me gusta que llores.

-¿Y que? ¿Eso es otra orden?

Tom: no, solo no me gusta.

-No me importa si te gusta o no, sabes si estuviésemos aun en el hotel y no aquí, ya estuviera preparando mis maletas para regresarme con mi familia con mis padres, pero no lo hago solo por Sam por que me preocupa ella- levante mi cabeza y lo mire el se giro para mirarme también a los ojos- y si pudiera también te echaría de esta habitación pero resulta que estoy en tu casa y aquí eres amo y señor mi palabra seguramente te importara un bledo así como tantas otras veces-

Tom: ¿eso es lo que quieres que me valla?– mantuve la mirada, en realidad eso era lo que deseaba estaba demasiado molesta y dolida como para que el estuviese cerca de mi, el me observo un momento y luego miro el vendaje en mi mano- esta bien Nina –se puso de pie y camino perezosamente hacia la puerta se detuvo justo antes de salir –Nina… siento mucho haberte lastimado, no pensé en el daño que podía causarte, pero a pesar de eso te equivocas al decir que no eres especial para mi - y salió ni siquiera me miro solo desapareció.



Comenten Very Happy

Razz
avatar
Lady Ania Kaulitz

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Reikamoon el Mar Jun 05, 2012 10:08 pm

Dios! Ya se enteró de la apuesta! No Siguela! Yo sé que ella si es importante para Tom! Todos lo sabemos!
Siguela! Awww! Como amo esta nove. Había estado esperando para que publicaras cap nuevo... Y por fin!
Por favor Ania! Espero cap pronto! mañana (:
avatar
Reikamoon

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://foro.univision.com/t5/Web-Novelas/%C6%92%CE%B1%D0%B8%D1%8

Volver arriba Ir abajo

***LA APUESTA***

Mensaje  Lady Ania Kaulitz el Vie Jun 08, 2012 7:46 pm



\\Capitulo 17: El gran señor//





Por Bill:
Mi preciosa novia cruzo la puerta de mi habitación con el rostro contrariado parecía preocuparle algo, me le quede mirando hasta que se sentó en la orilla de mi cama.
-Te he estado buscando- ella me miro y luego volvió a mirar el suelo-
Sam: lo se Tom me lo dijo, lo siento estaba en la habitación de mi hermana, ella no se sentía muy bien- hiso una mueca-

-¿Que pasa con ella?- deje sobre la mesa de noche el libro que estaba leyendo y me incorpore para gatear un poco sobre la cama, la abrase por la espalda he hice que recostara su cabeza en mi hombro, ella se acuno entre mis bazos-

Sam: Bill dime algo ¿tu tenias conocimiento sobre esa supuesta apuesta entre Tom y Georg? –Suspire con decepción, con que eso era-

-Si- admití sin rodeos, se giro para mirarme súbitamente, asombrada- nunca he estado de acuerdo con que Georg y Tom hagan esas cosas, no es propio, además ellos siempre están apostando por todo-

Sam: ¿pero como pudiste permitir que apostaran por mi hermana Bill?
-créeme que trate de impedirlo, se lo dije a Tom y a Georg el día que lo hicieron, pero como siempre nunca me oyen en esas cosas Tom siempre hace su voluntad y Georg siempre le ha seguido sus juegos- le acaricie la cabello-

Sam: solo jugaron con mi hermana y me duele, me duele que ella ahora este tan triste- bajo la cabeza con pesar y yo sentí que algo me apretaba el corazón ese simple gesto de tristeza en su rosto me hacia enojar muchísimo con Tom- sabes Bill ella ha sufrido, mi hermana ha tenido una vida dura y por eso siempre ha sido tan seria y reservada, ha tenido que luchar contra sus propios fantasmas y a pesar de todo eso siempre mantenía un bonito brillo de alegría en los ojos, creí que con Tom tal ves iba a aprender a divertirse a ser feliz, no se tal ves espere cosas que no debía-

-Tom es un idiota para las mujeres linda, siempre ha carecido de sutileza y también siempre… debo admitir… que nunca se toma en serio a nadie- ella hizo otra mueca, me miro a los ojos “y justo tenia que aparecer mi hermana en su camino” esas fueron sus palabras mentales, suspire- pero creo que con Nina las cosas han sido distintas, no se por que pero con ella Tom es distinto, y créeme que conozco bien a mi hermano-

Sam: ¿tú crees que ella tal vez le importe un poco?
-Estoy seguro, y no creo que le importe un poco creo que le importa y mucho- ella recostó de nuevo su cabeza sobre mi hombro-
Sam: Bill ¿tu también apostaste por mi?-Me sorprendió su pregunta-
-No princesa jamás haría eso, yo ya sabia que eras mía- dije con un poco de humor y ego juntos-
Sam: ¿a si?- dijo ella con una sonrisa, picara- ¿y como supiste que iba a fijarme en ti? No es que estés muy guapo que digamos- sonrió malévolamente, fingí indignación-

-Pues Lo supe y no me equivoque- ella soltó una carcajada-

Sam: eres un tonto ¿como podrías saber que desde el primer momento que te vi me encantaste? -me dio un beso en la mejilla, la abrase y entrelace mis manos con las de ella sobre su vientre por un momento paso la idea fugas de cuando creciese una vida allí, el fruto de nuestro amor, me encontré con mi enrome sonría-

-Por que tu también me encantaste- le hable al oído ella se estremeció y cerro los ojos, comenzó a acariciarme con su nariz en mi mejilla- La verdad es linda, que no soportaría que otra persona te tocara tan siquiera un cabello, creo que me volvería loco de ira, creo que despiertas ese lado posesivo de mi, por eso no sería capas de apostarte, ella sonrió aun con los ojos cerrado sin dejar de acariciarme con su nariz-

Sam: pues no deberías preocuparte por eso, yo soy tuya y siempre seré solo tuya, no me interesa y se firmemente que no me interesará mas nadie, ni ahora ni en el futuro- sonreí de nuevo-
-Lo se- encontré sus labios y le di un pequeño beso- por que es exactamente lo que yo siento- ella abrió los ojos y me miro fijamente-

Sam: Te amo con todo mi corazón Bill, con mi corazón, mi alma y mi vida- lo vi todo en su mirada cada palabra era cierta, mi corazón pareció desbocarse, y sentí la necesidad de que ella fuese como yo en ese momento, para poder también declararle mi inmenso amor y que ella viera en mis ojos lo que yo vi en los de ella, bese sus labios despacio-

- Y yo a ti Samanta, mi corazón te pertenece, ya no es mio es tuyo así como el tuyo es mio, así como eres mi vida ahora, Te amo- volví a besarla- Quédate conmigo esta noche y vuelve ser mía de nuevo-

Sam: yo soy tuya en todo momento Bill, siempre, siempre seré tuya- por un momento tuve la sensación de estar repitiendo una escena de mi vida, como la primera vez que nos habíamos jurado amor eterno, como la primera vez que su cuerpo había sido mio, hace tantos años-

Tome posesión de sus labios, tan suaves y sensuales, que hacían que cada musculo de mi cuerpo se tensara, y provocaban una adictiva sensación de querer mas en cada fibra de mi ser, cada célula en mi cuerpo era como un volcán despertándose por la mujer que amaba, la amaba, la deseaba, con tanta pasión que el tiempo pareció detenerse, deslice mis manos por su cintura y me introduje debajo de la tela de su blusa y acaricie su suave piel desnuda, era como la caricia de la seda entre mis manos, le quite la blusa, me encontré con una fina y hermosa espalda desnuda, no traía sostenes, tome su caballo y lo aparte a un lado teniendo la vista de su espalda por completa para mi, comencé a besar despacio por toda la línea media, un gemido desde su garganta hiso erizar mi propia espalada, fui hasta sus hombros y comencé a besar su cuello, ese lugar, ese lugar donde el torrente de sangre fluía, despertó mis instintos, aspire ya profundamente excitado, desee clavar mis colmillos ahí y beber su dulce sangre como aquella ves hace años y que así ella bebiese la mía, pero sabia que aun no era el momento, ya pasaría eso en nuestras futuras noches juntos por que ahora nadie la separaría de mi, así que solo deslice la lengua sobre el lugar, controlándome a mi mismo, ella se estremeció entre mis brazos, hice que poco a poco se recostara sobre la cama y de un momento a otro el hermoso cuerpo de mi princesa estaba desnudo entre mis sabanas mire la ventana la luna estaba en su punto, redonda hermosa y justo al frente de mi ventana, sonreí, y me levante, Sam me siguió con la vista, me quite lo que traía puesto, un mono pijama y un bóxer, ella sonrió al verme desnudo allí parado frente a ella, totalmente excitado duro y hechizado por ella, camine un poco y apague la luz de la habitación como esperaba la luna iluminaria sensualmente su cuerpo desnudo entre las sabanas de seda de mi cama, la respuesta ante la hermosa vista en mi cuerpo fue extrema, cada musculo se tenso y mi miembro se endureció en su totalidad - Preciosa- susurre y me metí a la cama hiendo directamente por su boca, y luego besando cada espacio posible en su cuerpo, la quería toda quería fundirme en ella, tanto que formáramos un solo ser, abrí un poco mas sus piernas y acaricie el triangulo delicado de su cuerpo, ella arqueo su espalada en respuesta, y dejo escapar un gemido como pidiendo mas, así que hundí un dedo en ella, la vi apretar las sabanas en sus manos mientras ahogaba mi nombre, mi propio cuerpo estaba a punto de explotar así que decidí ponerle fin a la agonía del deseo, y entre en ella tratando de hacerlo despacio, me estaba costando muchísimo controlar mi verdadero ser, Sam estaba volviéndome loco, con cada caricia con cada beso, con cada gemido mi cuerpo respondía y mis instintos amenazaban por salir como un depredador, busque sus labios para calmar mi ansia, mientras me hundía por completo en ella, encajando a la perfección nuestros cuerpos con la pertenencia que nos teníamos, susurre su nombre con vos ahogada y ronca en su oído mientras ella acariciaba mi cabellera con los ojos cerrados, totalmente entregada al placer, era como si se había abandonado de su cuerpo, sus mejillas rojas, la capa perlada en su frente, su cabello enmarañado sobre la almohada, el rose de sus pezones duros contra mi pecho, y el vaivén de caderas, hicieron que me volviera loco, con un gruñido de mi garganta mi naturaleza interna lucho por salir, sentí mis poderes tan nítidos, Sam abrió los ojos y el la oscuridad bajo el reflejo de la luna la vi fruncir el ceño y parpadear, reaccione al instante, ella no debía saber aun lo que era o lo que éramos por que ella seria como yo, indudablemente seria como yo en cualquier momento, así que volví a besarla sin parar, hasta que la convulsión en nuestros cuerpos se hiso unísona y con un ultimo y ronco gemido, me entregue, dejando mi semilla dentro de ella, ahogándonos por completo de placer, la mire directo a los ojos aun enlazado a ella, tenia la mente en blanco tratando de recobrar, aliento, Sonrió dulcemente y me beso de nuevo, me encantaba esta mujer, como jamás me había encantado ninguna otra, ella lo era ahora todo para mi.
Sam: creo que estuvo intenso - bromeo-
-¿No te ha gustado?
-No- respondió con la respiración aun agitada- Me ha encantado.

Por Nina:
Mi noche había sido pésima, Mi mente parecía un torbellino, cada vez que intentaba dormirme soñaba con mi madre, Llamándome “Nia, Nia mi pequeña Nia” el recuerdo de aquel símbolo en mi mano y aquel misterioso hombre que me llamaba joya del clan Kaulitz, quería llamar a Tom y platicarle todo aquello, pero mi orgullo era mas fuerte y entonces era cuando recordaba lo sucedido horas antes y la rabia inundaba mi cuerpo.
Me levante muy temprano, me di un baño y me arregle sencillamente, pero bonita, unos pantalones vaqueros, y una franela pero hacia frio así que me coloque un suéter por encima, sandalias bajas y deje mi cabello suelto, Salí de mi habitación para ir a buscar a mi hermana pero no estaba en su habitación, supuse que tal ves estaba en la de Bill o ya había bajado así que yo también baje, mientras bajaba las escaleras con mis manos abrasadas a mi cuerpo por el frio , vi a un hombre, muy apuesto, el mismo señor que estaba en el cuadro que estaba justo en la entrada de la casa, sentado de una manera tan sofisticada que infundía mucho respeto, estaba en uno de los sofá del salón frete a la escalera, parecía leer algo un documento tal ves, enseguida dejo de mirar el documento y clavo una penetrante mirada en mi, fue tan intimidante que quise echar a correr de nuevo a arriba, pero seguí bajando.

-Buenos días salude – pero entonces en sus serias facciones se dibujo una amable sonrisa que me hiso relajarme solo un poco-
XX: Buenos días, ¿desde cuando las mañana están iluminadas por tan preciosas flores matutinas en esta casa? -sentí mis mejillas calientes y automáticamente entrelace mis dedos nerviosamente ¿se refería a mi? ¿Una hermosa flor matutina, Yo? Sonreí, la voz de aquel hombre era encantadora, y físicamente te dejaba sin aliento, se parecía tanto a Bill y a Tom que era difícil creer que fuese su padre, parecía mas bien su hermano mayor, se veía muy joven ¿vamos a que edad los había tenido a los diez años? El hombre sonrió de nuevo - Disculpe mi falta de cortesía señorita– me causo un poco de gracia tenia el mismo acento antiguo de Bill, ahora sabia quien lo había educado tan cortésmente, lastima que Tom no aprendió nada –mi nombre es Edzel, Edzel kaulitz señorita ¿y usted es? -y me quede petrificada frente a el, la imagen de mi sueño se vino como una película a mi mente lo mire a los ojos, “Edzel moriría si supiera que estas en mis manos, su querida sobrina Nía Kaulitz, la hija de Cristal” esas palabras resonaron en mi cabeza automáticamente el hombre frunció el ceño, parpadee rápidamente y desvié la mirada, seguramente este hombre podía leer la mente como sus hijos, como no pensé antes, era como ellos no ¿no?-

Tom: Se llama Vanina, es… es mi novia, padre- interrumpió Tom desde lo alto de las escaleras empezando a descender-
Edzel: ¿Tu novia? Pues déjame felicitarte hijo, tienes unos excelentes gustos –sonrió amablemente, yo estaba atónita ¿Tom había dicho “su novia”? ¿Y desde cuando? hasta la noche anterior solo era “su premio” lo mire con amargura, su mirada seria y firme descendió sobre mi-

Tom: Lo se padre ¿es preciosa cierto?
Edzel: sin duda – mis mejillas comenzaron a quemarme de nuevo-
Tom: pero que no te engañe lo que ves padre, tiene un carácter especial-en un momento estaba a mi lado, Edzel soto una carcajada-
Edzel: algo que no te vendrá mal hijo.
Tom: Si, eso supongo –Sonrió y no pude evitar corresponder a su sonrisa, manipulador, idiota, repetí en mi mente mirándole a los ojos- y me ama padre, es tan cariñosa – soltó en burla-

Edzel: pues me alegra hijo, Tengo que hablar contigo –cambio el hombre de tema drásticamente- te veré en el estudio, te esperare allá, a sido un placer Vanina-
-Oh! Nina señor, mis amigos me dicen Nina, así que usted también puede decirme así- sonreí- y el placer es todo mio-

Edzel: Nina, claro supongo que eso también me hace tu amigo ¿no? -asentí con una sonrisa- que bueno, bueno me retiro, Tom te espero-
Tom: allí estaré en unos segundos padre-



Espero que les halla gustado Smile Comenten ^^
bounce
lol! afro
avatar
Lady Ania Kaulitz

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Reikamoon el Vie Jun 08, 2012 8:30 pm

Se va a enterar Tom? Nina, después de todo, es el problema del mundo XD
Siguela! Que quiero ver la cara de affraid de Tom! jajajaja... Bueno no tanto así, pero sí. XD
Sé que se va a sorprender! Razz
avatar
Reikamoon

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://foro.univision.com/t5/Web-Novelas/%C6%92%CE%B1%D0%B8%D1%8

Volver arriba Ir abajo

***LA APUESTA***

Mensaje  Lady Ania Kaulitz el Vie Ago 10, 2012 4:04 am



\\Capitulo 18: Recuerdos //





-Disculpa ¿desde cuando se supone que soy tu novia? –Dije con molestia -
Tom: no es necesario, la formalidad, en todo caso tu ya me perteneces –sonrió socarronamente-
-¿Estas tarado verdad Tom?
Tom: no, que yo sepa, linda deberías aprender un poco de modales.
-Y tu deberías aprender a borrar la sonrisita estúpida esa que tienes ahora en tu cara – lo mire mal y su sonrisa se ensancho-
Tom: ¿pero no es esta la sonrisa que mas amas? – lo mire directo a los ojos y solté un bufido, esquive su mirada y me cruce de brazos esperando a que se fuera- Nina tenemos que hablar sobre lo que paso ayer.
-No lo creo Tom yo no tengo absolutamente nada que hablar contigo- fije mi mirada en la pared-
Tom: pues tenemos que hablar lo quieras o no- lo mire de nuevo su sonrisa se había borrado ahora estaba totalmente serio-
- Tom tu padre te esta esperando – me mantuve igual de seria que el-
Tom: iré con mi padre ahora y luego tú y yo hablaremos.
-Tom deja de hablar como si tuviera que seguir tus órdenes, no, sabes que, mejor déjame en paz – me di la vuelta para subir a mi habitación de nuevo –
Tom: Nina ve a desayunar, te buscare en cuanto termine de hablar con mi padre.
-Aun no tengo hambre – comencé a subir las escaleras solo sentí una pequeña ráfaga de viento y Tom ya estaba frente a mi-
Tom: ve a comer Nina, Ahora – lo mire fijamente-

-Tom ve a la reunión con tu padre, yo iré a mi habitación y cuando tenga hambre, bajo a desayunar, o cuando los demás estén por aquí, bueno mi hermana, teniendo en cuenta que ustedes no desayunaran, tampoco me gusta comer sola y menos en una casa tan grande, ahora ¿por favor me dejas pasar?- di un paso adelante pero Tom no se movió ni un ápice-
Tom: tenemos que hablar, te buscare en un rato.
-Lo que digas Tom – lo mire mal- ya déjame en paz.
Tom: ve a comer- y en un abrir y cerré de ojos ya no estaba allí - suspire-
-Supongo que en su casa se siente más cómodo para actuar de manera normal, según el, pero su manera “normal”, me altera – dije en un murmuro luego suspire audiblemente y seguí caminando hasta la habitación de mi hermana, llame a la puerta pero ella no estaba, di un gran suspiro- ¿será que la busco en la habitación de Bill? -Murmure para mi misma- No mejor espero a que aparezca- baje las escalera de nuevo y fui hasta la cocina-
Carrie: señorita, buenos días que se le ofrece – me saludo la ama de llaves, sonreí con mis brazos abrasados a mi cuerpo-
-Pues… -dude un poco, estaba haciendo exactamente lo que Tom me había mandado a hacer, suspire- pues…
Carrie: ¿le sirvo su desayuno? –Sonreí-
-Si fueses tan amable.
Carrie: con gusto- sonrió ampliamente y se puso en marcha, esta mujer me gustaba me daba una sensación de calidez-
- Señora Carrie- le llame- ¿se llamas así verdad?
Carrie: oh no, señorita me puede tutear y si, así me llamo hasta donde se -sonrió de nuevo mientras serbia en el plato las tostadas con queso, solté una pequeña risita -
-oh bueno, tratare me cuesta acostumbrarme a eso al principio, pero a cambio también me gustaría que me tutearas- ella sonrió-
Carrie: tratare me cuesta acostumbrarme a eso al principio - repitió mis palabras mientras me giñaba un ojo y serbia jugo de naranja en un vaso, solté una carcajada-
-Bueno supongo que estamos a mano, ¿usted ya desayuno?
Carrie: ¿Por que lo pregunta señorita? – Me miro con el seño fruncido-

-Pues vera Carrie es que nunca me ha gustado comer sola y la verdad el comedor es como grande para mi solita – sonreí apenada- Tom esta ocupado con su padre, y Bill… Bill y mi hermana… pues la cosa es que ¿será que puedo comer aquí en la cocina con usted y así me hace compañía? – Sonreí de nuevo, ella correspondió a mi sonrisa-
Carrie: pues la verdad no tengo mucha hambre, pero igualmente le puedo prestar mi compañía si eso desea – coloco el plato y el vaso sobre la mesa- si esta de acuerdo- sonrió y entonces yo caí en cuenta, seguramente Carrie era como Tom y como todos allí, y obviamente no tenía “hambre”-

- Carrie, ¿Cuántos años llevas trabajando para los Kaulitz? – Le pregunte mientras tomaba asiento-
Carrie: he perdido un poco la cuenta sobre eso señorita, -sonrió- Vanina…
¬-Nina, solo Nina – le di un sorbo a mi jugo-
Carrie: Nina ¿le puedo hacer una pregunta?
-Claro Dígame- asentí comenzando a consumir lo que estaba preparado deliciosamente en el plato.
Carrie: el Señor Tom… ¿el y usted? –se detuvo como buscando las palabras-
-Es complicado Carrie – le sonreí- Tom es complicado - suspire- el da ordenes, y tiene un complejo de que es mi dueño que me pone los bellos de punta de la rabia - solté mas para mi que para ella, le mire y ella estaba sonriendo-
Carrie: jamás había visto al señor tan interesado en alguien, tan celoso y al pendiente de todo, antes de que llegaran el y el joven Bill habían mandado a preparar la habitaciones de una manera exclusiva, cuando el joven Tom la presento a todos dejo claro que nadie podía tocarle ni siquiera mirarla –hice una mueca-
-Si a eso me refiero – murmure tragando mi comida-
Carrie: hoy estuvo preocupado por su desayuno y ayer se peleo con su mejor amigo, desconozco el origen, pero se que fue por usted, el señor Tom no suele actuar así nunca, el es mas bien un poco frio cuando de poner las cosas en orden se trata y siempre sabe hacer las cosas bien, en cuanto a las chicas no es un tema de importancia para el, creo que usted es muy importante para el señor, tal vez, usted no lo ve por que no lo conoce hace tanto como yo, pero el joven Tom se ve cambiado, hasta cálido – La mire fijamente, ella sonrió y se sentó frente a mi en la mesa-

-Pero Carrie es difícil, no me gusta que me ordene o me trate como a un objeto de su propiedad, no soy un objeto - aparte de que se atrevió a apostarme, pensé-

Carrie: pues téngale paciencia y enséñele a el aun le hace falta aprender cosas sobre las mujeres –sonrió ella, yo hice una mueca-
-Estoy un poco de acuerdo con eso-
Tom: ¿conspiración?- resonó la voz de Tom a mis espaladas y yo me tense de inmediato mire a Carrie- Nina ¿pones a la mujer mas confiable de este lugar de tu lado?- Carrie sonrió-

Carrie: usted debería saber lo difícil que es hacer eso joven- dijo y se levanto de la mesa-

Tom: ya lo se, es por eso que todos aquí confiamos plenamente en ti –sentí la sonrisa en su voz- veo que me hiciste caso Nina – puse los ojos en blanco – Carrie soltó una risita por lo bajo- ¿Ya estas lista?

-¿Lista para que? – un ultimo sorbo a mi jugo y me levante de la mesa tome el vaso y el plato inmediatamente Carrie me los quito de las manos- muchas gracias Carrie ha estado delicioso- ella asintió y sonrió mientras se dirigía al lavaplatos, mire a Tom- ¿entonces? ¿Lista para que?
Tom: tenemos que hablar Nina
-¿y si yo digo que no?- lo mire de forma altanera- se formo una arrogante sonrisa en sus labios-
Tom: ya deberías saber lo poco que me debe costar levantarte y llevarte por la fuerza, no se si prefieres eso- lo mire fijamente con la furia hirviendo dentro de mi-
-Carrie nos vemos luego ha sido un agradable desayuno con su compañía – Forcé una sonrisa para la mujer y Salí de la cocina, esquivando la imponente presencia de Tom, camine sin mirar atrás hasta salir de la casa, sabia que el venia tras de mi así que me detuve sin saber a donde mas ir los jardines de la mansión eran muy amplios y no los conocía-

Tom: ¿Listo o prefieres caminar un poco mas? – su vos sonó justo detrás de mi y me hiso saltar se supone que debería venir lejos-
-Ya dime lo que tengas que decirme, nada va a justificar que me hallas usado como un objeto, Tom, nada- dije con la cabeza enterrada en la grama verde del jardín-

Tom: Eso ya lo se, pero no es de eso de lo que quiero hablarte Nina – Me gire y lo mire a los ojos-

-¿Entonces?

Tom: mi padre quiere verte, pero antes debo contarte algunas cosas.

-¿Tu padre y para que? – Trague saliva nerviosa

Tom: No quiero que hablemos aquí afuera.

-¿vamos adentro?

Tom: No, Vamos a mi habitación –suspire, de nuevo una orden-

-Está bien –

Por Bill:
-Era la mejor mañana que había tenido hasta ahora, despertarme y tenerla ahí tan hermosa desnuda entre mis sabanas, era la mejor sensación que había vivido desde que la perdí, me levante temprano y le pedí a Carrie que le trajera el desayuno mientras yo me daba una ducha, me metía al agua pero al cabo de unos cinco o diez minutos ella entro también a la ducha conmigo y me abrazo por la espalda, deposito un cálido beso en la misma-
-Buenos días pequeña -le salude mientras me giraba para abrasarla-
Samy: Buenos días –sonrió y no pude resistirme a besar sus labios-
-¿Como te sientes?
Samy: Muy bien, aunque me sentí sola cuando abrí los ojos y no estabas ahí - hiso un puchero el agua corría por su rostro y su cabello, se veía tan perfecta, Tome la pastilla de jabón y comencé a frotar su piel con ella-

-Lo siento mucho princesa, pero te veías demasiado hermosa como para despertarte -ella sonrió con las mejillas rojas-

Samy: A si cierto, estaba desnuda - le sonreí-
-Y solo para mi – la bese de nuevo, en eso sonó la puerta de la habitación-
Carrie: Joven, tengo un mensaje de su padre- grito Carrie desde afuera de la habitación.
-Un Momento Carrie ya salgo- le grite en respuesta.

Samy: ¿padre? ¿Esta tu papa aquí Bill? – pregunto Samy aun abrasada a mi con los ojos como platos, su corazón se disparo de un momento a otro-
-Así parece -rose sus labios- tranquila pequeña termina de arreglarte yo iré a atender a Carrie, para saber que quiere mi padre – le entregue la pastilla de jabón, y Salí de la ducha, me cubrí con la toalla ella seguía roja como un tomate totalmente preocupada, la mire, le apenaba que mi padre supiera que había pasado la noche conmigo, sonreí- ¿que ocurre? – Fingí no saber-
Samy: me da vergüenza que tu padre me encuentre aquí.
-Mi papa esta abajo linda, no sabe nada de ti aun – le sonreí y Salí del baño, abrí la puerta a Carrie- ¿dime Carrie que ocurre? – Ella traía una bandeja con el desayuno, la tome inmediatamente- pasa - dije mientras la colocaba sobre una mesa de noche junto a la cama-
Carrie: habrá una reunión familiar en un rato, parece ser algo importante – la mire-
-¿Paso algo con mi padre?
Carrie: no joven o bueno eso creo yo, pero parece que tiene que ver con su hermano.
-¿Con Tom? -Fruncí el seño-
Carrie: el señor solicito a la señora Cristal, al señor Gustav, al joven Georg, a su hermano, a usted y a la señorita Nina – fruncí el seño-

-¿A Nina?
Carrie: a si es – asintió ella, el agua de la ducha dejo de sonar y le hice una señal a Carrie para que no dijera nada mas–
-Está bien Carrie muchas gracias, ya bajo a saludar a mi padre – le sonreí-
Carrie: a, el señor, también pidió conocerla, su hermano ya le informo que ella esta aquí –asentí, ella sonrió- bueno me retiro – dijo y automáticamente salió-
Samy: voy a matar a Tom –asomo la cabeza, yo solté una carcajada –
-En algún momento se tenía que enterar- salió envuelta en una toalla-
Samy: me muero de nervios Bill – su carita de suplica, se me hiso la cosa mas tierna-
-Tranquila pequeña, solo es mi padre- bromee mientras la abrasaba-

Por Nina:
La habitación de Tom era aun mucho más amplia que la que me habían dado, y era sencillamente perfecta, el paraíso en cuatro paredes, con ventanas amplias, pero con cortinas oscura particularmente yo amaba las habitaciones así, sobre todo en la mañana cuando el sol suele colarse y despertarte molestamente.

Tom: si quieres puedo compartirla contigo – Sonrió y movió su pircing con la lengua-

-Gracias, pero en realidad me gusta mi habitación- lo mire mal, ¿por que todo tenia que ser en doble sentido para el?-
Tom: toma asiento –señalo la cama y la tentación de sentarme en ella me gano, el Tomo uno de los sofás y lo rodo hasta quedar frente a mi tomo una de mis manos y comenzó a juguetear con mis dedos- Nina, voy a contarte algunas cosas difíciles de entender, algunas cosas un poco complicadas así que espero que me escuches con atención – trague saliva, lucia muy serio-

-Esta bien Tom.
Tom: hace ya mas de ciento cincuenta años hubo una guerra entre dos clanes Vampiros, dos familias que se peleaban por el poder, mi familia contra nuestros mayores enemigos, ellos querían dominarnos quería nuestros poderes, mi familia cuenta con dones mentales especiales, cada uno de nosotros tiene uno, así que el rey enemigo quería esclavizarnos para hacer uso de ellos, la guerra duro algún tiempo, y en el trascurso de ella Bill se enamoro, de nada mas y nada menos que de la hija del rey enemigo, agregando un argumento mas a la guerra, mi padre los apoyo, pero el padre de la princesa no, en cambio ordeno buscarlos en donde estuvieran y darles muerte…
-¿A su propia hija? -Dije en un hilito de vos-

Tom: así es, a su propia hija, así que yo mismo ayude a Bill a huir de la guerra en aquel tiempo, con la ayuda de Georg, los dejamos en el bosque no pudimos seguir con ellos y dejar a todo el clan a merced del enemigo, yo estaba dirigiendo, mi padre confiaba en mi, y todo el clan también así que regresamos, mientras ellos se adentraban en el bosque fueron emboscados, Bill Tenia grandes poderes, pero los enemigos eran mas, Bill lucho por defender a la princesa incluso al costo de su vida, pero cuando estuvo a punto de ser asesinado por una estaca, propiciada por el hombre mas fiel del rey, la princesa se cruzo en el camino de la estaca y a ella fue a quien hirieron mortalmente en el corazón, cristal y Gustav habían acudido en ayuda, pero para cuando llegaron ya era tarde, Bill estaba débil por el esfuerzo mental y la princesa estaba muerta – solté un gemido audible, Tom prosiguió- Bill juro que vengaría su muerte, y también juro Buscarla luego de ciento cincuenta años cuando ella renaciera, ese es el tiempo que tardamos en renacer si no se nos es arrancado el corazón del cuerpo, pero cuando volvemos a este mundo tardamos en recordar nuestras vidas anteriores, Bill juro que encontraría a su princesa y le mostraría el camino de vuelta a el.

-Que triste Tom, me imagino que Bill sufrió mucho – sentía escozor en mis ojos, la historia era demasiado dolorosa como para ignorar la nostalgia que producía en mi.

Tom: mi hermano sufrió largos ciento cincuenta años en la oscuridad total, pero el no fue el único, mi tía cristal también.

-¿Cristal? – sentí mi corazón estremecerse-

Tom: ella y Gustav tuvieron una hija en esos tiempos de guerra, pero la niña no era simplemente la mas pequeña de clan, si no también la mas fuerte, ella tenia un poder, algo excepcional, que solo mi padre sabia, que solo mi padre había y ha visto, nadie mas sabe de que se trata, pero se dice que es algo muy fuerte, el padre de la princesa quería a esa niña a toda costa, para criarla como su hija, para apoderarse de sus poderes, luego de haber mi padre ganado la guerra, tuvo que tomar una dolorosa decisión para salvar el clan, por que aunque habíamos ganado, el Clan estaba débil y no soportaríamos otro ataque, así que mi padre pidió la muerte de la pequeña Nia –me tape la boca con las lagrimas corriendo por mis mejillas, no entendía por que lloraba pero sentía la presión en mi garganta algo incontrolable- Mi tía consiente del peligro para todos nosotros acepto, con la esperanza de que ciento cuenta años mas tarde al igual que a la princesa la encontraríamos.

-Es horrible Tom, pobre cristal- el asintió-
Tom: Nina, Cristal recientemente descubrió unos poderes en ti, y mi padre los sintió esta mañana también esta mañana cuando te vio-
-¿sintió algo en mi? ¿Algo como que?- me seque las lagrimas-
Tom: ¿Nina has tenido sueños verdad? ¿Sueños raros? –Asentí lentamente recordando mis pesadillas-

-Sabes Tom a veces son tan reales que he pasado a creer que no son sueños, que son recuerdos, recuerdos bloqueados por mi sub consiente.

Tom: déjame verlos Nina- abrí los ojos como platos el me tomo de las manos- déjame entrar en tu mente déjame verlos –

-Pero, ¿Cómo?
Tom: Solo recuerda para mí Nina – susurro mirándome fijamente todo se puso el blanco por un momento y luego y automáticamente cada uno de los recuerdos se vino a mi cabeza, casa sueño casa pesadilla, esa pesadilla que había tenido tantas veces pero que ahora era mas frecuente, la bebe a punto de morir por un reluciente cuchillo en manos de mi madre biológica, luego ella siendo estrellada contra la pared, la bebe en manos de aquel hombre, y de nuevo aparecieron esas palabras “Tu, la pieza mas valiosa del clan Kaulitz ¿no?, Edzel moriría si supiera que estas en mis manos, su querida sobrina Nía Kaulitz, la hija de Cristal, quiero ver tus poderes pero como humana bebe no me sirves si no para estorbar, debes crecer cuándo llegue su debido tiempo yo iré por ti Nía y me servirás solo a mi a Aarón Kummer” – es el- susurro Tom abandonando mis pensamientos parpadee rápidamente saliendo del trance-

-¿El quien? ¿Quién es ese hombre Tom?
Tom: Es el rey Aarón Kummer, el padre de la princesa Kira, nuestro mayor enemigo, tienes razón Nina, no son sueños, son recuerdos y ahora no tengo la menor duda- dijo mirando un puto inespecífico del suelo-

-¿De que no tienes la menor duda?-hice una pausa recordando la noche del ataque en el callejón- ¿Kira? Los hombres que me golpearon el otro día en el callejón, mencionaron a alguien con ese nombre, Explícame Tom –Comencé a angustiarme-

Tom: cálmate linda -me acaricio la mejilla-
-¿Qué tengo yo que ver en todo esto Tom?
Tom: Nina –suspiro- Kira es la princesa a la que Bill amo tanto – asentí-
-eso imagine-
Tom: y el la ha encontrado de nuevo – abrí los ojos como plato-
-Mi hermana –susurre- ¿Tom samanta es Kira? –el asintió-
Tom: así es- lo mire atónita-
- Dios, ¿y que tengo yo que ver en esto?
Tom: Nina mi padre cree tu eres Nia – del impacto creo que me puse de colores, con mi mirada fija en el- y ahora que he visto tus recuerdos yo también lo creo, de hecho estoy seguro, eres la hija perdida de Cristal-

-¿Me estas diciendo que soy una Vampiresa Tom?
Tom: aun no, pero esta en tus poderes y en tu sangre, al igual que en Samy, dime, seguramente tus heridas sanan más rápido, nunca has tenido un dolor de cabeza fuerte, siempre has tenido buenos sentidos del oído y del olfato, buenos reflejos, y no te gusta mucho la luz del sol ¿no es verdad? – lo mire atónita y me levante súbitamente de la cama, comencé a caminar de un lado a otro-
-una vampiresa, una vampiresa –repetía en shock tratando de asimilar todo.
Tom: calma -me abrazo- respira linda, respira, o colapsaras- enterré mi cabeza en su pecho-

-¿Como le contare todo esto a mi hermana Tom?

Tom: no tendrás que hacerlo, ella lo recordara todo, tarde o temprano- lo mire- y Bill estará allí para ella, para ayudarle- Very Happy


No olviden comentar Very Happy
bounce
avatar
Lady Ania Kaulitz

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 31/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Reikamoon el Vie Ago 10, 2012 4:35 am

Yo ya lo sabía Ania, sólo quería comprobarlo. Y... ¡Ay, Dios! Yo si quiero compartir el cuarto (cama) de Tom. XD
¡Siguela!
avatar
Reikamoon

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://foro.univision.com/t5/Web-Novelas/%C6%92%CE%B1%D0%B8%D1%8

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  denissekaulitz19 el Dom Ago 12, 2012 1:17 am

holaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!
gracias por seguir la nove!!!!
pensé que ya no la seguirías y andaba triste Crying or Very sad
pero me dio gusto saber que no la dejaste Very Happy
gracias gracias gracias graciassssssssssssssssssssss

que intriga Twisted Evil con Tom jajjaa que lo haga sufrir jajajaja Twisted Evil
aaawww Bill es tan lindo con su princesa Embarassed jejejeejee
siguela pronto!!!!!

besitos y mil gracias cheers
bye Razz

denissekaulitz19

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ***LA APUESTA***

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.